Juárez

Prevalece opacidad en Fideicomiso de puentes

Rechazan informar sobre auditorías

David Cruz / El Diario de Juárez

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

viernes, 09 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Desde el inicio de la administración estatal hasta la fecha, el Fideicomiso de los Puentes Fronterizos no ha presentado información respecto a las auditorías practicadas a dicho organismo, según se puede consultar en la Plataforma Nacional de Transparencia.

Al revisar los períodos correspondientes a 2015-2017, 2018, 2019 y lo que va del 2020, la Secretaría de la Función Pública del Estado no reporta auditorías practicadas al Fideicomiso.

Apenas esta misma semana, el delegado de Programas del Bienestar del Gobierno de México, Juan Carlos Loera de la Rosa, ha solicitado que se haga una auditoría a dicho organismo paraestatal para conocer no sólo el manejo que se la da los recursos, sino también a la forma en que se adjudican las obras que se realizan y calidad a la que están obligadas a cumplir las empresas constructoras.

Con cinco años en operaciones, el Fideicomiso ha sido el centro de atención y hasta disputa por los recursos que se obtienen a través de los cruces Zaragoza-Ysleta, Lerdo-Stanton, Paso del Norte-El Paso y Guadalupe-Tornillo.

Abril de 1995

La lucha por los recursos de los puentes fronterizos se remonta a abril de 1995, cuando el entonces alcalde de Juárez, Francisco Villarreal Torres, instaló casetas de peaje no oficiales en el cruce internacional Paso del Norte con el objetivo de recaudar para la ciudad el 100 por ciento del dinero que pagaban los usuarios, debido a que entonces se destinaba el 75% al Gobierno federal.

Veinte años después, en enero de 2015, el reclamo fue de nuevo expuesto por parte de empresarios fronterizos al entonces presidente, Enrique Peña Nieto, cuya respuesta fue entregar la concesión de los puentes, la cual llegó en febrero de ese mismo año.

En 2015, el Gobierno del Estado de Chihuahua llevó a cabo un proyecto consistente en la operación, explotación, conservación y mantenimiento de los puentes fronterizos, el cual incluiría también la construcción de ciertas obras con el fin de aprovechar los ingresos derivados de  dichas actividades para financiar, rehabilitar, desarrollar y administrar programas de infraestructura local en beneficio de la población del municipio de Juárez.

Para dichos efectos, el Estado solicitó a la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) el otorgamiento de una concesión para construir, operar, explotar, conservar y mantener la parte mexicana de los puentes fronterizos, con fundamento en el párrafo segundo del artículo 30 de la Ley de Caminos, Puentes y Autotransportes Federal.

Fue así que el 29 de agosto de 2015, mediante el decreto 949/2015, publicado en el Periódico Oficial del Gobierno del Estado de Chihuahua, el Congreso local autorizó la celebración y constitución del Fideicomiso Público para el desarrollo del proyecto.

En dicho decreto se estipula que el Ejecutivo del Estado, por conducto de la Secretaría de Hacienda, constituiría un fideicomiso público, considerado entidad paraestatal, con la institución fiduciaria que ofreciera las mejores condiciones operativas existentes en el mercado.

El organismo fue denominado “Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua”, que tendría como objeto aportar los derechos de cobro y los ingresos derivados de la operación y explotación de la nueva concesión, para financiar y administrar la rehabilitación o desarrollo de infraestructura de la ciudad.

Dentro de sus funciones se estipula determinar los proyectos de rehabilitación o desarrollo de infraestructura en ciudad a los que se destinarán los flujos, así como elaborar o contratar los planes, estudios, proyectos y análisis costo-beneficio necesarios.

Además, también puede contratar o emitir deuda respaldada por los flujos derivados de la concesión de los puentes.

En diciembre del 2015 se designó a Carlos Silveyra Sayto como responsable del Fideicomiso para que administrara los recursos de los puentes federales, mientras que el Cabildo autorizó la integración del Municipio a dicho organismo.

A 22 meses de que el Fideicomiso de Puentes Fronterizos de Chihuahua obtuviera la concesión, Juárez continuó sin recibir 100 por ciento del peaje reclamado, pues de enero de 2016 al 31 de septiembre de 2017, en esta ciudad se ejercieron sólo 75.5 millones de pesos en cuatro obras de pavimentación.

Inversión en la ciudad

Lo anterior, aun cuando en abril del 2017 el entonces titular del Fideicomiso, Gustavo Elizondo, había declarado que existía una autorización por hasta 211 millones de pesos para una primera partida de pavimentación.

Mientras que en el período de 2018-2019, el Gobierno del Estado realizó 22 trabajos de pavimentación en 18 colonias con una inversión de 122 millones 327 mil 345 pesos a través del Fideicomiso.

Los ingresos por el peaje de los cruces internacionales también han fungido como “respaldo” de la deuda de 2 mil millones de pesos contraída por la paraestatal desde diciembre de 2015. El esquema se establece en los contratos de dos fideicomisos: uno público, marcado con el número 2243, que da vida a la oficina paraestatal y que le permitió emitir “deuda respaldada por los flujos derivados de la concesión”, y uno privado, denominado “Fideicomiso Irrevocable de Administración y Fuente de Pago”, que garantiza la liquidación de dichos préstamos.

Por otra parte, a más de cuatro años de haber asumido un primer crédito por más de 455 millones de pesos para pagar a la empresa Promofront la cancelación anticipada de la concesión que tenía de los cruces internacionales, el Fideicomiso no ha logrado bajar el saldo de la deuda mientras que sigue pagando un alto costo por los intereses.

De acuerdo con informes de Transparencia, entre 2017 y 2018 dicha entidad paraestatal pagó a Banobras y a Fonadin en intereses un monto de 166.8 millones de pesos, mientras que en amortización apenas 26.5 millones.

Hay nuevas  inquietudes

En febrero del presente año, el actual titular del Fideicomiso, Sergio Madero, señaló que cuando se creó el organismo se concedió un crédito de 2 mil millones de pesos, de los que mil 300 millones de pesos fueron otorgados como financiamiento por Banobras con una tasa de interés Interbancaria de Equilibrio (TIIE) del 2.74 por ciento y 700 millones de pesos otorgados en un crédito subordinado, dicho préstamo brindado por el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) contratado en UDIs siendo un crédito complicado para amortizar.

El funcionario indicó que debido a esta inquietud y tratar de solventar esa deuda lo más pronto posible se buscó el apoyo del director de Banobras para analizar la capacidad crediticia y extender el crédito de 25 a 30 años.

La nueva inquietud fue generada por el delegado federal Loera de la Rosa, luego de que señalara que el Gobierno del Estado estaba incumpliendo con lo que le corresponde para la realización del proyecto de la Segunda Ruta Troncal (BRT-2), ya que según el funcionario, se disfraza recurso de la Federación, solicitando que la Secretaría de la Función Pública realice una minuciosa auditoría.

Respecto a los señalamientos, Sergio Madero Villanueva, director del Fideicomiso de Puentes Fronterizos, dio a conocer a través de un comunicado que el Convenio de Apoyo Financiero suscrito con el Fondo Nacional de Infraestructura (Fonadin) en su cláusula primera señala que la aportación estatal se integra con recursos presupuestales estatales y la aportación del Fondo Juárez, es decir, del Fideicomiso.

Por lo que externó que no hay lugar para cuestionar si el Gobierno del Estado está poniendo o no su parte, toda vez que en el convenio plantea el origen de los recursos.

Sin embargo, respecto a la omisión de las auditorías, se intentó establecer contacto con el director del Fideicomiso, pero al cierre de esta edición no se obtuvo respuesta.

elara@redaccion.diario.com.mx