Preocupan a negocios afectaciones por obras

No hay estrategia de logística en obras de la Ejército Nacional, acusan

C. Ávila / A. Salgado
El Diario
jueves, 07 febrero 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Dirigentes de organismos empresariales manifestaron su preocupación por el cierre de un tramo en la avenida Ejército Nacional y el impacto que puede traer en ventas, pues en ese sitio se encuentran comercios y hasta hoteles.

Martín Alonso Cisneros, presidente de la Asociación de Hoteles y Moteles, comentó que el bloqueo de esta arteria pega a los accesos de los establecimientos del giro.

Indicó que ayer se observó que vías aledañas también fueron bloqueadas, por lo que se instó a las autoridades correspondientes a coordinar los operativos.

“Todos los comerciantes que estamos en esta avenida estamos preocupados. No hay una estrategia de logística adecuada para que las cosas fluyan”, refirió.

Desde el primer día de cierre de la arteria negocios reportaron baja afluencia.

El presidente de la Asociación de Hoteles dijo que cerrar aunque sea de forma parcial una avenida tan importante como la Ejército Nacional trastoca la conexión de toda la zona y sus alrededores. 

Raúl De León Apraez, presidente de Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra) dijo que estos trabajos también dan cuenta de la falta de coordinación entre las autoridades, pues el colector en esta vialidad se ha reparado en repetidas ocasiones y dañando a su vez el asfalto.

Mencionó que abrir en repetidas ocasiones el pavimento finalmente es inversión de recursos.

El cuerpo norte de la Ejército Nacional entre Rancho Malpaso y hasta Paseo de la Victoria permanece cerrado desde este martes y continuará así durante dos meses debido a las obras que realizará la JMAS para reemplazar la sección de un colector. 

Ni con servicio a domicilio  retienen a clientes 

 Locatarios del tramo de la avenida Ejército Nacional en el que la Junta Municipal de Aguas realiza obras estimaron pérdidas de entre el 40 y 90 por ciento en sus ganancias.

“Si entraron cuatro gentes se me hace mucho. No vendí ni una piñata, no aparté ni una”, dijo un vendedor afectado quien afirmó que hasta antes de que iniciaran las obras, los martes y miércoles recibía clientes que apartaban piñatas para el fin de semana.

Comentó que el panorama para los dos meses de trabajos y el cierre de esta vialidad es desalentador, ya que aunque tomará medidas como poner al exterior sus productos, las personas no podrán llegar, además de que el clima no se presta para otra estrategia.

Sebastián Salinas, locatario de un restaurante en la zona, también expuso que las pérdidas en su establecimiento ayer fueron de un 80 por ciento, y que la mayoría de comensales que tenían una reservación, optaron por llamar para pedir indicación de vías alternas. 

“Yo lo que les comento es que se vengan por atrás por la Camino Viejo a San José pero de todos modos todo el tráfico lo están desviando para atrás y se está haciendo un tráfico enorme”, señaló el locatario, quien dijo que ni siquiera a través de la plataforma Uber Eats han podido capturar a sus consumidores, ya que el congestionamiento existente retrasa hasta una hora el envío de sus productos.

Algunos indicaron que planean estrategias de venta que incluye decir a los clientes las nuevas rutas y pedir que no los abandonen.

[email protected] 

[email protected]