Juárez

Precedió a la masacre discurso de odio de Trump

Desde su campaña el mandatario de EU utilizó como bandera el muro fronterizo y el racismo, al acusar a los mexicanos de ser violadores y asesinos

Associated Press

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

martes, 06 agosto 2019 | 09:34

Ciudad Juárez— A la masacre en El Paso, Texas, que ayer contabilizaba 22 víctimas mortales y 24 heridos, le precedieron dos años y medio de discursos de odio contra los migrantes por el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, quien utilizó el hecho para insistir en una reforma migratoria.

Uno de sus seguidores en redes sociales era Patrick Crusius, el supremacista de 21 años detenido como presunto responsable del tiroteo en la tienda Walmart, que ha sido calificado por las autoridades como un acto terrorista “doméstico”.

“#BuildTheWall (construir el muro) es la mejor manera que @POTUS (Trump) ha trabajado para asegurar nuestro país hasta ahora!”, era uno de los mensajes que aparecían en el Twitter de Crusius, originario de Allen, Texas.

Las autoridades investigan un manifiesto que fue subido a Internet una hora y media antes del ataque, en el que se hablaba de que “este ataque es una respuesta a la invasión de Texas por los hispanos”.

“Es una verdadera tragedia y nos preocupa el hecho de que se está alimentando esa agresión contra los hispanos, ese racismo, y ahí están las consecuencias. Me informan que esta persona vino exprofeso de la ciudad de Dallas a realizar este acto vandálico”, lamentó Jorge Contreras Fornelli, presidente del área de Seguridad y Justicia del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec) e integrante de la Mesa de Seguridad y Justicia de Ciudad Juárez.

Desde su campaña Trump utilizó como bandera el muro fronterizo y el racismo, al acusar a los mexicanos de ser “violadores, asesinos y, algunos, supongo que buena gente”.

Hace unas semanas permitió que su audiencia lanzara consignas de racismo contra una congresista migrante. 

Trump calificó como “patriotas increíbles” a su público que entonó cánticos racistas de “¡Envíenla de vuelta (a su país)!” contra la congresista musulmana Ilhan Omar.

Tras los tiroteos del fin de semana en Estados Unidos, el presidente volvió a pedir la reforma migratoria a los demócratas y republicanos.

“No podemos dejar que las víctimas en El Paso, Texas, y en Dayton, Ohio, hayan muerto en vano, al igual que aquellos que resultaron seriamente heridos. Nunca debemos olvidarlos, ni a todos aquellos que vinieron antes que ellos. Los republicanos y los demócratas deben unirse para fortalecer las verificaciones de antecedentes de posibles compradores de armas y quizás fusionar esta legislación con la tan desesperadamente necesaria reforma migratoria. Debemos tener algo bueno, si no es que grandioso, que salga de estos dos trágicos eventos”, escribió en su cuenta de Twitter.

El expresidente de Estados Unidos, Barack Obama condenó ayer ante los medios de su país los discursos que incentivan el racismo.

“Sabemos rechazar sonoramente el lenguaje que proviene de las bocas de cualquiera de nuestros líderes que alimentan un clima de miedo y odio o normalizan sentimientos racistas, líderes que demonizan a aquellos que no lucen igual que nosotros o sugieren que otra gente, incluidos inmigrantes, amenazan nuestra forma de vida, o se refieren a otra gente como subhumanos, o sugieren que Estados Unidos sólo pertenece a un tipo de gente”, publicó Univisión como declaraciones de Obama.

Religiosos, activistas, políticos y organizaciones de la sociedad civil de ambos países también pidieron un alto al odio al presidente Trump tras la masacre de El Paso, donde según ABC News, el objetivo del tirador era “matar la mayor cantidad de mexicanos”.