Ponen a prueba su destreza

Niños con discapacidad participan en torneo de billar organizado por la Escuela Alas y Raíces

Iris González/
El Diario
domingo, 06 octubre 2019 | 06:00
|

Personas con autismo, síndrome de Down, Asperger, Turner, parálisis cerebral, microcefalia, entre otros padecimientos, pusieron a prueba su destreza mental en un torneo para personas con discapacidad que se llevó a cabo ayer en el Pockets de las Américas.

Desde hace ocho años la Escuela Alas y Raíces organiza este evento con el objetivo de fomentar la amistad con otros competidores, que en esta ocasión fueron los alumnos del programa Amor, Ciencia y Psicología de la Escuela Superior de Psicología.

En este punto se dieron cita 60 personas, desde los 10 hasta los 60 años, de ambas escuelas, quienes llegaron acompañadas por sus familias para participar en las competencias.

Síndrome West, Apert, esclerosis tuberosa y meningitis son otros de los padecimientos que presentan los competidores.

María Luisa Ojeda, fundadora de Alas y Raíces, dijo que se eligió este deporte debido a los beneficios que su práctica aporta al desarrollo de habilidades de personas con discapacidad, además de que se adapta a la infraestructura que ellas requieren.

“No sólo es que aprendan el deporte, sino mostrar las habilidades de motricidad fina, cognitiva, pero sobre todo la habilidad mental, es un deporte que requiere de mucha concentración y precisión, agilidad mental, conocer los colores, es como aprender a jugar ajedrez o dardos”, expresó.


Aprenden a jugar en equipo

El torneo se dividió en principiantes y expertos. Los primeros ganaban al anotar cinco bolsas, mientras que los segundos debían terminarlo todo. En ambos casos, quien metiera la bola negra perdía.

En este tipo de juegos, las personas con discapacidad aprenden a jugar en equipo y a modelar sus emociones.

“No es fácil aprender a ganar o perder para ellos”, agregó María Luisa.

A todos los competidores se les entregaron medallas, mientras que para los tres primeros lugares de cada categoría hubo reconocimientos.

Como cada año, Pockets apoya en la organización del evento a través del préstamo de sus instalaciones, además de que también hay comida para los asistentes.

Alas y Raíces fue fundada hace 15 años y desde entonces imparte clases de primaria y secundaria para personas con discapacidad, avaladas por la Secretearía de Educación Pública, dentro del programa Cedex.

Actualmente cuenta con 35 alumnos que reciben también diversos talleres para el desarrollo de sus habilidades. (Iris González / El Diario)


[email protected]