Pone México muro humano en Juárez

Gobierno viola sus derechos humanos para hacerles el trabajo a las autoridades de Estados Unidos, dice el padre Calvillo, de la Casa del Migrante

Hérika Martínez
El Diario de Juárez
miércoles, 19 junio 2019 | 06:00
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— Con la “caza” de migrantes en el río Bravo para evitar que crucen la frontera, México viola sus derechos humanos para hacerles el trabajo a las autoridades de Estados Unidos, señaló el director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, Francisco Javier Calvillo.

“Yo no entiendo esta política, yo no entiendo este tratado, yo no entiendo las acciones que se están haciendo. Yo no entiendo cómo vienen a afectar los derechos humanos de los migrantes y no dicen nada… en el fondo lo que se está haciendo es hacerles el trabajo (al Gobierno de Donald Trump)”, denunció el sacerdote.

Aunque el lunes el alcalde Armando Cabada Alvídrez afirmó que la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) pidió la ayuda de la Policía Federal (PF), la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), la Comisión Estatal de Seguridad (CES) y la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM) para patrullar la frontera y evitar que los migrantes se fueran a ahogar, ayer se observó que los entregan al Instituto Nacional de Migración (Inami).

Durante un recorrido realizado por el bordo del río Bravo, El Diario testificó que dos migrantes guatemaltecos, llegaron hasta los límites de la frontera entre Ciudad Juárez y El Paso, con una mochila en la espalda para intentar cruzar hacia Estados Unidos.

Después de 18 días de travesía, el hombre y el adolescente fueron retenidos por elementos militares y federales hasta que arribó al lugar una unidad del Inami en la que fueron trasladados hasta sus instalaciones.

“A mí ya me sacaron de la casa, me sacaron de donde vivía, yo ya no tengo con qué”, dijo antes de ser trasladado a las oficinas migratorias el hombre, aparentemente padre del menor de edad, tras ser cuestionado sobre porqué habían decidido salido de su país de origen en busca del llamado sueño americano.

A diferencia del lunes cuando se observó que los castrenses les pedían a los migrantes que no cruzaran la frontera, y éstos regresaban corriendo nuevamente desde el bordo fronterizo hacia el bulevar Bernardo Norzagaray, ayer hubo retenciones para entregárselos a las autoridades migratorias.

Hasta ayer el delegado estatal del Inami, Héctor Padilla Delgado, no había dado información al respecto, de manera extraoficial se dijo que las personas que están siendo detenidas en su intento por cruzar a Estados Unidos son los “asegurados” que trasladan hacia la frontera sur de México a bordo de los camiones de pasajeros que se encuentran desde la mañana del domingo en sus instalaciones ubicadas junto al Puente Lerdo.

“Ya hay retenes en Delicias, Parral, Casas Grandes, Samalayuca, en el río Bravo, ¿qué quiere decir todo esto?, que no vienen a ‘cuidar’, sino más bien vienen a detener”, señaló el director de la Casa del Migrante.

La retención de los migrantes cuando intentan cruzar la frontera es una violación a los derechos humanos, “hay mucha confusión, vamos a ver qué dice la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) sobre esto, porque claro que están violando los derechos humanos de los migrantes… los están cazando”, ni los militares ni la Policía Federal saben qué hacer en este tipo de actividades por que no están preparados para este trabajo,  apuntó.

“¿Cómo te atreves a mandar a alguien que no está preparado para decir ‘vamos a cumplir’?, lamentó el sacerdote que actualmente alberga a más de 300 migrantes.