Juárez

‘Políticas y programas contra violencia no han funcionado’

La falta de presupuesto y coordinación de los tres niveles de gobierno mantiene a Juárez en los primeros lugares de violaciones a los derechos humanos

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

martes, 09 febrero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— El estado de Chihuahua, y en lo particular el municipio de Juárez, siempre ocupa los primeros lugares donde se cometen más delitos y violaciones a los derechos humanos por varias causas, entre ellas la falta de presupuesto para la procuración de justicia, la impunidad que prevalece y que favorece infringir la ley, y la falta de coordinación entre los tres órdenes de gobierno.

Además de esto, “que sigan creciendo los índices de violencia en la ciudad, nos dice a los ciudadanos que las políticas y programas que se han implementado en el estado no han funcionado correctamente”, señalaron activistas defensores de los derechos humanos en esta frontera.

“Estamos en una situación muy dramática en Juárez porque los gobiernos nos dicen que no hay presupuesto, pero sabemos que los delitos cometidos, como los de violencia de género, los dejan en el último renglón, y si le sumamos que no hubo recursos para el Tribunal Especializado en Violencia de Género que arrancó el año pasado, parece que deja una gran desesperanza de la responsabilidad estatal”, dijo Imelda Marrufo, coordinadora de la Red Mesa de Mujeres.

Como siempre, señaló, hay temas a los que les dan prioridad y a estas áreas no tienen la importancia requerida.

El pasado 28 de enero se dio a conocer en este medio un análisis del Fideicomiso para la Competitividad y Seguridad Ciudadana (Ficosec) que indica que Ciudad Juárez aparece a nivel nacional entre los municipios con la mayor incidencia en 23 delitos durante el 2020, ocupando los primeros sitios en feminicidio, violación, violencia familiar y daño a la propiedad.

Asimismo, se informa que en secuestro, narcomenudeo, violación equiparada, delitos cometidos por servidores públicos y falsificación, la ciudad se ubicó en cada uno el tercer lugar a nivel nacional.

La activista Imelda Marrufo, abogada de profesión, mencionó que durante el 2020 estuvieron registrando casos de la comisión de diversos delitos, y se centraron en los vinculados en violencia de género porque es preocupante la cifra de los mismos.

“Nosotros detectamos muy bien los delitos cometidos en temas de género y violencia familiar, el propio gobernador a mediados del año reconoció ese hecho y la fiscal especializada de Género lo hizo en septiembre”, indicó.

Aquí el tema es desafortunadamente cuando vemos con ese panorama actual que tenemos en Juárez, no vemos recursos de las dependencias estatales y municipales para atender la problemática, porque entendemos que hubo orientación de recursos a combatir la pandemia, comentó.

“Nos preocupa demasiado, lo habían advertido en noviembre que se iban a recortar recursos este año, pero además sabemos que se recortó personal para las áreas preventivas en materia de violencia”, comentó la activista.

Se compite con Tijuana

Por su parte, el sacerdote Óscar Enríquez Pérez, director del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte, destacó que el municipio de Juárez siempre ocupa los primeros lugares donde se cometen las violaciones más graves a los derechos humanos, como son los feminicidios, en donde vamos arriba compitiendo con Tijuana.

“Y digo en ese delito, pero también los homicidios dolosos y violencia contra la mujer, violencia sexual, en muchos rubros; creo que en el fondo esas situaciones demuestran primero el clima de inseguridad y violencia que vive toda la entidad, y en segundo, no hay investigaciones adecuadas al grado del número y de la gravedad de las violaciones a los derechos humanos”, indicó.

‘Prevalece la impunidad’

El sacerdote destacó que la impunidad prevalece y eso favorece la comisión de delitos; hay un nivel de impunidad muy alto en la procuración de justicia, pero por otro lado queda claro que a veces la fiscalía le echa la culpa a la falta de investigaciones federales, como el crimen organizado que tiene que ver con la federación, pero aun así falta más coordinación entre ellos.

“Nos hemos dado cuenta de que el Gobierno estatal fue marginado de las reuniones de seguridad de la Federación, uno señala a las autoridades de los tres órdenes de gobierno que no responden a estos niveles de homicidios y violaciones a los derechos humanos”, dijo el presbítero.

Asimismo, el director del Centro de Derechos Humanos Paso del Norte comentó que, aunque no sabe qué tanta es la falta de elementos policiacos o de apoyo económico, el caso es que la justicia tiene una deuda muy seria con la sociedad.

Laurencio Barraza, dirigente de la red Tira Paro, agrupación, formada por distintas organizaciones civiles, informó que el hecho de que se mantengan los índices de violencia en la ciudad y que sigan creciendo, nos dice que las políticas y programas que se han implementado en el estado no han funcionado correctamente.

“Pareciera que sólo son acciones coercitivas o para frenar libertades a la población con el argumento de vigilar alguna zona, pero deben ampliarse las áreas de prevención y tienen que identificarse aspectos como corrupción, impunidad y transparencia en resultados”, señaló.

Es necesario que los programas sean integrales, que no vayan sólo a la victimización de las personas jóvenes, a los que viven en condiciones de pobreza, que se vea el problema en su justa dimensión, mencionó Barraza.

Dijo que como a otras organizaciones y grupos de la comunidad, les preocupa que el feminicidio siga incrementándose en Ciudad Juárez, ante lo cual se requiere hacer programas de gobierno vinculados con la sociedad civil.

“La pandemia nos ha traído cosas lamentables, pero no todo es únicamente derivado de esta coyuntura, hay practicas anquilosadas que se deben erradicar por el bien de la sociedad”, agregó.