Juárez

Plasma juarense su historia de lucha

Alma Arzate relata en libro los sacrificios que realizó para llegar y establecerse en Canadá

Alejandra Gómez / El Diario de Juárez

sábado, 01 enero 2022 | 06:00

Cortesía | Alma muestra el ejemplar

Ciudad Juárez.— Hace más de una década, Alma Arzate y su familia migraron a Canadá con la esperanza de brindarle a sus hijos un espacio libre de la violencia que comenzaba a apoderarse de las calles de su natal Ciudad Juárez. Su historia de lucha en un país desconocido apareció a finales del 2021 en el libro “Viaje a casa”, junto con la experiencia de otros 39 inmigrantes canadienses. 

En el 2019, Alma fue contactada por Azhar Laher, un docente de una universidad de Toronto, quien le propuso formar parte de un libro que por medio de historias de éxito pretende brindar esperanza a los miles de inmigrantes que año con año hacen de Canadá su nuevo hogar, un país en el que la determinación y el trabajo duro permiten generar arraigo. 

“Canadá es un país que te recibe con los brazos abiertos, un país donde tienes que trabajar muy duro, pero definitivamente puedes darle a tu familia lo que necesita y desarrollarte en el campo profesional”, dijo Alma, quien bajo el título de “La mejor decisión de mi vida” contó los sacrificios que realizó para llegar y establecerse al norte del continente. 

En diciembre del 2006, Alma llegó a Canadá para concluir su proceso de residencia permanente y con el objetivo de encontrar un empleo, hasta que luego de una búsqueda de años logró obtener un puesto en la misma compañía en la que trabajaba en este país, mientras tanto su esposo y sus hijos permanecieron en Ciudad Juárez durante cuatro meses. 

“Nosotros éramos muy felices en México… no teníamos ningún otro motivo por el cual salir del país más que la inseguridad. Eso fue lo que nos orilló a buscar otras opciones, otras alternativas, porque para esas fechas nuestro hijo el mayor tenía cuatro años, era nuestro único hijo en ese entonces, y nos pusimos a pensar si cuando él creciera iba a tener las mismas libertades que tuvimos mi esposo y yo porque ambos somos juarenses”, contó Alma. 

Fue hasta marzo del 2007 cuando Alma y su familia pudieron reunificarse en Toronto, Canadá, y entonces comenzó el reto de adaptarse a otra cultura e iniciar una nueva vida lejos del país en el que crecieron y, sobre todo, de su familia, pero a pesar de las barreras lograron formar un nuevo hogar y posicionarse en el campo laboral dentro de una empresa internacional. 

Alma Arzate, de 49 años, egresó en la década de los 90 de la Licenciatura en Administración de Empresas, del Instituto Tecnológico de Ciudad Juárez (ITCJ), y de la Maestría en Administración de Empresas, de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ). Su preparación le permitió abrirse camino en empresas como Johnson & Johnson y Apotex Inc, una compañía farmacéutica. 

A pesar de la distancia y de la nueva vida lejos de México, Alma continúa trabajando en favor de Ciudad Juárez: forma parte de la asociación civil Fuerza Liebre, integrada por egresados del ITCJ, que de manera voluntaria recauda fondos en beneficio de la institución educativa y de los estudiantes de bajos recursos, con el objetivo de impactar positivamente la vida profesional de esta frontera. 

“¿Por qué seguir trabajando por los jóvenes de Ciudad Juárez? Pues porque yo soy juarense y eso nunca lo voy a dejar de ser. Nunca dejaré de preocuparme por mi ciudad, no importa dónde esté. Creo que ese es el sentimiento que tenemos muchos egresados… nosotros queremos que a nuestra ciudad le vaya bien, la ciudad que nos vio nacer”, dijo Alma. 

La historia de Alma, y otras personas que al igual que ella dejaron su país para buscar una oportunidad en Canadá, aparece en las páginas de “Journey to Home. Canadian Immigrant and Refugee Stories of Hope and Courage”, un libro que busca inspirar a los miles de inmigrantes que luchan por encontrar un espacio al cual llamar hogar. 

close
search