Juárez

Pierde CFE millones en gasoducto Juárez-Sonora

Paraestatal paga como si estuviera en operación, pero su construcción está frenada

Itzel Ramírez/
El Diario
domingo, 17 febrero 2019 | 06:00

Uno de los siete gasoductos cuya construcción está detenida, causando pérdidas millonarias para la Comisión Federal de Electricidad (CFE), se encuentra en el estado de Chihuahua.

De acuerdo con la CFE, se trata de la línea de conducción de 650 kilómetros entre Sásabe, en Sonora, y Samalayuca, en el municipio de Juárez, que fue licitada y entregada en 2015 a la empresa Carso –propiedad de Carlos Slim– con una inversión estimada por el Gobierno federal en 11 mil 400 millones de pesos y noviembre de 2018 como fecha de inicio.


Hay otros seis ductos frenados en el país

“Se trata de un gasoducto que transportará gas natural proveniente de la región de Waha, Texas. Con ello, se podrán satisfacer los requerimientos de este combustible en las centrales de generación de la CFE ubicadas en los estados de Chihuahua y Sonora, así como en las regiones norte y noroeste del país”, indica la ficha técnica del proyecto, generada por la empresa productiva del Estado.

Recursos legales promovidos por la comunidad del Ejido Agua Prieta, en Sonora, sin embargo, han frenado la construcción, al igual que la de otros seis gasoductos ubicados en otras partes del país. 

Manuel Bartlett, nuevo director de la CFE, dijo el lunes pasado en la Ciudad de México que, debido a los contratos firmados en anteriores administraciones, la oficina a su cargo está obligada a pagar penalizaciones por miles de millones de pesos a las empresas que, como Carso, tienen detenidos otros seis proyectos.

La CFE informó a El Diario que, de los siete ductos frenados, solamente el de Samalayuca se encuentra en Chihuahua. Los otros proyectos también detenidos son Tuxpan-Tula, Tula-Villa de Reyes, Guaymas-El Oro, La Laguna-Aguascalientes, Villa de Reyes-Aguascalientes-Guadalajara y Sur de Texas-Tuxpan.

Desde 2015 a la fecha, indicó Bartlett, la empresa productiva del Estado ha pagado 62 mil millones de pesos por estos ductos. 

“Se firman contratos realmente leoninos, que establecen que los consultores privados tienen que pagar todo el tránsito para la construcción de estos ductos, debe de cubrir lo que tienen que pagarle a los propietarios durante el paso de esa construcción. Pero se establece en ese contrato que cualquier causa de fuerza mayor que impida a esa empresa continuar la construcción, le obliga a la CFE a pagar una pena como si estuviera recibiendo el gas sin recibirlo”, explicó Bartlett en conferencia de prensa con el presidente Andrés Manuel López Obrador.

Solamente el año pasado, declaró el director, la comisión pagó 5 mil millones de pesos por penalizaciones. De no cambiarse las condiciones de los contratos, estimó Bartlett, en 2019 se pagarán 16 mil millones de pesos. 

“Además, la CFE tiene que pagar el préstamo que se traduce de una inversión de 10 mil millones de dólares, tendremos que pagar cerca de 70 mil millones en 25 años”, manifestó.

Advirtió que de no lograrse una renegociación de los contratos, la CFE enfrentaría un escenario de quiebra. 

El proyecto 0767, correspondiente al gasoducto Samalayuca-Sásabe, planeaba la distribución diaria de 472 millones de pies cúbicos de gas, a través del ducto de 650 kilómetros de longitud y 35 pulgadas de diámetro, indica la hoja de información del proyecto generada por la CFE. 

“Este proyecto se interconectará con el gasoducto Sásabe-Guaymas, actualmente en construcción, y al gasoducto San Isidro-Samalayuca (…) Este sistema abastecerá de gas natural a las nuevas centrales de generación y a otras que operan con combustóleo, y que podrán ser reconvertidas para utilizar gas natural”, agrega la ficha técnica del proyecto.

La hoja de datos muestra que no se ha iniciado la ejecución del mismo.

En diciembre pasado, una juez federal concedió un amparo definitivo para la construcción del ducto. Integrantes de la comunidad de Agua Prieta se quejaron por el inicio de los trabajos de Carso, que de acuerdo con los pobladores, no contaba con los permisos requeridos para la obra.

De acuerdo con Bartlett, las empresas propietarias de los ductos que están detenidos son Carso, IEnova y TransCanada, aunque la lista de ductos proporcionada a El Diario por CFE muestra que entre estos se encuentran también dos de la empresa Fermaca.

Ienova, indica la información oficial, fue contratada para construir y operar el ducto Guaymas-El Oro y el Sur de Texas-Tuxpan, que le fue asignado junto con TransCanada; ésta, a su vez, tiene a su cargo las obras Tuxpan-Tula y Tula-Villa de Reyes, mientras que Fermaca se quedó con las líneas de conducción de La Laguna-Aguascalientes y Villa de Reyes-Aguascalientes.


Los señalamientos de Bartlett

-Se firman contratos ‘realmente leoninos’

-Consultores privados tienen que pagar todo el tránsito para la construcción de estos ductos

-Debe de cubrir lo que tienen que pagarle a los propietarios durante el paso de esa construcción

-Se establece en ese contrato que cualquier causa de fuerza mayor que impida a esa empresa continuar la construcción, le obliga a la CFE a pagar una pena como si estuviera recibiendo el gas sin recibirlo

-La CFE tendría que pagar el préstamo que se traduce de una inversión de 10 mil millones de dólares, es decir, cerca de 70 mil millones en 25 años


[email protected]