Juárez

Piden donativos para migrantes mexicanos que buscan asilo en puentes

La mayoría de los connacionales vienen huyendo de grupos delictivos pertenecientes a cárteles de Zacatecas, Michoacán y Guerrero

David Cruz, El Diario
David Cruz, El Diario
David Cruz, El Diario
David Cruz, El Diario
David Cruz, El Diario

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

domingo, 22 septiembre 2019 | 16:02

Ciudad Juárez.- Ropa, pañales, leche para bebés y agua embotellada son parte de los principales artículos que necesitan los casi mil migrantes mexicanos que permanecen en los tres principales puentes internacionales de Ciudad Juárez, en busca del asilo político en Estados Unidos. 

Aunque la Cruz Roja de apoyo con comida una vez al día y albergues como la Casa del Migrante y el Centro Integrador para Migrantes Leona Vicario les han abierto sus puertas, las cientos de familias quieren permanecer junto a los cruces Paso del Norte-Santa Fe, Zaragoza-Ysleta y Córdoba-Américas para huir de México.

“La Cruz Roja nos trae comida una vez al día, y gente nos ha venido a apoyar”, aseguraron los connacionales que esperan desde hace hasta 15 días junto al puente de la avenida Juárez, donde solo se han podido bañar algunas noches que han ido a dormir a albergues. 

Por ello, pidieron el apoyo de la comunidad para que les done ropa para ambos sexos y de todas las edades, desde bebes hasta adultos; ropa interior, como calzones, calcetas, calcetines y brasieres; pañales y leche para bebés; papel higiénico; agua embotellada y juguetes o artículos de entretenimiento para los niños. 

“Nos vinimos por aquí porque dicen que está es la única frontera donde están dejando entrar a los mexicanos, ya tenemos aquí 15 días y no nos vamos a regresar, no podemos porque corre riesgo la vida de mi esposo y la mía”, aseguró una mujer de Michoacán, quien dijo que otras familias que llegaron antes y después que ellos ya han ingresado.

La mujer aseguró que desde que llegaron, ella y su marido han intentado cruzar entre una y dos veces al día, pero siempre los regresan los agentes de CBP, mientras que a otros que llegaban después sí los aceptaban.

“Unos ya están allá con su familia, en el otro lado”, aseguró quien ayer ya contaba con el número uno para cruzar.

Dijo que dos noches se fueron a dormir a la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, esperando que les tocara su turno de cruzar, pero cuando regresaron al puente ya habían cruzado la frontera otros que llegaron después que ellos, por lo cual decidieron postrarse junto a la entrada de Estados Unidos.

Otra noche se quedaron cerca de 50 personas a dormir frente al puente de la avenida Juárez y en la noche todos se levantaron y pidieron el refugio a los agentes estadounidenses, “todos entraron, pero nosotros nos quedamos dormidos”, lamentó.

La mayoría de los connacionales vienen huyendo de los grupos delictivos pertenecientes a los cárteles de las drogas de Zacatecas, Michoacán y Guerrero, pero también han llegado migrantes originarios de Guanajuato, Durango y Oaxaca, la mayoría con sus hijos menores de edad.

La noche del sábado, las familias que esperaban junto a la avenida Juárez fueron trasladadas al Centro de Atención Integral para Migrantes (CAIM) para que durmieran, y durante la mañana pudieran regresar a esperar su ingreso al vecino país.

“Nos dejaron dormir ahí y nada más se escuchan que tosían los niños”, confesó una de las connacionales quien los primeros días tuvo que dormir con su hija de cinco años sobre cartones, hasta que les prestaron colchonetas.