Juárez

Pide SIP a Obrador atender casos como el de Oropeza

Lo anterior luego de expresar su satisfacción por el compromiso público del presidente

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 09 abril 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— La Sociedad Interamericana de Prensa (SIP) recordó ayer el asesinato del columnista de El Diario de Juárez, Víctor Manuel Oropeza, ultimado el 3 de julio de 1991, y cuyo caso fue presentado en 1997 ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

Lo anterior luego de expresar su satisfacción por el compromiso público del presidente Andrés Manuel López Obrador de solicitar información y progreso en el caso de Alfredo Jiménez Mota, desaparecido desde 2005, y destacar los casos de otros periodistas asesinados en México, entre ellos el del juarense. 

Horas después de que en conferencia de prensa el presidente López Obrador expresó que requerirá información a la Secretaría de Gobernación y dijo que solicitarán avances en la investigación, el titular de la Comisión de Búsquedas de personas en el estado de Sonora, José Luis González Olivarría, visitó a los padres del periodista, y les aseguró que el Gobierno federal le dará prioridad al caso de su hijo.

La SIP destacó su “esperanza de que en ese pedido se incluyan casos de otros periodistas que permanecen impunes”, como los de Héctor Félix Miranda, asesinado el 20 de abril de 1988, en Tijuana; Víctor Manuel Oropeza, el 3 de julio de 1991, en Ciudad Juárez; Benjamín Flores González, el 15 de julio de 1997, en San Luis Río Colorado, y Francisco Ortiz Franco, el 22 de junio de 2004, en Tijuana.

De acuerdo con el informe 130/99, del caso 11.740 de la CIDH, el 3 de julio de 1991, Oropeza se hallaba en su consultorio médico cuando, según testigos, dos personas ingresaron y luego de un forcejeo le asestaron 14 puñaladas en el torso. 

Víctor Manuel Oropeza era médico de profesión y desde 1984 escribía una columna bajo el título “A mi manera” en El Diario de Juárez, en la que formulaba críticas a las autoridades y denuncias sobre la “estrecha relación entre los cuerpos policiacos y los narcotraficantes” de la zona.

De acuerdo con el informe de la CIDH, “la investigación tomó distintos giros –las autoridades incluso consideraron la posible culpabilidad de los hijos del primer matrimonio del periodista, y luego de su segunda esposa y el hermano de ésta– y actualmente el único presunto culpable se halla preso en Estados Unidos por un hecho no vinculado con este caso”. 

El 11 de marzo de 1997, la CIDH recibió una denuncia presentada por la SIP, en la que imputa la responsabilidad internacional de los Estados Unidos Mexicanos por el asesinato del periodista.

La CIDH recomendó al Estado mexicano investigar de manera completa, imparcial y efectiva para determinar la responsabilidad penal de todos los autores del asesinato de Oropeza; para determinar si hay hechos de encubrimiento y delitos contra la administración de justicia, incluyendo la posible participación de funcionarios judiciales, que impidieron la investigación completa de los hechos que motivan el presente informe, y en su caso, aplicar las sanciones penales, administrativas y/o disciplinarias que correspondan. (Hérika Martínez Prado)

También recomendó reparar adecuadamente a sus familiares por las violaciones de los derechos humanos aquí establecidas.