Juárez

Pide Municipio ayuda para abrir albergue

La administración local busca acondicionar un nuevo espacio filtro ante la oleada de expulsiones de EU a esta frontera

Tomada de internet

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 26 marzo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Con los espacios filtro casi a su máxima capacidad, la próxima apertura del gimnasio “Kiki” Romero será una respuesta emergente, pero la expulsión de personas de Estados Unidos a Ciudad Juárez bajo el Título 42 continuará mientras siga la pandemia, por lo que el Municipio pidió ayer la ayuda de la industria maquiladora para acondicionar un nuevo albergue filtro para migrantes.

“Esta petición que estamos haciendo es porque ahorita la decisión de abrir el ‘Kiki’ Romero es una forma emergente, teníamos ya los alberges en el 60 por ciento de saturación y ahora con el Covid no podemos tener más personas; se abre de una manera emergente, no queremos que eso siga pasando. Queremos que ya tengamos un espacio adecuado a futuro en el que digamos: tenemos una situación de sobrepoblación, ahí tenemos ya el espacio, ya la adecuación y ya nada más es integrar a las personas en ese lugar”, señaló Rogelio Pinal, director de Derechos Humanos del Municipio. 

Ayer, mientras que funcionarios de los tres niveles de gobierno, asociaciones civiles, empresarios, académicos y organizaciones internacionales participaban en la Cumbre de Gobernanza Migratoria en Ciudad Juárez, cerca de 100 centroamericanos eran expulsados de Estados Unidos bajo el llamado Título 42 por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe.

“El flujo de personas migrantes ha incrementado considerablemente a nuestra ciudad, con un promedio mínimo de 100 personas por día, las cuales ingresan de manera irregular a los Estados Unidos e inmediatamente son regresadas a nuestra frontera bajo el Título 42, sin contar con protocolo sanitario alguno, así como con la saturación de la capacidad de los albergues disponibles en la ciudad, teniendo grandes retos para su atención”, destacó el presidente municipal en funciones, Carlos Ponce Torres. 

La situación es preocupante

Alex Rigol, coordinador local de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), señaló que el primer reto es cómo recibir a estas personas en Ciudad Juárez, por lo cual se realizaron protocolos en coordinación con Grupo Beta, Derechos Humanos del Municipio y el Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo). 

“Cuando se trata de asuntos migratorios, las ciudades deben dar un paso al frente, y Ciudad Juárez otra vez dio ese paso”, dijo al mostrar a los participantes los dos principales flujos migratorios que existen actualmente en la ciudad, el primero, que son los que cruzan la frontera bajo los Protocolos de Protección a Migrantes (MPP), y el segundo, que es la recepción de quienes son trasladados en aviones a El Paso para luego ser enviados a Juárez. 

“Es preocupante tener una situación parecida a lo que tuvimos en años pasados, pero ahora lo más preocupante es la cuestión del Covid”, destacó Pinal. 

Dijo que aunque se espera poder albergar a unas 300 personas en el gimnasio “Kiki” Romero, la capacidad real se sabrá hasta tener instalada toda la estructura, por lo que pidió el apoyo de Jurisdicción Sanitaria, el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) y Protección Civil, para que vayan a verificar los espacios adecuados para esta población. 

“El espacio filtro está ahorita yo creo en su máxima capacidad, lo que se está haciendo es que se están aplicando pruebas de PCR, y las personas que están saliendo negativas ahora sí van al Leona Vicario a un espacio en donde van a estar seguras, pero por ejemplo, salen 70 personas ya con prueba negativa PCR e ingresan más de estas 70 personas, y ahí se nos saturan el hotel filtro, el albergue filtro, y tenemos que hacer uso de los otros espacios, que es lo que queremos evitar”, agregó. 

Bertha María Alcalde Luján, delegada de programas para el Desarrollo en el Estado de Chihuahua, informó que actualmente el Centro Integrador para Migrantes Leona Vicario cuenta con entre 500 y 550 personas albergadas, mientras que su máxima capacidad es de 600. 

“Ya está llegando al límite de su capacidad, porque si bien se ha hablado de algunos números, que tiene capacidad para 800 personas, muchas veces no se toma en cuenta que estos números eran antes de la pandemia, efectivamente llegó un punto en donde el Leona Vicario llegó a albergar este número de personas pero sin tomar en cuenta las condiciones de sana distancia que se requiere”, externó. 

La funcionaria federal agregó que “ahora el número estimado que tenemos para poder albergar a gente es de 600 personas, esto si reforzamos el servicio de salud, que hace falta reforzarlo también y si reforzamos el tema de las pruebas Covid y el hotel filtro que se requiere para que la gente no entre sin tener la seguridad de que no está contagiada”. 

Dijo que la Federación está viendo la forma de apoyar tanto a los albergues ya existentes como al espacio municipal que está por abrir.