Juárez

Pide MP al menos 50 años de prisión para ‘housejackers’

Se clasificaron los hechos como robo, secuestro exprés y lesiones, y solicitan un pago superior a los 170 mil pesos

Staff
El Diario de Juárez

miércoles, 01 julio 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Un presunto caso de ‘housejacking’ ocurrido en diciembre de 2018 en el fraccionamiento Plaza del Sol llego a juicio oral.

Dos personas están acusadas de haber cometido el atraco, Pedro Emmanuel M.H. y Carlos Eduardo M.D., al presuntamente haber amagado a cinco integrantes de una familia y dos víctimas más para apoderarse de tarjetas bancarias incluidos los números de NIP, de donde presuntamente obtuvieron 16 mil 500 pesos, dos televisores, ropa, zapatos, un iPod, un juego de video Playstation, una computadora, un karaoke, un celular, herramienta, una bicicleta, una mochila con los útiles escolares y decenas de artículos más, así como cuatro mil pesos en efectivo.

El Ministerio Público (MP) clasificó los hechos como robo, secuestro exprés y lesiones y pide al menos 50 años de prisión y un pago superior a los 170 mil pesos; el juicio se retomó esta semana después de haberse suspendido el pasado 17 de marzo debido a la pandemia del Covid-19. 

En la acusación formulada por el MP en contra de las dos personas detenidas se establece que los hechos iniciaron alrededor de las 04:15 horas del 13 de diciembre del 2018 cuando las personas ahora detenidas entraron a una residencia y amagaron a la propietaria con cuchillos. 

Al comparecer ante el Tribunal de Enjuiciamiento esta víctima de identidad protegida dijo que esa madrugada escuchó a los perros ladrar, por lo que se asomó por la ventana y pudo verlos cerca de la alberca, aunque antes de acostarse los había dejado adentro. Así que decidió bajar a meterlos, pero al llegar a la planta baja, un hombre la sorprendió al amargarla con un arma y luego empezó a preguntarle cuántas personas estaban en la casa. 

La víctima respondió que sólo ella y sus hijos menores de edad, pero en eso un familiar que se estaba quedando en una recámara de la planta baja salió y también fue sometido, al igual que la pareja sentimental de él.

La dueña de la casa fue llevada a la planta alta por un hombre, quien al mismo tiempo iba abriendo las puertas de todas las habitaciones para ver quién más estaba en la casa. En una recámara estaba un menor de 14 años y la propietaria del inmueble le gritó que no saliera, que todo estaba bien, y le explicó a quien la llevaba sometida que era su hijo, para pedirle que no le hiciera daño. Al ingresar a la recámara de ella, estaba una niña de 7 años a quien la mujer arropó y le pidió que no se sacara la cabeza. 

Los responsables del ‘housejacking’, al parecer tres hombres, estuvieron revisando los cajones y pidieron a las víctimas las tarjetas bancarias, así como las claves, y uno de ellos fue a sacar el dinero. 

Una sexta víctima es un enfermero que llegó a una casa ubicada al lado donde estaba el atraco en proceso, el cual se prolongó varias horas. El enfermero escuchó que sonó la alarma de un Chevrolet Silverado propiedad de su papá y al asomarse vio que un desconocido estaba sacando varios objetos del automotor.

redaccion@redaccion.diario.com.mx

Padre e hijo salieron de la casa y le pidieron a quien se estaba llevando las cosas que las devolviera, pero este hizo caso omiso e ingreso a la casa donde seguía el otro robo en proceso. Las dos últimas víctimas también entraron a la residencia y fueron golpeadas severamente por los responsables del robo, uno de ellos sufrió daños con fractura de cráneo y edema cerebral.

Después de la golpiza, los responsables huyeron del lugar a bordo de una camioneta propiedad de la una de las primeras víctimas y dejaron otro vehículo en donde ya habían subido varios objetos, así como la Liberty en la que llegaron y la cual era robada. Al juicio oral compareció la dueña de este último vehículo y dijo que personas desconocidas cortaron el candado del barandal de su casa para ingresar y llevarse el automotor.

Al juicio oral ya comparecieron también las primeras cinco víctimas, quienes reconocieron a Pedro Emmanuel y a Carlos Eduardo como los responsables de haberlas sometido para robar. El abogado defensor de los acusados pidió interrogar a las víctimas en su turno, por lo que las víctimas deberán volver a presentarse hoy.

El juicio oral iba a reiniciar la semana pasada, pero las víctimas no se presentaron.