Juárez

Pese a la adversidad, celebra sus 15 a lo grande

Yazmín festejó su cumpleaños en la Casa del Migrante, a donde llegó tras huir de Tijuana

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 01 octubre 2021 | 10:58

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | La cumpleañera baila con su madre

Ciudad Juárez— Desde niña Yazmín anhelaba una fiesta de 15 años “sencilla”, pero cuando tuvo que huir con su familia de la violencia pensó que ya no podría cumplir su sueño, el cual le hicieron ayer realidad en la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, en donde la celebración fue más grande de lo que ella había imaginado. 

El sacerdote Francisco Javier Calvillo Salazar, director del albergue católico, fue el encargado de celebrar la misa en la capilla de la Casa de Ejercicios Espirituales de la Diócesis de Ciudad Juárez, para que luego la adolescente originaria de Tijuana pudiera festejar en la Casa del Migrante con sus 340 invitados, todos migrantes, igual que ella, en espera de que Estados Unidos abra sus fronteras para que les dé una oportunidad de asilo. 

Hace casi tres meses Yazmín, su mamá y sus tres hermanos tuvieron que huir de una frontera norte a otra, debido a que sufrieron un episodio de violencia que por su seguridad pidieron omitir; sin embargo, todos fueron acogidos en el espacio católico, en donde hasta ayer la mayoría eran mexicanos desplazados por la violencia. 

“Me organizaron la fiesta mi mamá y las trabajadoras de aquí. Yo soñaba con mi fiesta, pero un poco más diferente, porque no me esperaba un vestido así, me esperaba algo más sencillo. El vestido lo donaron, también las zapatillas y me maquilló y me peinó una muchacha de aquí. Les agradezco mucho, porque yo nunca me esperaba que me hicieran una fiesta así”, narró quien cumplió sus 15 años el pasado 23 de septiembre. 

Todos organizan fiesta en el albergue 

Desde días antes Yazmín ensayó con otros adolescentes migrantes su vals y un baile especial, mientras que ellos le prepararon un baile sorpresa. 

Al mismo tiempo algunas trabajadoras y migrantes terminaban ayer de colocar los globos rosas y blancos, poner los pasteles en la mesa principal, instalar el candy-bar, arreglar el sonido para la música y preparar los tamales, la ensalada y el guisado de carne y chile rojo, Yazmín agradeció a Dios por su fiesta, con un vestido y un cubrebocas blancos.  

“Su vestido fue donado, su mamá lo estuvo lavando con jabón Zote; su mamá hizo los tamales y se fueron juntando las cosas. Toda esa realidad que están viviendo: las fronteras cerradas, la violencia, estar aquí en un albergue cerrado, incluso la pandemia, todo eso implica tristeza, soledad. Y con estas celebraciones vemos también el otro aspecto, el espiritual, que también es alegría, que pueden festejar, que pueden hacer la fiesta, poner globos, y se les olvida por un ratito toda su realidad negativa”, destacó el sacerdote.

Dijo que la mamá le comentó al personal de la Casa que su hija iba a cumplir 15 años, y comenzaron a organizar una fiesta en la que todos pudieran celebrar la vida de su hija. 

“Son de esos momentos que hay que festejar, hay que dejarlos que ellos vivan, porque yo creo que tanta tristeza, tanta soledad, tantas broncas, tantos conflictos, con Estados Unidos cerrado, pues también hay que permitirles que vivan el aspecto de la fiesta, de la música, de la vida, de la familia… que no vean esto como un albergue, que sientan que esto es una casa como la de ellos, que convivan”, externó. 

Hasta ayer, la Casa del Migrante tenía alojadas a 340 personas, 68 de ellos menores de edad, principalmente niños pequeños; la mayoría provenientes de estados como Michoacán, Zacatecas, Oaxaca y Guerrero, quienes huyen de la violencia en sus lugares de origen. 

“Ellos vienen de Tijuana, vienen en busca de asilo político, sufrieron una situación de violencia en su familia y son parte de la gente que sale huyendo de su lugar de origen por la violencia”, explicó Calvillo Salazar sobre la familia de Yazmín. 

Actualmente, en los más de 20 espacios de acogimiento para migrantes en Ciudad Juárez, permanecen cerca de 2 mil 600 personas, el 60 por ciento de origen mexicano y el resto centroamericanos expulsados de Estados Unidos bajo el Título 42; todos en espera de una oportunidad de solicitud de asilo por parte del gobierno de Joe Biden. 

hmartinez@redaccion.diario.com.mx

close
search