string(60) "pese-a-discriminacion-etnias-se-quedan-aqui-20190314-1490057"
Juárez

Pese a discriminación, etnias se quedan aquí

Aunque han sido víctimas de insultos por su habla o vestimenta reconocen que Juárez es un lugar propicio para la comercialización de sus productos

Verónica Domínguez
El Diario de Juárez
viernes, 15 marzo 2019 | 06:00
Omar Morales / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez— La frontera es considerada por las comunidades indígenas como el mejor lugar para quedarse trabajar.

Integrantes de algunas etnias que fueron entrevistados en el Encuentro de Culturas Indígenas realizado en la la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) dijeron que pese a que sí han sido discriminados, es un lugar propicio para la comercialización de sus productos. 

Es el caso de Fidel García Durán, perteneciente a la comunidad mazahua y con 30 años viviendo en Juárez.

“Aunque en Juárez hemos encontrado discriminación, económicamente es una ciudad estable para vender, con que no hubiera discriminación, estaría perfecto, porque Juárez nos ha dado todo lo que no tenemos allá en nuestra comunidad”, agregó Fidel.

Fidel llegó a esta frontera proveniente de Santiago Huchichochitlán, ubicado en el Estado de México.

Fidel vive en la colonia Granjas de Chapulete, en un terreno en el que comparte con 16 miembros de su familia, y quienes también se dedican al ramo del comercio, dijo Fidel.

“Sí te tengo que reconocer que en esta ciudad mi familia y yo pudimos trabajar, salir adelante y quedarnos a vivir, esta ciudad nos ha dado mucho”, comentó el entrevistado.

La comunidad mazahua está esparcidas en cinco colonias de la Ciudad Juárez, mencionó Fidel.

Debido a que ha sentido la discriminación por hablar su lengua mazahua y la forma de vestir tradicional, prefiriere comunicarse sólo con sus familiares en este dialecto y el atuendo se lo pone cuando acude a este tipo de actividades, comentó Fidel.

Sus seis hijos no conocen su lenguaje, porque ellos nacieron aquí al igual que su esposa, agregó Fidel.

“Vender las artesanías en los cruceros y la comida típica como los huaraches, pambazos o quesadillas es una forma de mantener nuestras costumbres”, refirió el entrevistado.

“Nosotros hicimos a un lado nuestro dialecto, nuestras costumbres, precisamente por la discriminación, a veces vamos caminado en la calle cuando hablamos, y la gente nos voltea a ver de una forma discriminatoria, pues no hay valor por la cultura y por eso no se respeta”, refirió Fidel.

Reyna Torres, de 34 años llegó hace 15 años proveniente de la comunidad náhuatl, ubicada en el estado de Puebla.

Reyna se estableció en la colonia Revolución Mexicana, junto a su esposo y sus cuatro hijos, quienes que son oriundos de esta frontera.

La entrevistada comentó que con la venta de juguetes en los cruceros, así como la de tacos y trabajos de limpieza que realiza en casas, ha sido la manera de sostenerse económicamente.

“Gracias a Dios y a Juárez que nos dio asilo y la oportunidad de trabajar, y que conocimos a un persona que nos invitó a trabajar, porque yo todo lo poquito que tengo ha salido de aquí”, dijo Reyna.

Aunque ahora ha notado que es menos la discriminación que cuando llegó, todavía a sus hijas las señalan por tener una madre indígena, comentó Torres.

“Mis hijas cuando salen en bailables les pongo el vestuario y me dicen que las vecinas con las que juega le dicen que es india, pero yo les digo que no es india, que les dicen porque yo nací allá, ustedes nacieron aquí, entonces no son indias”, manifestó Torres.

“No me pongo la ropa de allá, la verdad me da pena, porque hay personas que son mazahuas, que también viven ahí, y se visten así y yo he oído que les dicen: mira los indios, y a mí me hace sentir mal que les digan eso”, expresó Reyna Torres.

La entrevistada dijo que en su lugar de origen escasea el trabajo, y en donde lograba acomodarse el sueldo que percibía era muy bajo.

“Gracias a Juárez hemos salido adelante, porque cuando nosotros llegamos no sabíamos a dónde ir, no teníamos conocidos y llegamos al Centro, después nos fuimos a vivir a otro lado, ahora lo poquito que tengo es por el trabajo que aquí me han dado”, manifestó Reyna.


[email protected]