Juárez

Permisos de Pemex atoran puentes enanos

Poliducto de la paraestatal corre por debajo de la avenida De las Torres

El Diario de Juárez

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

martes, 29 octubre 2019 | 10:31

Ciudad Juárez— Las obras del Corredor Multimodal, que contempla invertir 500 millones de pesos en los llamados “puentes enanos”, están frenadas ante la falta de autorización de Pemex para construir sobre la avenida De las Torres, donde corre el poliducto de la paraestatal.

“Básicamente ahorita nuestra dificultad está en la obtención de esos permisos de Pemex para poder lograr los cruces en los puntos definidos”, expuso Luis Felipe Siqueiros, secretario de Desarrollo Urbano y Ecología del Gobierno del Estado, al justificar que no se hayan iniciado la mayoría de las obras del proyecto.

El funcionario manifestó lo anterior después de una reunión de discusión sobre el plan en mención, que proyecta la construcción de varios puentes y pasos deprimidos para la movilidad vehicular del sector oriente de la ciudad.

Sin embargo la Asociación de Transportistas de Ciudad Juárez ha dejado en claro su inconformidad debido a que los puentes incumplen con la altura estipulada en la norma federal y porque además no reducirán significativamente accidentes en una de las avenidas con mayores percances viales.

El análisis del programa de obra tuvo lugar en las oficinas de Gobierno estatal entre representantes de varios sectores, donde se habló de que aún no se cuenta con los permisos de Pemex para poder construir.

El tema en la reunión de ayer se centró en tratar de unificar criterios sobre ese plan de movilidad del Gobierno de Javier Corral para Juárez, que significaría una inversión representativa sin antecedentes en tres años de su administración.

El sector transportista, a través de Manuel Sotelo Suárez, presidente de la Asociación de Transportistas, insistió ayer en que falta información del proyecto multimodal y no se han ofrecido detalles técnicos, sólo una presentación parcial.

Dijo que el desacuerdo al plan de parte de los transportistas de carga no es sólo con la altura que se pretende dar a los puentes o pasos deprimidos de estas obras, donde no accederían los tráileres, sino a la funcionalidad que realmente tendrán.

La reunión fue convocada por el diputado Misael Máynez y se dieron cita representantes de cámaras empresariales, funcionarios estatales y directivos de asociaciones civiles, en donde la mayoría de los asistentes coincidió en que “únicamente una parte del sector de transportistas está en desacuerdo con que se desarrolle el plan como está elaborado para crear movilidad en el sector oriente”.

Sotelo abandonó la reunión y al final no hubo conclusiones definidas, sólo trascendió que se le ofrecería más información respecto a los proyectos a ejecutar.

Pero la oposición de Sotelo no sería el factor clave para que no se avanzara en las obras, sino la falta de permisos de Pemex para construir o cavar cerca del poliducto por medio del cual se provee gasolina desde Estados Unidos hasta Sonora, según se conoció.

Hasta ahora el Gobierno estatal ha iniciado únicamente la construcción de un paso elevado vehicular en el cruce de Juan Pablo II y avenida De las Torres, de un proyecto que incluye otros dos puentes sobre Las Torres en sus cruces con los bulevares Zaragoza y Teófilo Borunda.

Según explicó Sergio Madero, director del Fideicomiso de los Puentes Internacionales –que costeará la mayor parte de las obras con 310 millones de pesos–, se contemplan también cinco pasos deprimidos o subterráneos sobre Las Torres a la altura de los cruces con calles Santiago Troncoso, Galarza, Ejército Nacional, Sorgo y Las Aldabas, todas atravesadas por el poliducto de Pemex.

El secretario de Desarrollo Urbano, Luis Felipe Siqueiros, fue claro ayer al precisar –al concluir la reunión– que “hay una serie de cuestiones técnicas con respecto a Pemex que tenemos todavía que obtener, conciliar, por un gasoducto que se encuentra ahí. Hay algunos cruces que tenemos que resolver todavía por ese gasoducto y es un trámite que se está haciendo ante Pemex”.

Madero reconoció que no existen a la fecha los permisos de Pemex para realizar la obra, pero dijo que “es un trámite que se tiene que hacer”.

“Estamos en el trámite de la autorización por Pemex, pero no que (la obra) esté detenida, estamos en el trámite”, repitió.

Aclaró que “no estamos peleando con Pemex, estamos tramitando el permiso, no hay ningún litigio con ellos”.

Agregó que la parte técnica de la Secretaría de Obras Públicas es la que se encarga de ese trámite, pero según le han explicado, es un permiso que lleva tres etapas, una que se inicia en la ciudad de Chihuahua, después se pasa a Monterrey y finalmente la decisión se toma en la Ciudad de México.

“Cualquier proyecto de construcción que se realice en las inmediaciones donde Pemex tiene líneas de conducción tiene que tomarse en cuenta su autorización”, precisó.

Madero dijo que con las obras se puede afectar el derecho de vía de Pemex, pero no el gasoducto. 

Las obras de los puentes elevados y pasos deprimidos sobre la avenida De las Torres y Francisco Villarreal se han estado publicitando desde el pasado mes de marzo y las licitaciones para iniciarlas se han pospuesto en al menos tres ocasiones, según archivos de El Diario.

La única obra iniciada en el cruce con Juan Pablo II corre a cargo del Gobierno del Estado y no con fondos del Fideicomiso de Puentes Internacionales, explicó Madero.

mvargar@redaccion.diario.com.mx