Juárez

Peligra esquema de ‘héroes’

Podría invalidarse la inmunidad si no ofrece el siguiente reactivo de Pfizer

Tomada de internet

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez

domingo, 30 mayo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Más de 3 mil profesionales de la salud en Juárez corren el riesgo de que se venza el plazo límite para la inyección de refuerzo, ante la suspensión de aplicaciones de segundas dosis de Pfizer, lo que podría invalidar su inmunidad.

De forma diferente a la fórmula de AstraZeneca, que da un plazo de unos 80 días entre cada inoculación, la del laboratorio norteamericano ofrece un lapso de mínimo tres semanas entre ambas y máximo de seis, por lo que si la Federación no ofrece el reactivo, los ya colocados serían un desperdicio. 

“Fue una jornada que fue sumamente humillante para el personal de la salud. Si no van a aplicar la segunda dosis, van a tener que reiniciar un nuevo esquema”, dijo Lorenzo Soberanes, vicepresidente del Colegio de Médicos, que recibieron la unidad primaria entre el 30 de abril y 1 de mayo.

Esto implica que ha pasado un mes y no han accedido a la colocación secundaria, que sirve para completar la generación de anticuerpos contra el SARS-CoV-2. De no ser facilitada en breve, afirmó el médico, estas personas quedarán protegidas de forma escueta o muy débil.

“Tratan de responsabilizar a la Sedena, pero los coordinadores son Bienestar y esto no habla bien de la coordinación del Gobierno federal con el Gobierno del Estado… Por algo son dos dosis y el período que está establecido por el fabricante. Calculo que son más de 3 mil personas esperando”, afirmó.

Consultada, Elizabeth Guzmán, coordinadora regional de los programas federales, puntualizó que ayer continuaron algunas segundas inoculaciones en personal del IMSS en el Hospital 6. Sin embargo, persisten pendientes los del gremio privado que también arriesgan su vida en la pandemia.

“Se va a reprogramar el personal que quedó pendiente probablemente para el lunes, pero se está a la espera de la confirmación de la coordinación”, destacó la funcionaria, y puntualizó que fueron alrededor de 2 mil 500 los profesionales de la salud blindados el pasado viernes, antes de la suspensión.