Juárez

Parroquias dan apoyo a migrantes embarazadas

Cuatro de los 21 migrantes albergados en San Juan Apóstol y Evangelista son mujeres en gestación

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 05 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Mujeres migrantes embarazadas y víctimas de la violencia son apoyadas en la parroquia San Juan Apóstol y Evangelista, el cual desde hace un año y medio abrió sus puertas a los viajeros que llegan a Ciudad Juárez, como parte de la Red de Albergues.

La labor del albergue San Juan Apóstol y Evangelista fue destacado el día de ayer por el periódico católico Presencia, donde se narra la historia de Isabel originaria de Honduras, quien se encuentra en su última semana de gestación en espera de una niña, apoyada por la parroquia en medio de la pandemia por el nuevo coronavirus.

Cuatro de los 21 migrantes albergados actualmente en la parroquia son mujeres embarazadas, entre ellas Sonia, quien llegó a Ciudad Juárez con la intención de lograr el asilo político en Estados Unidos, sin embargo ante el cierre de la frontera se mantiene albergada en la parroquia donde se decidieron enfocar los esfuerzos a mujeres en gestación y víctimas de la violencia, canalizadas del hotel filtro para migrantes.

Isabel es originaria de Guatemala, de donde vivía violencia familiar, por lo que tuvo que huir en agosto de 2019 con su hijo de cuatro años. Sin embargo, al llegar a esta frontera con la esperanza de poder cruzar la frontera y lograr una vida mejor, el coyote que los trajo los encerró en una vivienda durante cinco días, sin comida.

“En el camino uno sufre mucho”, confesó a Presencia la centroamericana quien después de estar en el Centro Integrador para Migrantes Leona Vicario en medio de un brote, fue enviada al hotel filtro por ser persona vulnerable debido a su embarazo, y donde al ingresar y hacerle la prueba dio negativo pero su hijo de cinco años fue positivo. 

En la parroquia San Juan Apóstol y Evangelista “nos han tratado bien en todos los aspectos, es algo diferente para todo lo que hemos vivido. Vamos a una buena clínica, nos hacen exámenes, me trata muy bien el doctor. Me siento afortunada. La gente está al pendiente de nosotros”, narró al periódico dominical. 

Triste porque el cierre de la frontera los ha obligado a permanecer en Juárez e interrumpir su proceso de asilo político en Estados Unidos, Isabel espera un milagro para poder cumplir su sueño americano. 

Karina Breceda, coordinadora del albergue San Juan Apóstol y Evangelista, informó a Presencia que actualmente se encuentran equipando el lugar para ofrecer a las mujeres todos los cuidados necesarios antes y después del parto.

Las cuatro mujeres han sido canalizadas del hotel filtro, operado por la Organización Mundial por la Paz, la Organización Internacional para las Migraciones de Naciones Unidas y la doctora Leticia Chavarría, en coordinación con organizaciones de esta frontera y autoridades de los tres niveles de gobierno.