Juárez
Conductor ebrio

Pagará muerte de dos con terreno

El guiador se pasó un semáforo en rojo y chocó contra una familia; fallecieron madre y bebé

Miguel Vargas/
El Diario

martes, 28 enero 2020 | 06:00

Después de un año y medio de ocurrido un accidente en el bulevar Manuel Gómez Morín, en el cual un conductor en estado de ebriedad se pasó una luz roja y chocó contra el vehículo de una familia, muriendo un bebé y su madre, aún el presunto responsable –quien lleva el proceso en libertad– no ha pagado los daños.

Ayer se celebraría una audiencia intermedia para definir la situación legal de Diego D.E., pero se concedió otro plazo de un mes y medio porque se ofrece a las víctimas un terreno como reparación del daño, el cual tendrá que ser valorado en un peritaje. 

De manera voluntaria el imputado se presentó ayer al juzgado donde pudiera definirse su situación legal. Iba acompañado de su madre, quien durante las primeras audiencias sobre el incidente mencionó que su hijo no actuó con dolo, sino que fueron circunstancias accidentales.

Según archivos de El Diario, el 3 de julio de 2018 a las 21:20 horas, Diego D. E., de entonces 21 años, conducía un automóvil Chevrolet Cobalt modelo 2009 sin matrículas sobre el segundo carril del bulevar Manuel Gómez Morín con dirección al oriente y a la altura de la calle Camperos omitió la luz en rojo del semáforo.

Lo que provocó que el Chevrolet golpeara la parte central de un Honda Civic modelo 2001, con placas del Estado de Texas en que viajaba la familia Mercado Estrada, integrada por el matrimonio y cuatro hijos menores de edad.

En el percance fallecieron Gabriela Estrada Herrera, esposa de Alberto Mercado Talamantes, el conductor del Honda, así como el hijo de ambos, Dante Alexander Mercado Herrera, de tres meses de nacido, que viajaba en brazos de su madre.

Del choque, tres hermanitos más y el padre de familia resultaron lesionados y ayer se informó que todos se han ido recuperando de las heridas.

Los ofendidos y el Ministerio Público acordaron con el abogado de Diego D.E. que están dispuestos a aceptar el terreno como pago por reparación del daño para finiquitar el proceso, que se ha ido prolongando.

Al parecer la familia afectada es residente de El Paso, Texas y están representados por el abuelo, quien tiene un poder para el seguimiento del juicio.

Un valuador habría de fijar el costo del terreno que se da en prenda, para calcular si son equitativos con los daños causados por los homicidios imprudenciales y lesiones. Se podría llegar a esta salida alterna el próximo 13 de marzo, según se conoció.