PUBLICIDAD

Juárez

Orden de poner fin al Título 42 llena de esperanzas a migrantes venezolanos

El gobierno de EU podría ampararse a la orden del juez de distrito Emmet Sullivan, de Washington

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 16 noviembre 2022 | 06:00

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez | Con fogatas, anoche hicieron frente a las bajas temperaturas

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— La orden de un juez federal al Gobierno del presidente Joe Biden para que elimine la orden de salud pública llamada Título 42, llenó ayer de nuevas esperanzas a los cerca de mil 500 migrantes venezolanos que acampan actualmente en el bordo del río Bravo. 

Aunque el gobierno de Estados Unidos presentó una moción de suspensión sin oposición para continuar por algún tiempo sin hacer efecto la orden del juez de distrito Emmet Sullivan, de Washington, el cual calificó el Título 42 como una medida “arbitraria y caprichosa en violación de la Ley de Procedimiento Administrativo”, cientos de sudamericanos, centroamericanos e incluso mexicanos celebraron ayer frente a Estados Unidos.

PUBLICIDAD

Mientras que autoridades estatales y federales trataban de convencer a los migrantes de ir a los albergues de la ciudad, el anuncio aferró aún más a los sudamericanos al campamento que han mantenido durante semanas, apenas a unos metros del país al que buscan llegar. 

“Estamos súper alegres por esta noticia que se acaba de dar en Estados Unidos sobre el bloqueo de un juez federal contra el Título 42, ya esto sería como el fin del Título 42, del cual nosotros nos sentíamos muy dolidos… estamos súper alegres, eso no quita que debemos esperar qué es lo que procede, qué mecanismos van a aplicar hacia nosotros para poder entrar a Estados Unidos”, dijo Edixon Sierra, de 31 años de edad. 

El venezolano, quien hoy cumple 12 días en esta frontera, destacó que el frío ha sido una de las cosas más difíciles que han vivido en el campamento, pero que no han desistido en su lucha por llegar a Estados Unidos. 

“El Gobierno mexicano nos ha ofrecido muchos albergues, a pesar de las condiciones climáticas que hemos notado nosotros no desistimos y estamos en esta lucha en sana paz para lograr el fin del Título 42”, dijo “El Gato”, como lo llaman sus amigos compatriotas. 

Y aunque personal del Consejo Estatal de Población (Coespo), Protección Civil estatal y la Secretaria de Bienestar acudieron para invitar a los migrantes a acudir a los albergues para resguardarse del frío, estos optaron por esperar frente a las autoridades de Estados Unidos, pese a que las temperaturas continuarán bajando en los próximos días en la ciudad. 

Petición del religioso

Al respecto, el sacerdote Francisco Javier Calvillo, director de la Casa del Migrante de Ciudad Juárez, destacó que permanecer en el bordo del río es un derecho para los migrantes; sin embargo, representa un riesgo debido a las bajas temperaturas, por lo que es el Gobierno federal a quien le corresponde acercarse e informarles cuál es su realidad y cuáles son sus opciones, pero dijo que debe ser una autoridad migratoria quien les explique sus posibilidades y opciones. 

El derechohumanista religioso señaló que son los titulares del Instituto Nacional de Migración (INM) y de la Secretaría de Gobernación quienes deben acercarse al campamento para explicarles a los venezolanos e incluso hacerse acompañar por abogados migratorios, para informarlos, ya que debido a los rumores y la información inconclusa o confusa que les llega en el bordo del río deben ser abordados directamente por una autoridad migratoria.

Hace llamado a Pérez Cuéllar

El Gobierno federal también debe informar a los migrantes desde el sur y centro del país, debido a que muchos llegan a la frontera pensando que Estados Unidos sí los está recibiendo a través de Ciudad Juárez, dijo el sacerdote, quien le recordó al presidente municipal Cruz Pérez Cuéllar que “es alcalde de una ciudad fronteriza”, y cómo él otros alcaldes han afrontado desafíos migratorios, sin contribuir a la xenofobia en al comunidad. 

“Se le olvida que es el alcalde de una de las ciudades fronterizas más importantes”, lamentó el sacerdote tras las declaraciones de que el campamento migrantes representa una mala imagen internacional para la ciudad y que la instalación de baños sería una ofensa para los juarenses. 

Dijo que un grupo de venezolanos del campamento buscaron al obispo de Ciudad Juárez, José Guadalupe Torres Campos, para pedir su intercepción ante Estados Unidos y apoyo humanitario. 

“Es importante que el Gobierno federal se acerque con ellos y los informe bien, para que no se dejen engañar y no se dejen llevar por especulaciones”, apuntó Calvillo, quien recordó que además del riesgo de salud debido a las bajas temperaturas, esta frontera también es una ciudad insegura. 

El nuevo proceso

Después de que esta frontera se ha convertido en la ruta de miles de personas de Venezuela, quienes cruzan el río Bravo / Grande para entregarse a los agentes de la Patrulla Fronteriza, el pasado 12 de octubre el secretario de Seguridad Nacional (DHS), Alejandro N. Mayorkas, anunció un nuevo programa a través del cual el vecino país recibirá a 24 mil venezolanos, pero tras un registro previo.

El nuevo proceso acepta únicamente los solicitantes que cumplan con las reglas del programa y que no se presenten en la frontera entre México y Estados Unidos. Además de que las personas migrantes que se encuentran en territorio mexicano deberán comprobar su ingreso al país previo al 12 de octubre, “a fin de poder solicitar de manera ordenada su acceso a Estados Unidos”, mientras que aquellas que ingresen a México a partir de ese día ya no podrán presentar su solicitud desde el territorio nacional.

“Para acceder al nuevo programa, una persona u organización basada en Estados Unidos debe respaldar la petición del solicitante, quien ingresará a dicho país por vía aérea y podrá solicitar empleo durante su proceso migratorio correspondiente”, señala el comunicado al referirse a lo que el vecino país denomina ‘patrocinadores económicos’, los cuales deben ser ciudadanos o residentes de dicho país.

Sin embargo, desde el 12 de octubre Estados Unidos ha expulsado a venezolanos que cruzaron la frontera antes de esa fecha, incluidas familias con menores.  

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search