Juárez

Opera ASPA en la impunidad

Fábrica no repara daños en casas por estallidos, acusan vecinos

Alejandra Gómez
El Diario de Juárez

domingo, 02 enero 2022 | 08:40

Fernando Méndez / El Diario Fernando Méndez / El Diario

Ciudad Juárez.- Cada vez que los habitantes de la colonia Vista los Ojitos reclaman a la fábrica de Asfaltos y Pavimentos (ASPA) –ubicada a un costado del Camino Real– los daños provocados en sus viviendas a causa de las continuas detonaciones, las respuestas siempre son las mismas: “Se nos salió de control” y “tenemos permiso para hacerlo”, denunciaron residentes afectados por la explosión del pasado jueves.

Hace más de 10 años, Evangelina Gómez y su marido adquirieron un pie de casa en la calle Vista del Valle, a una cuadra del terreno en que se localiza la fábrica de asfalto, pero con el paso del tiempo las ampliaciones de su vivienda han presentado cada vez mayor número de fisuras en las paredes, al grado de que en algunas de ellas es posible mirar hasta el otro lado, a consecuencia de las explosiones.

“Va uno y nos dicen ‘es que se nos salió de control’. Siempre el descontrol, pero es uno el que se está fregando”, dijo Evangelina, para quien la única solución a las afectaciones de su hogar es la remoción de la fábrica a un sector sin viviendas, pues ASPA únicamente se ha limitado a recubrir las cuarteaduras por encima, denunció.

El mismo día de la explosión los residentes afectados acudieron al exterior de la fábrica para reclamar lo sucedido y como respuesta se les hizo la reposición de vidrios a los afectados.

Sin embargo, no se les brindó una solución a quienes sufrieron cuarteaduras en las paredes de sus viviendas, como Evangelina y su marido, quienes señalaron que en otras ocasiones lo único que han logrado por parte de la fábrica es el recubrimiento de las fisuras que, en temporada de lluvias provocan que el agua se trasmine.

La misma situación denunció Patricia Ríos, residente de una casa ubicada en la calle Vista del Puerto, justo al frente del terreno en que se localiza ASPA, pues a pesar de que acudió a la fábrica a reportar los daños de su vivienda, sólo logró que los vidrios quebrados fueran repuestos, pero hasta ayer no había recibido una respuesta sobre las cuarteaduras.

El día de la explosión, Patricia y su familia vieron una nube de polvo que cubrió el terreno donde se ubica ASPA, a un costado del Camino Real. Después se juntaron todos los residentes afectados y reclamaron lo sucedido, pero personal de la fábrica les indicó que tenían permiso para realizar las detonaciones e incluso les dijeron que fueron supervisados por militares, aunque ellos no vieron ninguna unidad ni antes ni después de la detonación.

“Siempre ha habido detonaciones ahí… la vez pasada también se cuarteó la pared y nomás lo que hicieron fue que vinieron y pusieron como cemento, piensan que ya con eso resuelven el problema, pero no”, dijo Patricia.

El día del incidente, personal de la Dirección de Protección Civil acudió a la vivienda de Patricia y de otros residentes del sector para conocer los daños que habían sufrido, pero no les brindaron una solución ante lo sucedido.

“Han de estar bien agarrados porque nunca les hacen nada”, dijo Patricia, quien junto a su marido planea interponer una denuncia en contra de ASPA con el objetivo de evitar que su vivienda continúe deteriorándose, pues además de los vidrios y paredes, perdieron parte de la tubería de agua.

En la página de Internet de ASPA, la fábrica se describe como “una empresa mexicana con amplia experiencia en la industria de la construcción de vías terrestres, carreteras, pavimentación, urbanización, terracerías y más” .

close
search