Ocurrió en 1917 cierre de cruce Juárez-El Paso

Sólo fue por una horas, detalla historiador

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
viernes, 05 abril 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— La frontera entre Juárez y El Paso ha sido testigo de los sucesos más relevantes de la migración entre México y Estados Unidos, como la creación de la Patrulla Fronteriza; pero su cierre total, como ha amenazado el presidente Donald Trump, sería un hecho histórico y sin precedentes, destacó el historiador Iván González.

“Por motivos de migración la frontera se ha cerrado sólo por horas, hay un evento posterior a la Revolución Mexicana, cuando Carmelita Torres, una trabajadora doméstica de 17 años no quiso bañarse con queroseno”, un proceso de desinfección que se realizaba en los puentes internacionales, narró González, cuyo enfoque es la historia regional del siglo XX.

La rebeldía de la joven juarense, que pronto se convirtió en la de cientos de manifestantes, la mayoría mujeres que cruzaban a limpiar casas a Estados Unidos y jornaleros, ocurrió el 28 de enero de 1917, tras la muerte de 19 personas, entre ellos 13 mexicanos.

“Carmelita Torres no quería bañarse porque habían matado accidentalmente a unos presos que habían sido bañados con queroseno y gasolina en el Condado de El Paso, el alcalde prendió un cigarro y tiró el cerillo”, comentó.

Debido a la manifestación, Estados Unidos cerró durante 24 horas el puente Paso del Norte-Santa Fe, “el puente todavía era de madera, y todavía no había maquiladoras”, destacó.

El historiador también comentó que la primera ley para prohibir la inmigración en Estados Unidos se creó en 1840, contra los migrantes de la comunidad china, mientras que las leyes migratorias en México comenzaron en 1905.

“Fue una ley para prohibir la entrada a 10 chinos, pero la ley de migración en México siempre ha sido muy laxa, a diferencia de la de Canadá. No hay una política que sea más rígida en el trasiego de personas por el territorio nacional”, apuntó.

González narró también que México y Estados Unidos tuvieron en 1906 conflictos por una caravana de migrantes libaneses que cruzó la frontera por Ciudad Juárez.

“Hubo una migración amplia por México de libaneses que se hacían pasar por mexicanos e intentaban cruzar por Juárez y Piedras Negras… los libaneses se ponían jorongo para hacerse pasar por mexicanos y en el camino un libanés les iba contando la historia de México, porque al cruzar les iban a preguntar”.

Estados Unidos comenzó a meter libaneses naturalizados estadounidenses en estas caravanas, como espías informantes, quienes los acompañaban en todo el camino, desde el cruce del Medio Oriente hasta Cuba, de ahí embarcaban a Veracruz y seguían hasta Tamaulipas o a la Ciudad de México, para llegar a Ciudad Juárez.

Entonces, el Gobierno estadounidense también presionó al Gobierno mexicano, encabezado por Porfirio Díaz. “Había visitas de oficiales de migración, de Washington… y la respuesta –de México– es que no iban a endurecer las leyes de Relaciones Exteriores, que cómo iban a menospreciar a los libaneses cuando aquí teníamos ‘a la miseria del mundo’, que –para el Gobierno mexicano– era el indígena y el campesino”, destacó el historiador. 

Esta frontera también fue testigo en 1924, del nacimiento de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos, ya que ocurrió en El Paso, “así, con agentes armados, protegiendo la frontera no existía, surgió en El Paso”, subrayó. 

Sin embargo, un cierre total, de manera indeterminada, como ha amenazado Trump, nunca ha ocurrido.