El diario

Nochebuena, sin cena ni regalos

Demetria no ha podido conseguir trabajo debido a su discapacidad, por lo que los gastos familiares recaen en su esposo

Sol Gallegos / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez.— La Navidad es una fecha que Demetria González Barrandey y su familia disfrutan, pero que pocas veces pueden celebrar porque no cuentan con los recursos necesarios para una cena o regalos, por lo que a su manera la festejan con lo poco que tienen.

Diario Omar Morales / El Diario de Juárez | La mujer prepara frijoles

La mujer, de 45 años de edad, tiene una discapacidad en su mano izquierda desde su nacimiento, y por este motivo ha sufrido discriminación al momento de querer conseguir un empleo para poder apoyar a su esposo en el sustento del hogar.

Demetria sólo ha podido conseguir empleos de limpieza, pero detalló que es un trabajo con un sueldo muy bajo y no cuenta con las prestaciones necesarias que ella necesita.

“Logramos sacar esta casa, pero con lo que le quitan y luego el mandado, no se puede y luego yo me siento mal porque estoy discapacitada, yo voy y consigo trabajo y me rechazan, me han discriminado por mi mano, donde he trabajado es de limpieza pero no es el mismo sueldo ni las prestaciones”, explicó.

Diario Omar Morales / El Diario de Juárez | Demetria desea construir un cuarto para su mamá y su hermano

El matrimonio habita desde hace tres meses una casa, que sacaron a crédito y continúan pagando, en la calle Jardines de Palermo del fraccionamiento Jardines de Roma, donde viven junto a su hija de 12 años.

Actualmente la madre de Demetria, la señora María Guadalupe Barrandey Rubio, y su hijo Francisco Carreón Barrandey, quien padece Síndrome de Down, se encuentran viviendo en la casa, donde el único ingreso es el del marido de la mujer, quien además tiene complicaciones en su salud.

Demetria decidió alojar a su madre en su casa luego de que enfermara de gravedad, pues su vivienda tiene afectaciones en el techo y piso que la hacen un sitio peligroso para la abuela, de 63 años, y su hijo Pancho, como le dicen de cariño.

Doña María Guadalupe, después de muchos estudios, fue diagnosticada con un cuadro fuerte de anemia y por su avanzada edad no puede caminar; por eso se mantiene sentada en el sofá, donde disfruta de las noticias junto a su hijo mientras su hija les prepara frijoles para comer.

Ante las carencias que enfrenta la familia, Demetria sólo les pudo ofrecer a su madre y a su hermano una cama pequeña para que duerman, pero si tuviera la posibilidad desearía “poder tener un hogar para mi mamá, un lugar donde yo vea que está a gusto porque las camas que tengo están pobrecitas”, mencionó.

En una de las ventanas de la casa la familia tiene su árbol de Navidad, con el que mantienen viva la ilusión y esperanza de poder pasar esta fecha juntos, aunque no haya regalos y la comida sean frijoles o algún guisado.

La mujer sueña con tener los recursos necesarios para construir un cuarto en la parte de atrás de su casa para que su mamá y su hermano puedan estar cómodos, aunque sabe que es un sueño difícil de cumplir, pues tampoco ha tenido para costear una lavadora.

Pancho tiene la ilusión de celebrar la Navidad ya que nunca ha recibido un regalo en estas fechas, y aunque casi no se le entiende cuando habla, mencionó que todavía le emociona la temporada decembrina.

María Guadalupe necesita pañales talla mediana, cobijas y una cama, además de una despensa, ya que por su anemia requiere de una alimentación nutritiva. Su hijo Pancho utiliza ropa de talla grande y zapatos del número cinco.

Si usted desea apoyar a la familia, puede comunicarse al número de teléfono (656) 826-0964 o acudir a su domicilio, ubicado en la calle Jardines de Palermo número 4088 del fraccionamiento Jardines de Roma.