PUBLICIDAD

Juárez

No procesarán a militar por muerte de paseño

Determina FGR que elemento de la Sedena disparó en defensa propia; madre de la víctima buscará impugnar la decisión

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

jueves, 23 junio 2022 | 06:00

Omar Morales / El Diario de Juárez | La madre de Juan Carlos

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— Después de siete meses de investigación, la Fiscalía General de la República (FGR) determinó que el asesinato cometido por un elemento de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) en contra del paseño Juan Carlos Medina, de 18 años de edad, “no constituye un delito” por considerarse que el militar actúo en “legítima defensa”. 

“Me llegó la notificación en donde no se ejerce acción penal contra el soldado, siendo que hay pruebas y hay testigos, que no me pidieron, no me citaron con ellos; hay testigos en donde mi hijo nunca sacó ningún arma. El mismo investigador (de la FGR), cuando anduvimos recabando pruebas, me dijo que a mi hijo le habían dado en el costado, en lo que él volteó, y ahora me salen con que en el tórax”, denunció ayer su mamá, Karla Sáenz Reyes, quien dijo que buscará impugnar la decisión. 

PUBLICIDAD

Juan Carlos fue asesinado la noche del 19 de noviembre en las calles Francisco Villa y Tlaxcala luego de ingresar a México, presuntamente con dos armas de fuego calibre 9 milímetros (mm), por el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe, donde huyó de una revisión por parte de los elementos militares. 

Aunque se dijo que quien le disparó fue un elemento de la Guardia Nacional (GN), que está encargada de las revisiones en los cruces internacionales, la carpeta de investigación de la FGR identificada como FED/CHIH/JUA/0002040/2021 señala al militar de iniciales G. A. L. J. como un elemento de Sedena, no de la GN. 

De acuerdo con la investigación, Juan “empuñó y apuntó con un arma de fuego al elemento de Sedena (…) lo cual se considera una agresión real, esto hacia su persona, de lo cual dicho elemento tuvo que repeler dicha agresión, quedando justificada la misma ya que fue racional al desprenderse una ‘resistencia de alta peligrosidad’”. 

Exige justicia

Ayer, con la fotografía de su hijo plasmada en una playera negra a la altura del pecho y el documento firmado por el agente del Ministerio Público de la Federación, Víctor Manuel Parra Fabela, con fecha del 21 de junio de 2022, la madre llegó hasta el exterior de la FGR para exigir justicia. 

Narró que la semana pasada estuvo en la Ciudad de México para pedir el apoyo de la Secretaría de Gobernación, pero no fue recibida. También acudió a la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), cuyos visitadores le aseguraron que acudirán la ciudad para dar seguimiento al caso. 

“Esto lo voy a impugnar, porque no es justo. Yo les he dicho una y mil veces que a mí no me consta si mi hijo traía armas, y si las traía había otro método de, no matarlo, de detenerlo. Porque supuestamente la investigación es de que a mi hijo en la entrada del puente le habían agarrado un estuche con cargador, supuestamente. Entonces, el soldado que corrió atrás de él si lo detuvo, ¿por qué le disparó si sabía que esas armas iban sin cargadores?; o sea, ¿por qué va a matarlo? No se me hace justo esto, que no se ejerza acción penal en contra del soldado”, reclamó. 

No alcanzó a hablarles

Dijo que “Banano”, como le gustaba que le dijera su mamá, nació el 11 de julio de 2003 en El Paso, donde durante la pandemia comenzó a trabajar con su tío limpiando yardas, de lunes a viernes, para pasar los fines de semana con su familia y su novia en esta frontera.

Como cada lunes en la mañana, el 15 de noviembre Karla llevó al tercero de sus seis hijos al puente internacional Paso del Norte. Al despedirse ella le dijo: “Dios te bendiga, ‘apá”. Juan Carlos le contestó: “igual a ti, ‘amá”. No sabían que sería la última vez que se verían. 

Él regresaba a Ciudad Juárez los viernes en la noche. Siempre le hablaba a su hermana para que le pidiera un Uber al puente o para que fuera a recogerlo su mamá. El día de su asesinato no alcanzó a hablarles. 

De acuerdo con las autoridades, Juan Carlos huyó de una revisión de la Guardia Nacional en el puente internacional Paso del Norte, por lo que fue alcanzado y privado de la vida de un disparo. El agente federal que lo mató argumentó que el texano sacó una pistola y le apuntó. 

La madre reclamó que desde la muerte de su hijo, el militar nunca fue retirado de su cargo mientras era investigado. 

Sáenz Reyes exigió ver las cámaras de seguridad de la presidencia municipal, y afirmó que tampoco se le han regresado las pertenencias de su hijo. Dijo que aunque las autoridades le aseguraron que traía la cartera vacía, él traía cerca de 4 mil dólares que estaba ahorrando para comprarse un carro, y ese día le acababan de pagar su trabajo semanal. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search