Cuerpo fue hallado en tapias

No paraba de llorar: madre de bebé muerto

Fiscalía desconoce las causas del deceso del recién nacido

Staff/
El Diario de Juárez
martes, 10 septiembre 2019 | 06:00
|

“No paraba de llorar” fue la explicación que dio a policías ministeriales la mujer que arrojó a su propio hijo en unas tapias para deshacerse del cuerpo que envolvió en bolsas de plástico y metió en una maleta.

Así lo informó el fiscal de Distrito, Jorge Arnoldo Nava López, y agregó que la madre de 26 años no ha querido revelar qué le hizo a su hijo para que perdiera la vida, pero pruebas de patología lo habrán de descifrar, dijo.

La Fiscalía informó que la localización del menor fue el pasado 29 de agosto, aproximadamente a las 14:22 horas, en el cruce de la avenida Insurgentes y eje vial Juan Gabriel, dentro de una finca abandonada.

Nava dijo que informes iniciales presumen que la víctima tenía una edad de 15 días de nacido y la necropsia arrojó “causas indeterminadas” de muerte.

La autopsia no es concluyente y se espera el resultado de exámenes de patología y de química forense que determinarán la forma en que el niño falleció, comentó el funcionario.

Pero en la declaración que hizo la madre, localizada después de varios días de búsqueda, “dijo de manera espontánea que el niño no dejaba de llorar, sin poder establecer lo que ella le hizo, sólo menciona cómo se deshizo del cuerpo”, indicó Nava López.

La mujer fue declarada presa el sábado pasado luego de que se le ejecutó una orden de aprehensión. El próximo viernes se resolverá su situación jurídica en una audiencia de vinculación o no a proceso por el delito de inhumación clandestina e irrespeto a los cadáveres, dijo el fiscal.

Mientras la acusada, Mayra Sarahí Vargas Montoya de 26 años, está en prisión preventiva, la Fiscalía podría obtener los resultados de patología y química que pudieran confirmar un homicidio y acusar a la mujer por este delito, según dio a conocer el funcionario.


La consignan a Tribunal de Control

La mujer que presuntamente abandonó el cadáver de su hijo en unas tapias fue consignada a un Tribunal de Control y acusada de haber incurrido en el delito de inhumación. Un juez de Control ordenó que a la sospechosa se le practiquen un estudio neurológico para determinar si goza de salud mental o podría ser inimputable.  

La presunta responsable es Mayra Sarahí Vargas Montoya, de 26 años de edad, a quien se le impuso la medida cautelar de prisión preventiva por un año.

El cuerpo del menor de 15 días de nacido fue localizado el pasado 29 de agosto en un terreno ubicado en las calles Insurgentes y eje vial Juan Gabriel y al ser ingresado al Servicio Médico Forense (Semefo) se le asignó el número 1743/2019/37.

En una audiencia realizada el domingo pasado y presidida por juez de Control Luis Hernández Zúñiga, dos agentes del Ministerio Público (MP) adscritas a la Unidad de Delitos Contra la Vida de la Fiscalía estatal la acusaron de haberse deshecho del cuerpo de del bebé.

El delito de inhumación, exhumación y respeto a los cadáveres o restos humanos está contemplado en el artículo 202 fracción I del Código Penal del Estado de Chihuahua y señala “se impondrá prisión de seis meses a dos años o de 30 a 90 días multa” y la fracción I refiere “oculte, destruya o sepulte un cadáver, feto o restos humanos, sin la orden de la autoridad que deba darla o sin los requisitos que exijan el Código Civil o las leyes especiales”. 

En la diligencia del lunes el juez ordenó que se realice un estudio neurológico y otro psiquiátrico a la sospechosa para que determinen sí presenta alguna afectación psicológica tanto permanente como transitoria, y en caso de ser así sería juzgada como inimputable es decir, el caso llegaría a juicio oral y se buscaría imponerle una medida de seguridad no un castigo 

El juzgado de Control también fijó otra audiencia para el próximo jueves a las 13:00 horas a fin de determinar si vincula o no a proceso a la sospechosa.