Juárez
Llega primer cuerpo a Juárez

‘No merecía morir de esa manera’

Dan último adiós a la maestra Elsa; había vencido al cáncer

Carlos Sánchez/El Diario de Juárez

Mayra Selene González
El Diario de Juárez

jueves, 08 agosto 2019 | 10:02

Ciudad Juárez— La maestra Elsa Márquez acababa de bajar de su automóvil y se dirigió a una de las tiendas ubicadas frente a las cajas de Walmart, cuando su esposo Antonio de la Mora y su hijo Pablo escucharon detonaciones.

Ellos voltearon a la entrada principal y vieron a un hombre armado ingresar al lugar. Pablo bajó para dirigirse a la tienda y Antonio movió el carro, pero poco pudieron hacer: Elsa se había convertido en una de las víctimas.

“No lo merecía, no merecía morir de esta forma”, dijo Adrián Valverde, allegado a la familia.

El cuerpo de Elsa arribó ayer a esta ciudad para que sus seres queridos puedan darle el último adiós, siendo la primera de las víctimas mexicanas de la masacre cuyo cuerpo es traído al país.

“El mensaje que ella quisiera darle a la gente es que este tipo de cosas no tienen por qué estar sucediendo”, expresó Adrián después de que el cuerpo de la docente ingresó a la capilla de Recinto de la Oración, donde se realizaron sus servicios fúnebres.

Narró que la mañana del pasado sábado Antonio y su hijo Pablo se dirigían a llevar a Elsa al aeropuerto de El Paso, pero antes llegaron a Walmart de Cielo Vista. “Se iban a bajar los tres, pero finalmente bajó sólo ella rápido y en cuestión de segundos sucedió lo que sucedió”.

“Le gustaba escuchar a Silvio Rodríguez, le encantaban los niños, era una excelente persona, siempre la admiré mucho, una persona sobreviviente, eso es lo más lamentable, sobrevivió al cáncer y vino a morir en manos de un estúpido supremacista alentado por otro”, expresó Adrián, familiar de Antonio de la Mora, esposo de Elsa.

Dijo que la familia no guarda resentimientos. “Yo veo a Toño y a Pablo y no tienen coraje, están tristes, pero no con coraje ni resentimientos”.

Ruth Vargas Márquez, prima de Elsa, la recuerda como una mujer alegre y guerrera, que siempre tenía una sonrisa para todos.

“El legado que deja ella es de amor y de servicio. Ella fue maestra toda su vida, viene de una familia de maestros, siempre al servicio de los demás”, expresó. 

Añadió: “La pregunta que nos debe de dejar su partida es ¿qué estamos haciendo con nuestros niños y con nuestros jóvenes?, que es por lo que Elsa siempre luchó, por los niños, por darles educación y una vida mejor; es un llamado a la unión y a darnos cuenta que es el amor el que va a hacer el cambio”.

A la capilla llegó el rector de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ) Juan Ignacio Camargo Nassar, quien se solidarizó con la familia de la docente.

“Venimos a acompañar a un amigo, a un maestro, compañero, en estos momentos tan difíciles para él, ahorita solamente vengo como amigo a darle el pésame”, mencionó con el respecto al doctor Antonio de la Mora, catedrático de la universidad.

También arribó el presidente municipal Armando Cabada y su esposa Alejandra Carrillo. 

mgonzalez@redaccion.diario.com.mx