Juárez

No existen bases de datos sobre personas no localizadas

En la fronteras hay una fuerte presencia y control territorial de múltiples grupos del crimen organizado, señala el informe ‘Desapariciones en las Rutas Migratorias’

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 11 octubre 2021 | 06:00

Cortesía

Ciudad Juárez— Sin bases de datos consolidadas sobre la desaparición de migrantes, por parte de autoridades o sociedad civil, la desaparición es un fenómeno presente durante todo el desplazamiento por México, principalmente en las entidades fronterizas con Estados Unidos, en donde existe una fuerte presencia y control territorial de múltiples grupos del crimen organizado, señala el informe “Desapariciones en las Rutas Migratorias”, del Grupo Regional sobre Riesgos, Emergencias y Desastres para América Latina y el Caribe (Redlac). 

De acuerdo con el Proyecto Migrantes Desaparecidos de la Organización Internacional para las Migraciones (OIM), la organización 1800Migrante.com y publicaciones de familiares en redes sociales, al menos 212 migrantes mexicanos y extranjeros han muerto o se encuentran desaparecidos en el Estado de Chihuahua desde 2014, entre ellos el grupo de aproximadamente 13 personas que fueron privadas de la libertad el 25 de septiembre en una brecha entre Coyame del Sotol y Lomas de Arena, cuando buscaban cruzar hacia Estados Unidos. 

Según el informe de la Redlac, el grueso de sus registros de muertes y desapariciones de migrantes refieren a hombres con edades entre 18 y 50 años, procedentes de México, Guatemala, Honduras y El Salvador. 

“En el norte del país sobresalen todas las entidades fronterizas, conocidas por tener una fuerte presencia y control territorial de múltiples grupos del crimen organizado. En esta región las muertes y desapariciones están asociadas a casos de secuestro extorsivo, uso de las personas migrantes en el transporte forzado de mercancías ilegales hacia Estados Unidos, trabajo forzado en campos de cultivo de mariguana y amapola, mano de obra para acciones delictivas; y también labores de limpieza, vigilancia y control de otras personas migrantes concentradas en casas de seguridad”, destaca la organización internacional. 

Aunque las muertes y desapariciones son más evidentes en las zonas fronterizas con Estados Unidos, éstas ocurren en cualquier punto de las rutas migratorias por donde cruzan las personas migrantes sin contar con los recursos necesarios, principalmente económicos, para lograrlo exitosamente, señala la Redlac. 

Pero “esto provoca que mapear los puntos con mayor prevalencia en muertes y desapariciones de migrantes sea una tarea complicada y cuyos resultados tienden a ser acotados y tener una vigencia breve, situación a la que se suma que no todos los familiares de personas migrantes desaparecidas interponen una denuncia ante las autoridades”. 

Según Gabriela Martínez, Investigadora de la Universidad Autónoma Metropolitana, experta en el tema de desapariciones, también hay casos que ocurren en esta región que son consecuencia del abandono de las personas migrantes en el desierto y/o montañas por parte de traficantes quienes, además, tienen acuerdos con el crimen organizado para entregarles a personas migrantes que pueden serles útiles para explotación laboral o sexual, agrega el reporte. 

Como respuestas, en 2017 del Gobierno de México promulgó la Ley en Materia de Desaparición Forzada de Personas, Desaparición Cometida por Particulares y del Sistema Nacional de Búsqueda de Personas (LGMDFP), en 2018 se nombró al primer Comisionado Nacional de Búsqueda y dijo haberse comenzado a implementar la ley; sin embargo, fue hasta 2019 cuando se dio a conocer el Plan para su implementación. (Hérika Martínez Prado)

close
search