Juárez

Necesario políticas para desplazados por violencia

Del 2010 al 2015 se registraron más de 136 mil personas con esta problemática

Archivo / El Diario

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 05 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Tras más de 136 mil migrantes desplazados por la violencia de 2010 a 2015 de ocho municipios del Estado, y el paso de miles de mexicanos hace unos meses por esta frontera, la investigadora de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef), María Inés Barrios de la O, destacó la necesidad de que se generen políticas, estrategias y acciones encaminadas a la atención a esta población, así como estrategias encaminadas a fortalecer la seguridad pública. 

Lo anterior durante el Seminario del Cuerpo Académico Sociedad y territorio del Estado de Chihuahua “Migración forzada y solicitantes de asilo en Chihuahua”, organizado por El Colegio de Chihuahua (El Colech), en el que la investigadora dio el tema “Reconfiguración dinámica migratoria de municipios de Chihuahua a causa de la violencia e inseguridad pública”. 

Mientras que antes Ciudad Juárez era un espacio de tránsito para personas, no solamente del interior del país sino migrantes internacionales, que utilizaban esta frontera para tener como destino los Estados Unidos 

“Esta dinámica se ve reconfigurada a partir de un contexto de violencia, particularmente a partir de 2008 con una nueva administración federal encabezada por Felipe Calderón se desprende una estrategia nacional para combatir el crimen organizado”, apuntó Barrios de la O.

A partir del contexto de violencia, con un incremento de índices delictivos, principalmente el aumento de homicidios, se hizo una análisis de la dinámica migratoria, en la que el Estado dejó de ser un polo de atracción para migrantes y vivió un aumento de la emigración, debido a quienes huyeron por la violencia, que dio como resultado un saldo neto migratorio negativo.

“Se estaban yendo más personas que las que estaban llegando. De 2010 a 2015 se identificaron más de 136 mil 786 personas de ocho municipios que se fueron, los cuales también tenían una distribución espacial característica”, principalmente Juárez y siete municipios al suroeste, del llamado triángulo dorado, donde se desarrollan actividades ilícitas relacionas con el narcotráfico, señaló. 

A partir del incremento de homicidios el saldo neto migratorio era más negativo, “desde el enfoque del desplazamiento forzado interno esto se entiende porque son contextos de violencia donde las personas lo que buscan es resguardar su integridad física dejando estos municipios”, apuntó. 

La integrante del Grupo Interdisciplinario en temas de Migración destacó que no solo son migrantes económicos, sino que se trata de desplazamientos forzados internos.

Evidenció además “la falta de indicadores y registros que reflejen la realidad del fenómeno, la inexistencia de protocolos de actuación de los tres niveles de gobierno urgente, para la generación de políticas y estrategias y acciones encaminadas a los desplazados internos y estrategias encaminadas a reforzar la seguridad pública”.

También señaló la falta de información sobre la ruta de atención para su reconocimiento como víctimas, así como la necesidad existente del reconocimiento de la figura de desplazado forzado interno a través de marcos normativos como lo puede ser la Ley General sobre Desplazamiento Forzado Interno en México.