Narra testigo cómo operaba pareja acusada de homicidio

Durante el jucio reveló que había visto un morral verde con ropa ensangrentada

Staff/
El Diario de Juárez
viernes, 11 octubre 2019 | 06:00

Una testigo narró a un tribunal cómo “operaba” una pareja acusada de haber matado al menos a dos mujeres con el propósito de robarles sus vehículos de reciente modelo. El juicio oral se sigue por una de las víctimas hallada en el 2016 en la acequia Madre, Susana Corpus.

Los acusados son Mayra Anette Villarreal Ibarra e Ismael González Rodríguez.En la denuncia presentada por Ministerio Público (MP) adscrito a la Fiscalía de Género se estableció el 26 de mayo del 2016 Susana Morales Corpus salió de su casa, ubicada en el fraccionamiento Hacienda Las Torres, a bordo de un Jeep Compass de color rojo, modelo 2008 y placas 227SFB9, pero ya no regresó como habitualmente lo hacía.

La Fiscalía también estableció que entre los días 27 y 29 de mayo del 2016 en un lugar aún no identificado, Mayra Anette e Ismael asfixiaron a la víctima con un lazo y después depositaron el cadáver en la acequia.

Ante la mirada de los acusados y en un ambiente muy tenso, la testigo respondió una y otra vez que no recordaba nada de lo que ella declaró ante el MP. Pero el fiscal a cargo del caso le fue mostrando la declaración de ella y así fue obteniendo la información. 

La testigo, cuya identidad quedó bajo reserva judicial, señaló que Mayra es su amiga y hace años la visitaba en su casa de forma frecuente para bañarse, cambiarse de ropa y platicar. Además expuso que Mayra le confió que ella y su pareja “andaban en cosas malas”, que se dedicaban a robar tiendas, a taxistas y también vehículos que se movían de extremo a extremo, desde la avenida De las Torres hasta Anapra. 

En uno de los ejercicios de “refresco de memoria” el fiscal llevó a la testigo a confesar que en una ocasión Mayra fue a su casa a bordo de una camioneta Jeep Compass de color rojo, cuatro puertas y vidrios polarizados y ella la acompañó a vender las llantas de ese mueble.

“Llegó a pedir que si la acompañaba a un mandado a la Carlos Amaya. Fuimos, ahí la esperamos como dos horas yo y mis niñas… iba a vender las llantas de la camioneta, nos dejó en unas segundas”, dijo la testigo. Al continuar preguntando, la mujer no tuvo otra opción que revelar que había visto un morral verde con ropa ensangrentada y chácharas, entre éstas estambres o hilos para hacer pulseras. 

Durante la declaración de la testigo, el Tribunal le llamó la atención a Ismael González porque estaba mal sentado y dirigía su vista a la testigo, quien por momento mantuvo la vista hacía el piso y a cada pregunta dijo no recordar pero se vio obligada a leer la declaración que hace años rindió ante la representación social.

Los familiares de la víctima ya rindieron declaración ante los jueces al igual que varios peritos, entre ellos un genetista quien refirió que en la camioneta propiedad de la víctima se halló sangre de Ismael González Rodríguez así como documentos a nombre de él y de Mayra Anette.

La expareja sentimental de Mayra Anette, cuya identidad quedó bajo reserva judicial, ya fue presentada a este juicio oral número 264/2018 y declaró que el 26 de mayo 2016 entre 6:00 y 7:00 de la tarde ella fue a su casa ubicada en la colonia Periodista, y le pidió que le vendiera o prestara una camisa y antes de irse le dijo que no se asomara porque iba acompañada. Pero él se asomó y pudo ver que Mayra iba manejando una camioneta guinda e iba acompañada de un hombre. Al parecer la mujer guiaba el vehículo de la víctima. 

El MP también desahogó la declaración de la dueña de una tienda de abarrotes quien afirmó que el 26 de mayo a las 6:00 de la tarde, Susana fue a su negocio localizado en la colonia Hacienda de Las Torres, a comprar pan e iba acompañada de una mujer, reconociendo a Mayra como la acompañante de la víctima.