Juárez

Mujer chihuahuense, al mando de CILA

Carolina Reséndez llegó hace 23 años a la Comisión por un anuncio en el periódico; a partir de mañana la presidirá

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 17 octubre 2021 | 10:26

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Ciudad Juárez.- Tras haber fungido como subdirectora del área de Ingeniería y como especialista principal del área de Operaciones, Adriana Beatriz Carolina Reséndez Maldonado será ahora quien lleve las riendas de la Comisión Internacional de Límites y Aguas (CILA) en México, siendo la primera mujer chihuahuense en estar al frente de dicho organismo.

Durante más de 120 años, México y Estados Unidos han encomendado a la CILA la vigilancia y aplicación de los tratados y convenciones sobre límites y aguas, así como regular y ejercer los derechos y obligaciones asumidos bajo dichos convenios.

Este organismo internacional está integrado por una sección mexicana y otra estadounidense, y cada una de ellas está dirigida por un comisionado designado por el presidente de su respectivo país.

Reséndez Maldonado es originaria de la ciudad de Chihuahua, sin embargo, desde 1994 radi

ca en el municipio de Juárez y desde 1998 es miembro activo de la CILA, donde ha desempeñado diferentes cargos a lo largo de 23 años de trayectoria.

La nueva comisionada es egresada de Ingeniería Civil por la Universidad Autónoma de Chihuahua (UACH), donde también realizó la maestría en Recursos Hidráulicos de las Zonas Áridas, con especialidad en Uso y Calidad del Agua.

“Llegué en el 94 aquí a Juárez, nos vinimos con mi familia y mis hijos; mi papá tenía unas farmacias en la frontera y estuvimos trabajando con él algunos años, hasta que en el 98 entré a la comisión. Llegué por un anuncio en el periódico donde solicitaban un ingeniero y pues era mi perfil, me hicieron una entrevista e ingresé como subdirectora del río Colorado”, comentó.

Durante 20 años, Adriana Beatriz Carolina desempeñó el cargo de subdirectora, y enfrentó diferentes retos, algunos de ellos relacionados con la potencial escasez de agua en la cuenca del río Colorado, lo que requirió de la firma de diferentes acuerdos binacionales y de cooperación para hacer frente a la problemática.

Posteriormente fue designada como ingeniera principal del Área de Operaciones, donde se le dio seguimiento a las entregas de agua de los ríos Colorado y Bravo, así como al mantenimiento de presas internacionales como la Morelos, Amistad y Falcón.

El Diario (ED): Lleva usted un largo camino recorrido dentro de CILA. ¿Qué opinión tiene del servicio profesional de carrera?

Adriana Reséndez (AR): “Toda mi carrera profesional la he ejercido aquí, creo que esa parte es lo que ha hecho tan sólida a esta institución, la gente que trabaja en la comisión son personas que llevan mucho tiempo y son muy valiosas, los temas que aquí se abordan son únicos, es la razón por la que no hay ese tipo de movimientos en las áreas”.

Respecto a los planes con los que cuenta el organismo para enfrentar una posible sequía en la frontera, Reséndez indicó que en el caso del río Colorado, se cuenta con toda una estrategia de contingencia binacional, donde se indican los volúmenes y acciones a implementar para enfrentar el problema, destacando los proyectos de modernización en el Valle de Mexicali.

El verdadero reto radica en el río Bravo, pues aun cuando se encuentra establecida el Acta 325, firmada en octubre del año pasado y donde se marcan medidas para concluir el ciclo de entregas de agua sin faltante, proporcionar apoyo humanitario para el abastecimiento municipal de agua de las poblaciones mexicanas y definir mecanismos de cooperación futura, existe un grupo de especialistas en la materia que sigue revisando todos los escenarios para buscar una solución al problema de escasez.

ED: ¿Se imaginó en algún momento hace 23 años, cuando llegó por un anuncio en el periódico, que llegaría a presidir la CILA?

AR: “Cuando empecé, al principio, no. Creo que cuando comencé a soñar con esto fue cuando me nombraron ingeniera principal, y pues ahora estoy muy agradecida con la Cancillería por el nombramiento”.

A mediados de septiembre, el secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard Casaubón, hizo oficial la designación de la chihuahuense asegurando que la nueva funcionaria haría uso de sus capacidades para procurar el bienestar de las poblaciones fronterizas, así como para garantizar la observancia de los compromisos de México en el seno de la CILA y velar por el cumplimiento del Tratado de Distribución de Aguas de 1944.

ED: Es la primera mujer en presidir este organismo, y también por primera vez una mujer dirigirá la sección de Estados Unidos. ¿Esto refuerza la relación binacional o qué dinámica es la que se implementará?

AR: “El mundo está cambiando, pero existe una visión conjunta en donde no podemos dejar fuera a nuestra contraparte en el vecino país; compartimos un objetivo, trabajar con la gente que tenemos y que ha hecho carrera en esta institución. La comisión siempre ha colaborado conjuntamente y hemos platicado con la comisionada en El Paso para implementar proyectos en beneficio de ambos lados de la frontera, para eso fue creada la CILA”.

La funcionaria explicó que el organismo como institución binacional continuará trabajando de la mano con la International Boundary and Water Commission (IBWC), presidida por María-elena Giner, con la intención de atender de manera más oportuna los problemas relacionados con el límite de aguas en esta frontera.

Incluso, como parte de los trabajos en conjunto se encuentra la posibilidad de retomar el proyecto de construcción de un edificio completamente binacional en el área del norponiente de la ciudad, a la altura de la llamada ‘Casa de Adobe’, donde convergen los estados de Chihuahua, Texas y Nuevo México.

“La intención es que se puedan hacer operaciones conjuntas en la zona del monumento uno para fomentar esa relación binacional; por el momento sólo tenemos el diseño y estamos en pláticas para ver los permisos de construcción de ambos países. El edificio sería único en la región, ya que tendría acceso tanto de lado mexicano como del estadounidense”, afirmó.

ED: ¿Qué aspectos hay que mejorar dentro del organismo?

AR: “Siempre hay retos que enfrentar, los más importantes tienen que ver con el saneamiento fronterizo, la escasez… vamos a buscar solución a ellas con grupos de trabajo, ahorita están los mecanismos y hay avances en las mesas de colaboración. Ciertamente nos preocupa el tema de las descargas residuales al río Bravo en la parte estadounidense, pero también las que se hacen del lado mexicano, sobre todo en la zona de la Felipe Ángeles y Anapra, por lo que hemos sostenido pláticas con la JMAS para solucionar el problema”.

Sobre la relación que guardará con la actual gobernadora de Chihuahua, María Eugenia Campos Galván, Reséndez Maldonado aseguró que será de colaboración, pues incluso ya han mantenido contacto, mostrando interés por trabajar de manera coordinada.

Asimismo, la comisionada dijo percibir a Juárez como una gran comunidad, por lo que el objetivo primordial de la CILA será apoyar a la población fronteriza, mostrando la importancia de los recursos con los que se cuentan en la región, manteniéndose al pendiente de las entregas de agua, y conservar limpias áreas como el bordo y el río Bravo, para el beneficio de todos los que habitan en la región.

close
search