Juárez

Muestran apoyo a Alejandro Díaz

Aspira a gubernatura por el partido Fuerza por México

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez

Pável Juárez
El Diario de Juárez

domingo, 24 enero 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Ayer, simpatizantes del aspirante a la gubernatura por el partido Fuerza por México, Alejandro Díaz Villalobos, realizaron una caravana por el bulevar Manuel Gómez Morín para mostrar su apoyo al precandidato. 

Desde poco antes de la 1:30 de la tarde, alrededor de 20 vehículos se preparaban para salir de Plaza Primavera para tomar la Gómez Morín y posteriormente dirigirse por el Paseo de la Victoria hasta un predio ubicado frente a las instalaciones de Index.

En ese lugar se instaló una estructura tipo escenario, desde donde el precandidato emitió un mensaje a la militancia de ese partido.

“Venimos contentos por el acompañamiento que traemos, de gente que viene prácticamente de todo el estado, participantes de los pueblos originarios; aquí encontrarán la voz de la resonancia de los que han sido abandonados, estamos seguros de que por la fuerza por México todos saldremos adelante”, comentó en un breve mensaje.

Resaltó su perfil de brigadista médico, que ha recorrido todo el estado atendiendo la salud de migrantes y personas sin acceso a las instituciones de salud en comunidades alejadas y zonas marginales de las diferentes regiones del estado, así como su participación en diferentes iniciativas internacionales.

El pasado 20 de diciembre Díaz Villalobos realizó su registro oficial como precandidato a la gubernatura bajo la representación del partido Fuerza por México, de reciente registro.

“Ahí no van los improvisados”, dijo en su discurso, enfatizando en sus diferenciadores respecto de los candidatos de otros partidos políticos, y mencionó que ha recorrido por lo menos 50 municipios, en donde aprendió a escuchar a la gente directo desde sus necesidades.

“Chihuahua está dolido, está enfermo y necesita un doctor”, dijo Díaz, quien resaltó que Fuerza por México representa una nueva opción y fuerza política para comenzar a dejar de ver el futuro desde el espejo retrovisor, según las figuras retóricas de su discurso.