Juárez

Minimiza secretario asesinatos aquí

Homicidios van en aumento por quinto mes consecutivo

Staff / El Diario / Personal del Semefo llegó al sitio de una ejecución en la colonia Lindavista, el pasado primero de mayo

Sandra Rodríguez Nieto
El Diario de Juárez

sábado, 29 mayo 2021 | 06:00

Ciudad Juárez— Por quinto mes consecutivo, la cantidad de asesinatos en esta frontera presenta indicadores en aumento.

De acuerdo con datos de la Fiscalía General del Estado (FGE) y el seguimiento de este medio, hasta ayer por la tarde se habían cometido 129 asesinatos en esta ciudad, la cantidad mensual más alta en lo que va del año, que suma ya 588 víctimas.

Las últimas víctimas, registradas ayer, fueron dos hombres: uno encontrado muerto al parecer a golpes en la cabeza en un mercado de la colonia Emiliano Zapata, en el poniente de la ciudad, y otro asesinado a balazos en el interior de un domicilio en el fraccionamiento Parajes de San Isidro, en el suroriente.

De los crímenes registrados en lo que va de 2021, datos de la FGE actualizados hasta el jueves indican que un 85 por ciento ha sido clasificado por el Ministerio Público del estado como “delincuencia organizada”, que incluye casi todos los crímenes contra la vida registrados en esta ciudad salvo los cometidos con arma blanca o a golpes.

Como en otras ocasiones, el Gobierno del Estado –nivel al que le compete la investigación de los asesinatos– atribuyó al Gobierno federal la falta de cooperación en la investigación de este tipo de delitos atribuidos al crimen organizado.

Ayer, además, el secretario de Seguridad Pública Estatal, Emilio García Ruiz, cuestionó que la violencia en la entidad se mida sólo a partir de la cantidad de asesinatos, señalando que el resto de los ilícitos graves está bajo control.

“Necesitamos medir cinco delitos graves, y ahí Chihuahua se iría a media tabla, si no es que más abajo. (En una) comparación entre ciudades como Cuernavaca, con un índice de secuestros de 30 por ciento, en Juárez tenemos el uno o dos por ciento de secuestros, hay uno o dos al año”, dijo el funcionario.

“¿Qué es más grave para la sociedad en su conjunto: que secuestren empresarios o que se maten narcomenudistas entre ellos?”, agregó García.

La posición, sin embargo, ha sido cuestionada tanto por activistas como académicos y familiares de las víctimas entrevistados por este medio, quienes han apuntado a que esta narrativa oficial –de que la violencia es “entre ellos”– criminaliza a quienes son asesinados y busca diluir la responsabilidad del Estado de esclarecer los hechos.

“Lo ‘levantaron’ y a las tres horas lo habían matado, y es uno más en la lista de gente que muere aquí en Juárez. Fue un ‘encobijado’ que encontraron en Anapra”, dijo en entrevista anterior Jazmín Hernández, hermana de Fabián Hernández, asesinado a los 33 años en 2020.

“Y me da mucho coraje, porque Dios, toda la gente que conoce a mi hermano, en la Fiscalía, checaron antecedentes de él en todo sentido, y se dieron cuenta de que fue una injusticia lo que hicieron con él”, agregó entonces.

Los funcionarios estatales han insistido asimismo en que la Fiscalía General de la República (FGR) se mantiene ausente en la investigación de los delitos contra la vida que son atribuidos a la delincuencia organizada, así como de las redes criminales en general.

“El 80 por ciento que se cometen son del fuero federal y no hay investigadores del fuero federal en Ciudad Juárez, y mucho menos especializados en delincuencia organizada, y así como vamos no va a haber, porque al Gobierno federal no le interesa”, insistió ayer García Ruiz.

La vocera de la delegación estatal de la FGR en Chihuahua, Luz María Esqueda, no respondió ayer una solicitud de información sobre lo señalado por el Estado.

Los datos de FGE indican que en enero se cometieron 99 asesinatos, 112 en febrero, 122 en marzo y 126 en abril.

La clasificación de FGE

La información de la FGE indica que, dentro de los casos atribuidos a la delincuencia organizada, están los que se cometen con arma de fuego (un 67 por ciento del total), además de los que presenten alguna señal de violencia adicional –como mutilaciones– o alguna disposición del cuerpo que la dependencia enlista como “encobijados” o “entambados”, entre otras características.

Al respecto, las cifras oficiales actualizadas hasta el pasado jueves indican que al menos 123 presentaron alguna de las características señaladas, siendo el “encobijamiento” la más recurrente, con 59 casos en el año y 15 tan sólo en mayo.

“Las formas usadas para exhibir los cuerpos en ocasiones tienen un motivo. Los encobijados regularmente obedecen a la necesidad de arrojar los cuerpos en un lugar distinto a aquel en el que se llevó a cabo la ejecución; esto lo hacen para no ‘calentar’ su propio territorio”, dijo el fiscal general del Estado, César Augusto Peniche Espejel, en una respuesta enviada el jueves a una solicitud de información.

“Este mecanismo pudiera ser usado cuando hacen ‘limpia’ en sus territorios respecto de intrusos o independientes que se meten a distribuir drogas en las zonas que tienen controladas. Es una forma de trasladar los cuerpos y arrojarlos en un lugar distinto”, agregó el funcionario, que ayer no respondió sobre el alza de asesinatos.

srodriguez@redaccion.diario.com.mx