PUBLICIDAD

Juárez

Migrantes venezolanos, sin acceso a servicios básicos

Todavía tienen dificultad para acceder a alimentos, vivienda, educación y empleo formal en América Latina, informa ONU

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 13 septiembre 2023 | 11:58

Archivo / El Diario de Juárez

PUBLICIDAD

A pesar de los esfuerzos de los países de acogida para regularizar e integrar a las personas refugiadas y migrantes, más de cuatro millones de venezolanos siguen teniendo dificultades para acceder a alimentos, vivienda, servicios médicos, educación y empleo formal en lugares de América Latina, como Ciudad Juárez, y el Caribe, informó ayer la Organización de las Naciones Unidas (ONU). 

Durante el primer semestre del año, la Plataforma Regional de Coordinación Interagencial para los Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), la Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y la Agencia de la ONU para los Refugiados (Acnur) realizaron el Análisis de Necesidades de Refugiados y Migrantes (RMNA) 2023, el cual muestra que muchas personas venezolanas carecen en la región de medios de subsistencia estables, lo que dificulta su integración efectiva y su contribución a las comunidades de acogida.  

Más de cuatro millones de personas venezolanas luchan por cubrir sus necesidades básicas en las Américas y en medio de una crisis mundial y regional del costo de vida, corren un mayor riesgo de ser víctimas de abusos como la trata y tráfico de personas, el reclutamiento forzado y la violencia de género, alertó la ONU. 

En México, entre enero y junio de 2023 se realizaron dos tipos de encuestas a refugiados y migrantes de Venezuela: la primera consistió en 576 entrevistas, con un total de mil 340 unidades familiares, y la segunda con 776 participantes. En ambos casos, se realizaron en Ciudad Juárez, Tijuana, Tapachula, Tenosique, Reynosa y Matamoros.

Las principales necesidades prioritarias señaladas varían según el país y el contexto, así como entre las poblaciones en destino y en tránsito. En México, las principales barreras identificadas que impiden la educación fueron la falta de recursos económicos para comprar material escolar y uniformes, y pagar las tasas de las escuelas públicas. 

En una de las encuestas realizadas en las fronteras de México con Estados Unidos, 63 familias destacaron la necesidad de alimentos nutritivos. Debido a la inseguridad alimentaria se ven obligados a comprometer su salud y su situación nutricional. 

El 18 por ciento de los refugiados y migrantes venezolanos en destino y el 23 en tránsito tuvieron que recurrir a la mendicidad para satisfacer sus necesidades básicas, incluida la alimentación. 

El 35 por ciento de los entrevistados declararon que al menos un miembro de su familia padecía una enfermedad crítica o crónica. Pero a pesar de tener acceso a la atención sanitaria primaria, el 40 por ciento no habían podido acceder a la atención médica necesaria en México, principalmente debido a la falta de información.

El 30 por ciento de los encuestados afirmaron que cuando tenían un problema de salud, acudían al centro sanitario público más cercano, mientras que el 26 por ciento acudía con alguna organización no gubernamental y el 23 por ciento a un hospital. Sin embargo, aproximadamente el 20 por ciento dijo que no buscaría atención médica en absoluto. 

Faltan opciones 

de transporte

La mayoría declaró que su principal medio de transporte es a pie (60 por ciento), seguido del transporte público formal como los autobuses (45%) y los servicios informales de autobús o servicios turísticos (25%).

En México, la falta de opciones de transporte seguras y accesibles hace que los migrantes en tránsito estén expuestos a riesgos como la trata de personas, el tráfico y la explotación.

Además, casi la mitad (47%) de los venezolanos encuestados declararon haber sufrido discriminación durante su viaje para llegar a México. Y la mitad dijeron haber sido detenidos por autoridades o agentes privados. 

La ONU señaló que el apoyo a las comunidades de acogida también sigue siendo urgente, ya que los países de la región necesitan urgentemente una mayor financiación. Nuevos aportes pueden salvar vidas y ofrecer oportunidades duraderas de estabilización e integración a millones de personas refugiadas y migrantes, incluidas aquellas personas de otras nacionalidades que se encuentran en tránsito, y evitar así que emprendan viajes peligrosos. 

“Más medidas de residencia regulares y una mayor inversión en soluciones duraderas en materia de medios de vida y educación, que beneficien también a las comunidades de acogida, son fundamentales para la autosuficiencia y la inclusión”, destacó. 

Según cifras oficiales y estimaciones reportadas por los países de acogida y compiladas por la Plataforma R4V, a agosto de 2023 había más de 7.7 millones de personas refugiadas y migrantes procedentes de Venezuela en todo el mundo. Más de 6.5 millones de ellas han sido acogidas en 17 países de América Latina y el Caribe.  

De acuerdo con las estadísticas del gobierno de Estados Unidos, en el Sector El Paso de enero a julio fueron procesadas un total de 233 mil 031 personas, tanto por los oficiales de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP) en los puertos oficiales de entrada a su país  como por los agentes de la Patrulla Fronteriza, 14.19 por ciento de procedencia venezolana.

Un total de 23 mil 244 venezolanos fueron detenidos después de haber cruzado el río Bravo/Grande y 9 mil 842 a través de un puerto oficial de entrada. 

En Ciudad Juárez, el flujo venezolano hacia Estados Unidos inició hace un año, y debido a las políticas migratorias de ambos países, miles han permanecido varados en espera de poder cruzar la frontera. 

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search