Juárez

Migrantes mexicanos hacen fogatas con corteza de árboles de El Chamizal

Su objetivo es protegerse del frío, pero debido al daño sufrido, las palmeras tendrán que ser remplazadas

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez
Carlos Sánchez / El Diario de Juárez
Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

viernes, 25 octubre 2019 | 17:44

Ciudad Juárez— Con el fin de protegerse del frío y preparar sus alimentos, los migrantes mexicanos que acampan en el parque El Chamizal hacen fogatas con la corteza de los árboles, los cuales debido el daño sufrido tendrán que ser reemplazados, “aunque estos ya cumplieron su vida útil”, informó el director de Parques y Jardines del municipio, Edmundo Urrutia.

“El daño a esa parte de la corteza de las palmeras es algo delicado, eso ya no se puede reparar, es la base de la estructura, es muy importante; la solución es un esquema de reforestación… Obviamente no es correcto, pero no lo hacen de forma dolosa, lo hacen para calentarse del frío”, explicó el funcionario municipal.

De acuerdo con el funcionario municipal esas palmeras y olmos ya cumplieron con su vida útil, que es de aproximadamente 30 años. Y cuando los migrantes se retiren del parque serán reemplazados.

“Les abrimos los baños las 24 horas, les hemos facilitado hasta un esquema de seguridad con rondines de Seguridad Pública, ellos no han querido ser reubicados a los albergues, creen que si se van a un albergue pierden su oportunidad de cruzar (a Estados Unidos), lo malo es que cuando alguien se está congelando va a tratar de calentarse a como de lugar”, apuntó.

Se trata de cientos de mexicanos desplazados principalmente de la violencia que se vive en comunidades de Michoacán, Zacatecas y Guerrero, donde aseguran que han sido víctimas de delitos como secuestros, extorsiones y amenazas del crimen organizado, por lo que buscan el asilo político en Estados Unidos, en muchos de los casos desde hace hasta un mes.

De acuerdo con estimaciones de la Cruz Roja, hasta ayer permanecían alrededor de 2 mil 900 personas junto a los puentes internacionales Paso del Norte- Santa Fe, Córdova-Américas y Zaragoza-Ysleta, más del 60 por ciento de ellos menores de edad.

En los tres campamentos que permanecen en los puertos de entrada a Estados Unidos, los propios migrantes se han enlistado y se han organizado para poder subsistir, en casas de campaña y lonas de plástico, tras negarse a dormir acudir a albergues.

Junto al también llamado “Puente Libre”, los migrantes optaron por acampar en El Chamizal, donde de acuerdo con el director de Parques y Jardines, además del corte de ramas de los árboles y la corteza de las palmeras “han dañado el pasto, pero no lo han destrozado”.

El funcionario aseguró que una vez que se retiren los migrantes, El Chamizal se podrá recuperar en dos o tres semanas, con la atención al pasto y el reemplazo de los arboles dañados. 

“Estas palmeras y los olmos tienen muchos años, pero tenemos un esquema de reforestación, aseguró Urrutia. 

También destacó que en el caso de que se detecte que las palmeras que están siendo utilizadas como leña representen un riesgo para los migrantes se delimitará la zona y se evitará que las personas continúen cerca para que no afecte su integridad física.