Migrantes buscan vías cada vez más peligrosas para cruzar a EU

Debido al operativo de la Guardia Nacional en el río Bravo, los extranjeros optan por nuevas alternativas

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
jueves, 11 julio 2019 | 22:31
Archivo / El Diario |

Ciudad Juárez— Debido al operativo de la Guardia Nacional en el río Bravo, los migrantes están buscando otras maneras de llegar a Estados Unidos, como el desierto de Jerónimo; donde una mujer ya perdió la vida y al menos 18 personas más han sido rescatadas.

“El estar apoyando a rescatar a migrantes de las manos de la delincuencia organizada yo creo que está teniendo efectos, pero a la vez nos preocupa porque ya están buscando maneras de cómo llegar por otras vías que pueden ser más peligrosas”, informó ayer el director de Derechos Humanos del Municipio, Rogelio Pinal Castellanos. 

El director del albergue Casa del Migrante, también lamentó que haya muertes en el desierto debido a que los migrantes tienen que buscar otras maneras de cruzar, al tratar de esquivar a las autoridades para no ser deportados.  

“Definitivamente al poner estos muros o el poner esta Guardia Nacional, la gente tiende a irse a otros lugares, pero nosotros somos desierto, lo que pone en riesgo sus vidas”, dijo el sacerdote Francisco Javier Calvillo, quien lamentó que el pasado jueves 4 de julio una mujer de origen hondureño haya sido encontrada sin vida en el desierto del ejido de Jerónimo, en la frontera con Santa Teresa.

Según datos de la Fiscalía General del Estado, el cadáver de la mujer entre 25 y 30 años de edad, fue encontrado junto a un matorral, a tres kilómetros al sur del Puente Internacional Jerónimo-Santa Teresa.

La víctima, a quien no se le apreciaron huellas de violencia, fue descrita como de tez blanca y complexión robusta, y vestía un pantalón de mezclilla azul, una playera rayada azul con blanco y tenis negros.

Aunque oficialmente no ha sido identificada, personal de la Fiscalía confirmó que entre sus pertenencias se encontraron identificaciones de Honduras a nombre de “Rosa”.

“Sí tenía una botella de agua, pero estaba muy caliente por lo que no pudo hidratarse”, lamentó el sacerdote sobre la mujer quien fue encontrada muerta aparentemente cuatro días después de su muerte, a causa de un infarto agudo al miocardio.

Los migrantes también han tenido que buscar otros puntos de cruce, como el Valle de Juárez, dijo Calvillo sobre uno de los puntos más violentos de la región.

La tarde del jueves 4 de julio el Instituto Nacional de Migración (Inami) informó a través de Twitter que Grupo Beta “realizó labores de búsqueda en el desierto de Santa Teresa en Chihuahua y rescató a 18 personas migrantes de varias nacionalidades”, a quienes “se les dio primeros auxilios al presentar cansancio extremo y deshidratación” y luego fueron trasladadas a un albergue.

Personal del Inami informó ayer que a principios de semana otra mujer embarazada fue rescatada por su personal en el desierto de Palomas, mientras que el 24 de junio fue encontrado el cuerpo de otra mujer hondureña, identificada ante la Fiscalía como Olma marina Trochez Pérez, de 43 años de edad, en una brecha a Samalayuca, a la altura del kilómetro 314 de la carretera Chihuahua a Juárez.