Juárez
Refuta hija versión de Fiscalía

‘Mi mamá no murió por monóxido’

Familiares reclaman inconsistencias en torno a la muerte de la mujer de 80 años en su casa

Cortesía / Angelita Chávez

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 26 diciembre 2020 | 10:21

Entre el dolor por su muerte y la incertidumbre de no saber cómo ocurrió, familiares despedirán hoy a Ángela Chávez Armendáriz, de 80 años de edad, quien el pasado domingo fue encontrada muerta dentro de su vivienda en el Infonavit San Lorenzo.

Aunque de acuerdo con la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género “Angelita” –como la llamaban sus vecinos– murió por inhalación de monóxido de carbono, el desorden y la sangre que encontró en la vivienda, así como el haberla encontrado semidesnuda, llena de dudas a su hija Diana Aguirre, quien pidió a las autoridades que no le den ‘carpetazo’ a la muerte de su mamá.

“No quiero que se queden las cosas así, fue muy cruel lo que le hicieron a mi mamá, fue muy cruel cómo la dejaron y por eso estoy dispuesta a que alguien vaya y vea cómo está toda la escena para que Fiscalía se mueva y haga las investigaciones necesarias”, dijo ayer quien el domingo 20 de diciembre, aproximadamente a las 4 de la tarde, encontró a su madre tirada en la sala, con la puerta del patio abierta.

Después de haber dado a conocer un comunicado oficial con la causa del deceso, personal de la Fiscalía explicó a El Diario lo mismo que le informaron a la familia, que se trató de una muerte accidental, algo de lo cual su hija todavía no está convencida.

La teoría de las autoridades es que “ella se marea en la andadera y cae en la mesa de centro, había unos floreros de cristal, se quiebran, se corta y ella se arrastra para pedir ayuda, pero está débil; traía papel de baño con lo que se limpió la sangre, en la mano”.

“Estaba abierto el gas cuando los familiares la encuentran. Sólo estaba desordenado donde ella cae, todo lo demás en orden”, “traía cortadas en los brazos donde se cortó al caer”, y cuando arribó la Fiscalía ya estaba contaminada la escena, se agregó.

Sin embargo, la hija decidió abrir ayer las puertas de la casa de su mamá para hacer una reconstrucción de lo ocurrido.

Al llegar la tarde del domingo a la vivienda ubicada en la calle Laguna de Términos, Diana, su esposo y sus hijos encontraron el candado puesto en la reja, el spring abierto y la puerta de madera cerrada, pero sin el seguro.

Al entrar, Diana encontró a su mamá tirada en el piso, con golpes, cortadas y sangre.

Su esposo iba atrás de ella y al ver a su suegra y el desorden en la sala subió rápidamente por las escaleras que están junto a la entrada para asegurarse de que no hubiera nadie en el segundo piso. Luego bajó y salió de la vivienda para retener a sus hijos afuera y evitar que vieran así a su abuelita.

Aunque ellos le pedían que le hablara a una ambulancia, al ver el color de su piel enseguida supo que ya estaba muerta, narró ayer.

“No olía a gas” y Diana no inspeccionó más la casa, se quedó sentada junto a la cabeza de su madre, a quien tapó con la bata rosa que utilizaba para estar en su casa, pero que esta vez no traía puesta.

“Es muy traumático, mi mamá estaba semidesnuda, tenía la pantaleta puesta y brassier a la cintura, abrochado, pero no tenía los tirantes puestos. La bata estaba tirada atrás de mí, del lado izquierdo. Es muy traumático”, relató para poder explicar las inconsistencias que existen en torno a la muerte de su madre.

Diana y su esposo negaron que ellos, los policías municipales o los vecinos hayan movido la escena, ya que ellos fueron los primeros en ingresar a la vivienda, donde la sangre todavía permanece por todo el piso, los jarrones de la mesa de centro estaban quebrados, por lo que aparentemente Angelita se cortó con ellos en varias partes del cuerpo.

Junto al teléfono su mamá tenía un pequeño altar con una biblia, la cual quedó en el piso –de acuerdo con las autoridades– al tratar de alcanzar el teléfono. Sin embargo, el sillón más grande había sido recorrido, y los cojines estaban en el piso, mientras que en el sillón más chico todo estaba revuelto.

En el piso todavía están tirados dos lentes de Angelita, unos dentro de su estuche y otros bajo un cojín, junto a recibos y servilletas tejidas manchadas de sangre.

Dos calentones están tirados, uno lleno de sangre junto a la mesa donde tenía su altar y donde fue encontrado su cuerpo. Y otro junto al sillón.

Tras llamar al 911 llegaron dos unidades de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal. Una pareja de agentes entró a la vivienda, la mujer policía se quedó parada junto a Diana y su madre y el hombre caminó a la cocina, y les dijo que una perilla de la estufa estaba abierta.

De acuerdo con la familia, cuando tenía mucho frío Angelita prendía la estufa. Sin embargo, la puerta del patio estaba abierta, a unos tres metros de la estufa, lo que les dificulta creer que se haya intoxicado.

“Las chapas de las puertas no estaban forzadas, quizá fue alguien conocido, a quien mi mamá le dio el pase”, se cuestiona Diana.

“Hay muebles quebrados, los cojines de los sillones en el suelo, vidrios por donde quiera, todo lleno de sangre, no es para que hubiera sido por un simple monóxido. Ellos dicen que se cortó con los vidrios, se ve como que hubo una lucha, parece como si hubiera estado huyendo de alguien”, dijo ayer su hija, quien optó por no limpiar todavía la vivienda de su mamá, con la esperanza de que las autoridades investiguen su muerte.

“Mi mamá cayó en la sala, algo cerca de la puerta, pero hay señas desde la cocina donde empezaron, donde hubo una discusión”, destacó, ya que dijo que acostumbraba tener el comedor pegado a un mueble de la cocina y cuando iban a visitarla le pedía a sus nietos que lo recorrieran.

Ayer, el yerno de Angelita mostró que el comedor estaba movido y había un cojín de una de las sillas sobre la mesa, entre otras cosas.

“O algo me quieren omitir o simplemente para cerrar la carpeta, dicen: es una señora de 80 años, nada más”, comentó su hija.

También dijo que debido a que hace tres años Angelita se cayó, utilizaba una andadera de ruedas para salir a la calle, un bastón para salir al patio y una segunda andadera para caminar dentro de su casa, la cual estaba ese día a media cocina.

Desde ayer se lleva a cabo el funeral de Angelita, cuya misa de cuerpo presente se llevará a cabo hoy a las 12 de la tarde en la iglesia de San Judas Tadeo, donde ella pertenecía a un grupo de adoración, y luego será enterrada ya que debido a que Diana les dijo a las funerarias que se trataba de un homicidio le comentaron que no podían incinerarla hasta que la Fiscalía culmine las investigaciones.

Las interrogantes

1. La Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM) informa que ‘Angelita’ murió por inhalación de monóxido de carbono

• Al arribar la familia a su casa, no olía a gas

•  Aunque sí era frecuente que la mujer encendiera la estufa cuando tenía frío, quedaba abierta una puerta que estaba a pocos metros

2. La teoría de las autoridades es que ‘ella se marea y cae en la mesa de centro, había unos floreros de cristal, se quiebran, se corta y ella se arrastra para pedir ayuda, pero está débil

•  Ella usaba andadera

•  El cuerpo fue hallado cerca de la puerta, pero hay señas de una discusión desde la cocina  

•  Muebles pesados están movidos

•  Detectan cojines en el piso

•  En un sillón chico todo estaba revuelto 

•  Hay muebles quebrados

•  Hay vidrios por donde quiera

• Todo está lleno de sangre, incluso encuentran manchas junto a recibos y servilletas tejidas 

•  En el piso hallan tirados dos lentes de Angelita, unos dentro de su estuche y otros bajo un cojín

3. Autoridades reportan contaminación de la escena

- Diana y su esposo negaron que ellos, los policías municipales o los vecinos hayan movido algo al encontrar el cuerpo

hmartinez@redaccion.diario.com.mx (Con información de Luz del Cármen Sosa)