Juárez

Aún paga lo que le robaron en Aras

‘Me prestaron 140 mil y ahora debo 162 mil’

Maestra pidió dinero a un banco para invertir en financiera que huyó a Panamá; ahora vive con estrés por las deudas

Sandra Rodríguez
El Diario de Juárez

jueves, 30 diciembre 2021 | 10:11

Staff / El Diario de Juárez | Las instalaciones locales de Aras se encuentran cerradas desde hace días

Ciudad Juárez.— Madre de tres menores de edad, divorciada, maestra de escuela pública federal y de 40 años, Karla narra que vio publicidad de la empresa Aras por primera vez en la feria Juárez, en septiembre pasado, tanto en uno de los conciertos como en un estand, en el que le dieron información en un folleto y le platicaron sobre la “colocación de capital” con rendimientos de entre 5 y 8.5 por ciento, respaldados por inversiones en minas y bienes raíces. 

Dudando por su falta de fondos, pero motivada por la experiencia de una amiga que le dijo que llevaba ya dos años invirtiendo desde Parral, Karla decidió entonces recurrir a la oferta que, al mismo tiempo, le hacía un banco comercial para que aceptara un préstamo de 140 mil pesos. 

“Es lo más triste”, dijo en entrevista. “Me platicó mi amiga y me dijo ‘te conviene: de los mismos dividendos vas pagando el préstamo, y al final te queda para ti’; acepté el préstamo del banco, 140 mil pesos, lo que nunca he tenido a la mano, y hablé al banco me dijeron que sí, que con poca tasa, y lo que me hizo de cotización la consultora era exactamente el pago del banco”, agregó. 

“Le dije (a la consultora) que era un préstamo; lo que se me hace más mal es que sabían desde septiembre que Aras tenía problemas; ella sabía que soy maestra del sistema federal, divorciada, que acepté el préstamo; me lo depositaron y yo fui y lo saqué con mucho miedo, le pedí a una compañera que me acompañara, y fui y lo llevé en efectivo a las instalaciones de Aras, frente al Hospital Ángeles”, agregó la entrevistada, que pidió no revelar su nombre. 

Como ella, planteó la diputada local María Antonieta Pérez, dentro de las y los afectados por Aras en Ciudad Juárez hay sobre todo población trabajadora, asalariada y profesionista, a diferencia de la ciudad de Chihuahua, donde la mayor parte se ubican entre el sector empresarial. 

“Lo que se dio mucho en Juárez es mucha clase trabajadora (…) Aquí hay muchos casos de gente que invirtió 10 mil o 20 mil pesos; me he topado con depósitos de 10 mil, 20 mil, 40 mil; la gran mayoría en Juárez, como que aquí la clase trabajadora se fue con la idea de poder invertir y son menos los empresarios que en la ciudad de Chihuahua”, dijo la legisladora. 

“Tal vez porque allá estaba la empresa, el centro de la operación era Chihuahua y con el glamour que desplegaron, con anuncios panorámicos, el corporativo se anunciaba en revistas de líneas aéreas y como que el impacto mental se dio más fuerte en Chihuahua”, mencionó.

Pérez Reyes, que reporta haber recolectado ya 600 casos de personas desfalcadas por Aras en Juárez dentro de los más de mil 700 que ha recibido en Chihuahua y otras entidades –y que señala integrará a una demanda civil colectiva–, informó también que otro sector ampliamente afectado en esta frontera son adultos mayores que invirtieron los recursos de sus jubilaciones o ahorros de toda la vida.  

También, dijo, hay empleados de maquiladoras que obtuvieron algún finiquito y, en menor medida, empresarios medianos y pequeños que invirtieron entre uno y hasta tres millones de pesos.  

Pero entre todos, afirmó la diputada, tienen en común el no conocer sobre el mercado de inversiones.

“Entre las mismas recomendaciones de la gente se fue dando el convencimiento, y la conclusión a la que llego es que el gran porcentaje de personas que entraron no sabe de inversiones, no sabe que un rendimiento de un 12 por ciento es imposible que lo genere un negocio lícito”, comentó. 

‘Es mucha angustia’

Ubicada en el segundo piso de Plaza Barrancas, en la entrada poniente de la arbolada avenida Campos Elíseos, la oficina de Aras en Ciudad Juárez le generó a Karla la confianza suficiente para conformarse sólo con un recibo a cambio del efectivo que había depositado. 

Fue el 4 de octubre pasado. “Quería el dinero porque mi hija cumple años el 2022, y quería hacerle una quinceañera. Entonces, por eso, pensé ‘con eso mismo, nomás lo saco de Aras y lo llevo al banco y pagamos’”, comentó. 

El siguiente 4 de noviembre, agregó, recibió el depósito pactado, por once mil 700 pesos. “Pregunté que si había problemas y dijeron que no, que todo estaba bien. (Pregunté) porque mi amiga me había dicho ya que el 15 de octubre no le pagaron, ella tenía 150 mil pesos invertidos y no se los pagaron, y fue cuando me habló el 4 de noviembre, y le dije que sí me habían pagado, y ahí me empezó a dar mucho miedo”, dijo.

“Y el 4 de diciembre fui a Aras y ya estaba cerrado, no había gente ahí, y hablé a la consultora y me dijo que tenían problemas y que pagarían en seis meses”, narró. 

Reunida con otros consultores de Aras que se sumaron a la demanda colectiva que impulsa Pérez Reyes, y quienes le informaron saber que la empresa ya no pagaría, Karla decidió entonces proceder con una denuncia ante la Fiscalía General del Estado (FGE). 

“Parecía que estaban de parte de Aras. Era un hombre y me dijo que por qué había invertido, que no iba a proceder, que era demanda civil, que no era fraude, que yo ya había aceptado, que no me habían robado nada, y yo le dije ‘¡usted haga una denuncia!, yo no tengo para pagar un abogado, vine aquí porque necesito que me ayuden, lo único que quiero es que me regresen la inversión”, se quejó. 

“¿Cómo me va a decir que no es fraude, si en el contrato me explicaron que me darían dividendos por mes, y que si había incumplimiento de parte de ellos, que pagarían interés? Y el ministerio público dándome a entender que no, y al último le dije ‘hágame la querella’ (…) Duré como cuatro horas y me dijo que me iban a hablar. Fue el 6 de diciembre y no me han hablado”, agregó.

Entrevistada con la condición de no revelar su nombre real, Karla explicó temer represalias o ser hostigada por la compañía, sobre la cual menciona creer que todavía es “muy fuerte” en Chihuahua.

“Uno trae problemas emocionales; ando bien estresada, porque el préstamo rebasa mi sueldo mensual; es mucha angustia, porque, como le digo al ministerio público, no quiero nada, sino que me regresen el dinero para ir a pagar al banco, porque ya debo mucho más: me prestaron 140 mil y ahora debo 162 mil”, agregó. 

Cuestionado sobre lo expuesto por la afectada, el vocero de FGE en Zona Norte, Oscar Márquez, señaló que “a todas y todos los quejosos se les atiende de forma profesional, puntual y con todas la atenciones”.

Principales afectados 

En Juárez

• Población trabajadora

• Profesionistas

• Empleados de maquila

• Adultos mayores que invirtieron sus jubilaciones o ahorros de toda la vida 

• En menor medida, empresarios medianos y pequeños  

En Chihuahua

• Integrantes del sector empresarial 

close
search