Juárez

Mató a padre e hijo para robarles dinero y drogas; lo sentencian a 50 años

Sorprendió a las víctimas jugando póker

Cortesía

Miguel Vargas
El Diario de Juárez

jueves, 27 mayo 2021 | 11:35

La Fiscalía logró una sentencia condenatoria contra de Eddy Cepeda y/o Eddy Lara, por el delito homicidio calificado, mismo que cometió en contra de dos hombres, padre e hijo, en el fraccionamiento Las Aldabas, el 21 de agosto del 2019.

La pena impuesta fue de 50 años de prisión, luego de comprobarse su participación en la planeación y ejecución de los dos hombres que le habían dado posada en su vivienda, de acuerdo con antecedentes de investigación de la Fiscalía Zona Norte.

Las víctimas son Jesús Pedro Durán Castillo y Marco Durán Valenzuela, de 47 y 19 años, quienes fueron asesinados en su domicilio de la calle Finiesterra 2316-48 del fraccionamiento Las Aldabas.

Según la investigación Eddy —el sentenciado— era amigo desde la preparatoria de Marco Durán, quien lo involucró supuestamente en la venta de droga.

Marco llevó a vivir a Eddy a casa de su padre, Jesús Pedro Durán Castillo, al menos tres meses antes de los hechos, según declaración de testigos ventiladas durante el proceso judicial.

El 20 de agosto del 2019 Eddie y Marco sostuvieron una discusión y este último lo golpeó, por lo que el ahora sentenciado planeó una venganza, aprovechando que ya conocía todos los movimientos de la casa.

Eddy llamó por teléfono a otro de sus amigos del cual sabía que necesitaba dinero, para realizar los asesinatos, robar droga y efectivo, se dijo en audiencias.

Eddy sabía que todos los martes Marco y su padre se reunían en su casa con vecinos a jugar al póker hasta entrada la madrugada, según se estableció.

Después del altercado que sostuvo con Marcos, Eddy tomó prestado un Cadillac blanco, propiedad del Pedro Durán; sacó armas también de la propiedad donde vivía como invitado.

Luego se reunió en el exterior del fraccionamiento con el amigo que había convencido de participar en los hechos y esperaron hasta la madrugada, cuando salieron los vecinos de jugar al póker, según se asentó en la indagatoria oficial.

En ese momento entraron a la casa. El amigo de Eddie disparó contra Pedro, que estaba sentado en un sillón de la sala, mientras que Eddy subió al segundo piso y disparó a Marco; ambos murieron con un balazo en la cabeza.

Luego Eddie tomó el dinero que padre e hijo tenían guardado en el domicilio, con el que le pagó 5 mil dólares a su amigo (actualmente prófugo).

Eddy compró un Chevrolet Camaro rojo deportivo con el que se dio a la fuga hacia la ciudad de Durango, pero como había robado droga de la vivienda de las víctimas, esta le fue encontrada en un retén de Policía al llegar a esa entidad, por lo que fue ubicado y sujeto a proceso hasta ayer miércoles en que fue sentenciado a 50 años por el doble homicidio, según se informó.