Acusan familiares supuesta negligencia del IMSS

María Elena no pudo más

La mujer de 41 años de edad se convirtió en la séptima víctima del camionazo en Nayarit el año pasado

Verónica Domínguez/
El Diario
martes, 20 agosto 2019 | 06:00
|

María Elena Martínez, de 41 años de edad, lesionada en la volcadura en el accidente de Nayarit en julio del año pasado, se convirtió en la séptima víctima mortal del camionazo.

Después de permanecer por casi un año internada en el hospital 66 del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), con lesiones graves derivadas del accidente, sus familiares dieron a conocer que debieron sacar a María Elena debido a la mala atención en la institución.

De acuerdo con Karen Martínez, hermana de la víctima, desde el 10 de agosto pasado, María Elena ingresó a la clínica por una presión arterial baja, neumonía, y una infección por una fístula en el esófago, debido a que desde el pasado mes de junio no acudía a revisión a la ciudad de Torreón por falta de ambulancia.

Posteriormente, la institución les dijo que buscarían un especialista para que la atendiera en otra clínica en esta ciudad, sin embargo no lograron darle la atención.

El pasado martes 13 de agosto, familiares de María Elena decidieron sacarla del Seguro Social de manera voluntaria porque en el área de Urgencias la tuvieron sin suero, le aplicaron un medicamento que no le hacia reacción para la infección, pese de que se les advirtió que le habían cambiado a otras medicinas. Además, Karla confirmó que la valoró un doctor ortopedista que la tuvo que dar de alta porque lo que presentaba era neumonía. Luego de unas horas enviaron a otro médico cuando se dieron cuenta de la confusión, ya que el especialista que debía atenderla de la neumonía tenía el mismo apellido.

“Estuvo ahí apartada, yo tuve que buscar al personal para pedirles ayuda y que le hicieran algo porque ni suero tenia, se le bajo mucho la presión, el martes decidimos firmar el alta voluntaria y cuando llegó a una clínica particular iba ya con la infección avanzada, deshidratada, desnutrida porque no pasaba bien los alimentos por la fístula que tenía en el esófago, ya iba muy mal, ya el domingo falleció”, dijo Martínez. 

La víctima estuvo internada con lesiones de cadera que la dejaron postrada en una cama, con una traqueotomía y con el dolor de haber perdido a sus dos hijos, Miguel Ángel y Wendy Rodríguez, en el accidente. 

El IMSS informó que a María Elena se le atendió de los padecimientos que tenía, y pese a que se encontraba en ese estado de salud, la familia decidió que se le diera de alta de manera voluntaria.

“Ya no se puede hacer nada, lo único que queremos es que esto no vuelva a pasar como con otras personas que también batallan por la falta de atención oportuna”, expresó Karen Martínez.


[email protected]