Marchan feligreses para pedir a Dios que no ocurran más masacres

Recitando el padre nuestro y agradeciendo la intervención de los santos marcharon sobre la Paseo Triunfo de la República

Alejandro Vargas
El Diario de Juárez
sábado, 10 agosto 2019 | 06:00

Ciudad Juárez— Recitando el padre nuestro y agradeciendo la intervención de los santos, una multitud de juarenses escoltados por almenos una decena de patrullas de Tránsito marchó esta noche sobre la avenida Paseo Triunfo de la República, hasta la iglesia de San Lorenzo.

Victor Falcón, de 61 años, acompañado por su esposa María González, de 60, indicó que buscan agradecerle a Dios y a los santos por las bendiciones obtenidas en su vida y pedirle que hechos como los sucedidos el pasado 3 de agosto en El Paso, donde 22 personas fueron asesinadas y 24 heridas, no vuelvan a repetirse nunca más.

"Es la oportunidad que tenemos de agradecer a Dios todas las bendiciones que nos ha dado a través de la intervención de San Lorenzo y los santos (...) Vamos también pidiendo por la paz del mundo, porque nos hermanemos y nos tratemos como humanos, y que así no continúe la violencia, también en nuestra ciudad", dijo.

Ingma Esparza, de 23 años, refirió que eventos como este le recuerdan a la ciudadanía que debe permanecer unida sin importar las dificultades que puedan presentarse porque solo así podrá avistarse un mejor por venir para todos.

"Podemos darnos cuenta de que aún hay gente que cree en el bien, y que la ciudad sigue estando unida. A las personas les digo que Dios los bendiga y que hay que seguir uniéndonos más", puntualizó.

Saúl Moreno, de 42 años, quien viajó desde Zacatecas a esta frontera, desde la marcha, instó a la sociedad a no perder la fe sin importar los sucesos que puedan aflijir momentáneamente.

"Es una pérdida muy dolorosa para las personas lo que pasó en El Paso, esperemos que los afectados directos puedan encontrar la resignación y la paz nuevamente. Hay que pedir porque nos vaya mejor a todos", precisó.

Los cientos de marchantes, que partieron de la Plaza de Armas, en la Catedral del Centro Histórico, arribaron a la plaza de San Lorenzo donde ya eran esperados por matachines y prosiguieron con las celebraciones.