Los alcanza ola violenta

Mientras que algunos migrantes han sido detenidos por diversos delitos, otros se convirtieron en víctimas del hampa

Blanca Elizabeth Carmona
El Diario de Juárez
domingo, 08 septiembre 2019 | 06:00
|

Ciudad Juárez— Al menos siete extranjeros, quienes en su mayoría esperaban en esta frontera fecha para una cita consular con las autoridades de Estados Unidos, han sido detenidos acusados de haber cometido diversos delitos y por lo menos otros siete migrantes han sido víctimas de distintos ilícitos, de acuerdo con un seguimiento periodístico a procesos judiciales. 

Entre los arrestados se encuentran cubanos, salvadoreños y colombianos, sospechosos de incurrir en dos abusos sexuales, lesiones, robo, violencia familiar y homicidio. Cinco cubanos también han sido víctimas de secuestro, al igual que una hondureña y otro isleño fueron objeto de un robo, por parte de policías. 

Ciudad Juárez ha recibido desde octubre pasado 17 mil 442 migrantes para su proceso migratorio para entrar a Estados Unidos. 

Oficialmente son más de 6 mil 400 los extranjeros registrados que esperan cruzar la frontera de manera legal, aunque el coordinador de Coespo, Enrique Valenzuela, dijo que realmente permanecen unos 3 mil 300 en la ciudad, mientras que el resto se han ido a otras ciudades o ya cruzaron de otras maneras ante la larga espera.

El Diario ha informado basado en estadísticas de las autoridades estadounidenses, que 13 mil 292 han sido retornados por el Gobierno de Trump para que esperen aquí su proceso de asilo político.

En junio pasado el cubano Maykel Naranjo Pérez fue detenido acusado de haber cometido un abuso sexual en contra de una niña de 7 años de edad. 

Al momento de presentar cargos en contra de Naranjo, un agente del Ministerio Público (MP) de la Fiscalía de Género dijo que los hechos sucedieron el pasado 16 de junio a las 14:30 horas en el interior de una alberca ubicada en el centro de convenciones Anitas, cuando él se sumergió al agua y con la cabeza le tocó las piernas y el área de la vagina a una menor de edad.

Sin embargo, el juez de Control Luis Eduardo Valdez Barrón estableció que esos hechos no configuraban el delito de abuso sexual, pues la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) ha establecido que se requiere acreditar un fin lascivo o una intención por parte del responsable de satisfacer un deseo sexual a costa de la víctima y en este caso no existió, por lo que ordenó la libertad. 

En este caso, la abogada defensora denunció que posiblemente se trató de un caso de discriminación y que la denuncia fue presentada para justificar la golpiza que le fue propinada a Naranjo Pérez por parte de los familiares de la niña de 7 años. 

A principios de mayo pasado un hombre originario de El Salvador y quien presentaba tatuajes característicos de la pandilla “La Mara Salvatrucha” o “MS” fue arrestado y sentenciado a un año y ocho meses de cárcel por el ilícito de lesiones dolosas.

Esta persona cuya identidad quedó bajo reserva judicial fue detenida en la avenida Del Desierto, al suroriente de Juárez, luego de que atacó a un vendedor de tamales porque le molestaba el ruido que hacía al anunciar sus productos.

Antes del ataque, el ahora sentenciado le advirtió a la víctima que no pasara frente a su casa porque se lo “iba a chingar”. Pero el vendedor no atendió la orden y fue acuchillado en el estómago. 

El salvadoreño fue sentenciado por el juez de Control Juan Melitón Hernández Ponce, luego de que se apegó a un procedimiento abreviado en el que reconoció su responsabilidad.

También en mayo pasado, agentes de la Secretaría de Seguridad Pública Municipal (SSPM), detuvieron a un hombre cubano acusado de haber robado atún y otros productos de un almacén. En ese caso la defensa trató de argumentar que se trataba de un robo famélico o motivado por hambre pero no pudo acreditarlo debido a que también fueron sustraídos artículos que no eran alimentos. Sin embargo, sí se obtuvo una salida alterna al proceso consistente en una suspensión condicionada a que el extranjero pagara lo robado y que acuda a firmar de forma periódica ante el personal del Instituto de Servicios Previos al Juicio (ISPP).

El colombiano Carlos Mario C.O., es otro de los arrestados acusado de haber incurrido en un abuso sexual. Él es licenciado en Educación Física y vino a Ciudad Juárez para encargarse de la administración de varios gimnasios, fue asegurado por hechos que se dijeron ocurridos el pasado 14 de julio. 

De acuerdo con la formulación de cargos presentada por una agente del MP adscrita a la Fiscalía de Género, en esa fecha el colombiano se quedó solo con la víctima de iniciales M.Y.D.R., en el interior de un vehículo estacionado en las calles Mar del Sur del fraccionamiento Parajes de Sur.

El juez de Control Alberto Ocón Campos dictó auto de no vinculación a proceso a favor de Carlos Mario C.O., después de haber recibido la declaración de unos tres testigos quienes indicaron que la víctima nunca se quedó a solas con el extranjero y que todo se trató de una venganza por parte de la denunciante.

Una de las personas que declaró fue la novia del colombiano, quien explicó que la víctima era su amiga y después de haber estado en el bar “La Bodeguita” ella y Carlos Mario trataron de impedir que la víctima se fuera con otros amigos debido a que se encontraba ebria y estaba vomitando. Pero ella se puso muy violenta cuando le quitaron el celular y peleó a golpes con la testigo y al regresarle el teléfono se comunicó con unos hombres y ellos fueron a recogerla y posteriormente fue presentada la denuncia. 

También una mujer colombiana, Jessica Paola Vallejo Jaramillo, fue consignada a un juzgado de Control acusada de haber incurrido en el delito de violencia familiar. Empero el juez Luis Javier Ortiz Beltrán consideró que no se acreditaba la conducta antisocial y también ordenó la nulidad de todos los actos procesales al determinar que se violaron los derechos humanos y las garantías de Vallejo pues el MP omitió dar aviso a la sede consular de Colombia sobre la detención para que recibiera asistencia jurídica de su país y no se le dieron a conocer sus derechos.

En el caso del cubano Osvel Nápoles Robaina, vinculado a proceso apenas el viernes pasado por el delito de homicidio, el MP tampoco dio aviso a la sede consular y ante el juez él renunció a su derecho por temor debido a que en Cuba el asesinato es considerado un delito grave. 

Osvel presuntamente acuchilló de muerte a otro cubano a Osmani Baldemire Pavón el pasado 18 de julio en el interior de una vecindad ubicada en la colonia Chaveña.

Los extranjeros también han sido objeto de delito. Una denuncia presentada ante la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH), con número de folio 61717/2019, indica que cinco cubanos reportaron haber sido secuestrados por un grupo de civiles con el apoyo de agentes de la Policía Federal (PF). La misma suerte sufrió una mujer oriunda de Honduras el pasado 10 de junio, también con la colaboración de elementos de la PF.

El pasado 25 de agosto un cubano denunció que agentes de la Comisión Estatal de Seguridad (CES) le robaron unos 700 dólares después de que extorsionaron al recepcionista del hotel “Los Portales”, a quien lograron quitarle 19 mil 800 pesos producto de las ventas. 

[email protected]