PUBLICIDAD

Juárez

Llegan a la frontera escondidos en el tren

Desde hace más de dos meses Isagle, su esposo y su pequeña hija comenzaron su travesía por México con destino a Texas

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez

miércoles, 09 noviembre 2022 | 12:52

Hérika Martínez Prado / El Diario de Juárez | Isagle se hace de un espacio en el campamento frente al río Bravo

PUBLICIDAD

Ciudad Juárez.— Debido a las acciones del Gobierno federal para contener el éxodo venezolano hacia Estados Unidos, los migrantes tienen que buscar otras opciones de viaje como hacerlo escondidos en el tren, narró ayer Isagle, de 30 años de edad, quien la tarde del domingo logró llegar a Ciudad Juárez. 

Ella, su esposo de 33 y su hija de 4 años de edad tuvieron que viajar en tren porque la Fórmula Migratoria Múltiple (FMM) que otorga el Instituto Nacional de Migración en San Pedro Tapanatepec, Oaxaca, por siete días, desde hace semanas ya sólo les permite transitar por dicho estado y las líneas de autobuses no les querían vender los boletos para viajar hasta esta frontera, aseguró. 

PUBLICIDAD

La originaria de Valencia, Vene-zuela, dijo que hace dos meses y medio comenzaron su travesía hacia Texas, pero lo más difícil fue transitar por México, debido a que el 12 de octubre, cuando Estados Unidos anunció su nueva política de recepción de venezolanos, ya estaban en Arriaga, Chiapas.

“En México ya hemos estado más de un mes, en México es donde más nos hemos demorado. Tardamos mucho para poder llegar aquí, porque no teníamos dinero y luego porque no nos querían vender boletos para los buses”, dijo quien viajó en camión de Arriaga a la Ciudad de México, luego a Monterrey, después a Torreón. 

De Torreón se subieron a los vagones del tren hasta Chihuahua y de ahí hasta Ciudad Juárez, narró sentada bajo el sol sobre las cobijas que le regaló la comunidad al llegar a esta frontera.

“Teníamos que esperar el tren, cazar cual era el que iba pa’Juárez, esperar, tuvimos que dormir ahí (a la intemperie) con la niña una noche y hacía mucho frío, nos daba miedo porque decían robaban. Venía mucha gente. En el primero que nos vinimos hasta Chihuahua sí nos vinimos en un vagón adentro, metidos, pero en el segundo no, nos vinimos en una planchita medio sentaditos y ahí hacía un frío horrible, los pies los tenía congelados ya”, relató. 

Dijo que ellos tuvieron que sacar dos veces el permiso en Oaxa-ca, y mientras que la primera vez, antes del 12 de octubre, lograron obtenerlo de un día, después de la nueva política el tiempo fue de una semana. 

“Primero se nos venció, porque no teníamos dinero, los vecinos me tenían que mandar dinero, tenía que pedir por ahí en los semáforos. Se me venció el permiso y me tuve que devolver pa’ San Pedro, y ya San Pedro se puso una locura total, se puso como una mafia, ya estaban cobrando los mismos que hacen los listados ya cobraban 200 dólares por meterte en los listados”, narró. 

Además de la falta de dinero, “no te venden los pasajes con los permisos, hasta la agencia se está poniendo en contra para no venderle a uno. Y luego, la Migración no te deja pasar, porque es puro pa’ Oaxaca... pero yo escuché aquí que están dando un permiso pa 180 días para permanecer también aquí y trabajar”, comentó. 

Ellos decidieron viajar a Juárez porque en San Pedro les contaron que era la frontera por donde era más fácil ingresar a Estados Unidos; sin embargo, al llegar aquí encontró un campamento con cerca de 330 carpas, mientras que ellos ayer sumaban dos noches durmiendo dentro del centro de acopio que hace dos semanas se instaló en el campamento. 

“Me iba a ir por Piedras Negras, pero se escuchaba que estaba difícil, y me contaron que aquí estaba más fácil; pero no, está difícil también”, lamentó al esperar la donación de una casa de campaña de la comunidad mientras esperarán una oportunidad del gobierno de Estados Unidos.

PUBLICIDAD

ENLACES PATROCINADOS

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

PUBLICIDAD

close
search