Llega Unicef para revisar a niños migrantes

Organismo de las Naciones Unidas visita refugios para verificar trato a menores indocumentados

Verónica Domínguez/
El Diario
miércoles, 15 mayo 2019 | 06:00
Gabriel Cardona

Por primera vez durante la crisis migratoria en esta frontera, representantes del Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) visitaron albergues para constatar las condiciones en las que se encuentran los menores de edad.

Durante un recorrido por algunos de estos sitios se informó que el organismo internacional busca apoyar la estancia temporal de niños migrantes en Juárez, por lo que el personal preguntó sobre el funcionamiento y las problemáticas que enfrentan estos lugares.


Insuficientes, espacios para albergar familias

También se comentó que algunas embajadas han enviado personal para conocer de primera mano las necesidades de los ciudadanos de los países que representan.

De acuerdo Darvin García, titular del departamento de Atención a Migrantes del Consejo Estatal de Población (Coespo), son seis los espacios de la red de iglesias y refugios que se programaron para visitas de Unicef desde el pasado domingo. 

“Tenemos una articulación con otros organismos supranacionales, ahorita andamos en un programa de visitas acompañando a Unicef para que puedan apoyar también procurando los espacios para niños, niñas y adolescentes” dijo.

Señaló que se han vinculado también a la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) “para que tome razón de la situación en Juárez y cómo se está operando en los albergues con el fin de que puedan proporcionar algún recurso en especie”. 

El funcionario explicó que es un trabajo que se está haciendo de manera permanente. “Desde el pasado domingo la Unicef está haciendo el recorrido en los espacios para poder ver las necesidades de cada uno en particular porque no hay espacios suficientes para albergar a estas familias”.

Precisó que hasta ayer eran 662 migrantes los que se encontraban en los albergues, pero la cifra se eleva cada día. 

“Este flujo migratorio corresponde a condiciones estructurales que son internacionales, entonces aquí somos receptáculo de países como El Salvador, Honduras, Nicaragua; también de Brasil, África, Congo, Angola e incluso Turquía” dijo.

En esta tarea también participan consulados como los de Guatemala y Honduras para atender demandas específicas como alimentación, hospedaje o peticiones más complejas en donde se requiere su apoyo para tramitar algún documento para constancias de nacimiento o certificados de estudios, médicos o cédulas, subrayó el funcionario.

Dijo que Coespo no tiene atribuciones desde el acuerdo de creación para la habilitación de albergues, sin embargo “eso no nos exime de trabajar articuladamente con otras dependencias del Gobierno del Estado”.

En cuanto a la alimentación, indicó que se les proporciona una despensa por parte de Desarrollo Social del Estado cada vez que lo requieran. Varias de éstas son por parte del Fondo para Desastres Naturales (Fonden), con las que una familia puede subsistir casi dos semanas y además pretenden habilitar tres albergues para recibir a más personas.

El pastor Juan Fierro García, encargado del albergue del templo El Buen Samaritano, ubicado en la colonia Luis Echeverría, dijo que atienden a 35 personas de origen cubano, 10 de África, 8 de Nicaragua, 2 de Venezuela, 15 centroamericanos y el resto son deportados mexicanos y retornados de Centroamérica.

Para que el refugio funcione recibe apoyo de donaciones de la iglesia, así como despensas, colchonetas y cobijas proporcionadas por Desarrollo Social del Estado.

“Gracias a Dios el alimento, de alguna manera lo hemos tenido, no como quisiéramos, un platillo que sea nutritivo totalmente, les damos lo que nos llega y a veces tenemos alimento rico y a veces solo arroz, frijol y papa”, señaló el pastor.

Actualmente se contrató personal para poner el techo de una bodega que se encuentra frente al templo, la cual se habilitará con consultorios médicos y dormitorios. Los gastos de la ampliación correrán por parte de la comunidad religiosa, confirmó.

El propósito es albergar a 250 personas porque las instalaciones ubicadas en el templo son reducidas, agregó Fierro García.

También la Cruz Roja Internacional ofreció instalar servicio de Internet y telefonía para que los migrantes tengan acceso a la comunicación con sus familiares.

Mencionó que por parte del Instituto Nacional de Migración (INM) se puso en contacto para gestionar el acondicionamiento con camas.

“Algunos templos de El Paso nos apoyan con alimentos y de los tres niveles de gobierno cada uno ha hecho su parte en cuestión de servicios, por ejemplo tenemos la atención de Seguridad Pública por parte del Municipio, a Protección Civil municipal y estatal y la Policía Federal que vinieron a ponerse a las órdenes. El Sector Salud ha estado checando, vacunando y dando consultas para los que las requieren”, explicó.

Grissel Ramírez, directora del comedor Aposento Alto, ubicado en Lomas de Poleo, comentó que ayer tendría una visita de la Unicef.

Ese espacio atiende de manera diaria a 40 niños en el comedor y tiene 34 migrantes de Nicaragua, Guatemala, Cuba y El Salvador, nueve de ellos menores de edad.

Para solventar los gastos, la directora acudió a la Coespo para que le tramitaran la reducción de los servicios de electricidad y agua. La dependencia también le gestionó de manera gratuita el suministro de gas.

Mencionó que recibe despensas de Desarrollo Social del Estado, así como de particulares y miembros de la iglesia.

“Aquí comen de manera sencilla, pero cada platillo que consume un migrante es de aproximadamente 30 pesos, o sea son 90 pesos diarios por cada comensal”, dijo.

Agregó que para el próximo 16 de junio se llevará a cabo el evento “Corriendo por los Niños”, que tiene el propósito de reunir fondos para que el comedor siga funcionando.

“Queremos que no apoyen, porque debemos continuar, porque es posible que lleguen más migrantes y necesitamos donativos en especie y económicos”, expuso. (Verónica Domínguez / El Diario)


[email protected]