Juárez

Llaman a consumir alimentos naturales

No cuentan con sellos que indiquen exceso de azúcar, sodio o calorías

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

sábado, 24 octubre 2020 | 06:00

“¿Qué productos no tienen sellos? Una manzana; a esos son los productos a los que tenemos que ir volteando”, destacó Diana Delgadillo de The Hunger  Project (THP-México), a través de El Poder del Consumidor, una plataforma digital de la Procuraduría Federal del Consumidor (Profeco).

En una plática sobre el nuevo etiquetado frontal en los empaques de alimentos y bebidas no alcohólicas, como advertencia de que el producto puede ocasionar problemas de salud, la integrante de la organización estratégica, global y sin fines de lucro, comprometida al fin sostenible del hambre en el mundo, destacó la importancia de comprar productos de los mercados en lugar de productos procesados. 

El pasado 1 de octubre entró en vigor la modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA1-2010, especificaciones generales de etiquetado para alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasados -información comercial y sanitaria. Y el 1 de abril de 2021 entrará en vigor la restricción de elementos publicitarios.

Mientras tanto, existe un período de gracia de 60 días, es decir, hasta el 30 de noviembre próximo, para productos que entraron al mercado antes del 1 de octubre y que no tienen el nuevo etiquetado.

Esto significa que todos productos que excedan los criterios establecidos en el perfil de nutrimentos críticos, deberán mostrar en sus empaques sellos negros de forma hexagonal que indicarán si ese producto tiene exceso de azúcares, calorías, grasas trans, grasas saturadas y sodio.

Las ventajas de estos etiquetados son la ayuda “en el derecho que tenemos todas las personas de tener una alimentación adecuada, el derecho que tenemos de estar informados sobre lo que nos comemos y el derecho a que eso con lo que nos alimentamos garantice que tengamos una buena salud”, destacó Delgadillo. 

La activista destacó que la decisión de consumo diario es una decisión política, ante el derecho a la información y a tener una salud plena.

“No lo vemos así, es como ‘si elijo este producto sobre otro no importa’. Pero el que tú elijas un producto comprado en una cadena a que elijas comprárselo a un productor, lo que está haciendo es avalar la manera en cómo ese producto llegó a tus manos. Y eso no lo hacemos conscientes… esta decisión política, como todas las decisiones que tomamos, es mejor si se hace basada en información”, destacó. 

Tener información clara, como la que brindan los sellos, lo que hace es proveer los elementos para tomar una decisión que conlleva segundos. 

“Esa información nos permite saber qué estamos llevando a nuestro cuerpo, con qué nos estamos alimentando. Y eso forma parte también del derecho a la alimentación”, apuntó.

El empaque también tendrá dos leyendas precautorias: la primera para productos que contengan edulcorantes y la segunda para aquellos con cafeína, a fin de evitar que niñas y niños los consuman.

El número de sellos se deberá considerar como alerta de consumo de ese alimento o bebida no alcohólica; el producto puede ser poco saludable, ya que se asocia a diabetes, enfermedades cardiacas, hipertensión u obesidad, destacó la Profeco.