Juárez

Llama El Colef a concientizar a niños sobre movilidad

La migración ha jugado un papel importante para el crecimiento poblacional de esta ciudad, dijo María Inés Barrios de la O

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez

lunes, 19 julio 2021 | 06:00

El Diario de Juárez | Migrantes en un albergue

Ciudad Juárez— Con un 28 por ciento de su población nacida en otra entidad federativa o en otro país y un cambio en la dinámica de movilidad desde fines de 2018, es necesario concientizar a la niñez no migrante de Juárez sobre la situación migratoria que se vive en la ciudad, destacó la doctora María Inés Barrios de la O, coordinadora de la maestría en Estudios de Migración Internacional de El Colegio de la Frontera Norte (El Colef). 

“La migración ha jugado un papel importante para el crecimiento poblacional de esta ciudad, su dinámica se ha transformado en las últimas décadas (…) uno de los rasgos que ha caracterizado esta dinámica es la migración interna, personas que vienen de entidades federativas, del centro y sur del país, a insertarse de cierta manera a la industria manufacturera, y a hacer su vida en la ciudad”, señaló la investigadora en una reflexión sobre los cambios del fenómeno migratorio en Ciudad Juárez.

En las últimas décadas se había observado poco la migración internacional en esta frontera. Por el contexto de la violencia y la crisis económica, Juárez había dejado de ser un punto de atracción y un punto de cruce; sin embargo, a finales de 2018 comenzó la llegada de personas extranjeras. 

Durante el primer trimestre de 2019 se incrementó el arribo de personas extranjeras en busca de asilo en Estados Unidos, “para el segundo trimestre de ese mismo año Ciudad Juárez ya era la principal ciudad fronteriza de México que tenía más población migrante extranjera solicitante de protección internacional”. 

El gran arribo de personas generó una crisis de contención migratoria, porque no se tenía una estructura consolidada de atención a migrantes, destacó Barrios de la O, debido a que entonces la ciudad sólo contaba con la Casa del Migrante y el albergue El Buen Samaritano, el cual tenía una capacitad para 60 hombres deportados de Estados Unidos. 

“A partir del segundo semestre de 2019 comenzaron a surgir espacios emergentes de atención para la población migrante, se empezó a dar la llegada de organismos internacionales para dar respuesta a esta situación de emergencia migratoria por la que estaba atravesando la ciudad”, relató. 

El Grupo Interdisciplinario en temas Migratorios realizó varias encuestas para conocer las características y expectativas de la población que llegaba a la ciudad, y se encontró que entre el 35 y el 42 por ciento de los solicitantes mexicanos eran menores de edad.

“No solamente estaba cambiando el flujo que se estaba redirigiendo a Ciudad Juárez, sino que las características de la población que se estaba moviendo por territorio nacional y llegaba a la frontera norte eran diferentes. El 50 por ciento eran mujeres y del total, entre el 35 y el 42 por ciento eran niños, niñas y adolescentes (…) esto nos evidenciaba que requerirían otro tipo de apoyos a los tradicionales”, señaló.  Uno de los principales objetivos, de acuerdo con la investigadora de El Colef, es “compartir las experiencias y concientizar a la niñez no migrante sobre la situación migratoria que se vive en la ciudad”. (Hérika Martínez Prado)

close
search