Juárez

Llama a revalorar a Juárez en la historia

Necesario reescribir sucesos nacionales e incluir a la región que, pese a su relevancia, no ha sido tomada en cuenta, afirma el historiador Pedro Siller

Luis Carlos Cano
El Diario de Juárez

miércoles, 01 julio 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— Chihuahua y en especial Ciudad Juárez, han sido importantes en todos los momentos de la historia mexicana, pero no se les ha tomado en cuenta a nivel central; se debe reescribir la historia nacional incluyendo la participación de los chihuahuenses en hechos de trascendencia para el país, dijo el historiador Pedro Siller Vázquez.

Pocos saben que en la Batalla de Puebla contra los franceses, hubo un grupo de chihuahuenses que pelearon contra los invasores y que tenían gran amistad con Benito Juárez, dijo el también maestro universitario, al participar este martes en las charlas sobre historia regional “Rastros de la Historia”, organizadas por el Instituto Para la Cultura del Municipio de Juárez (Ipacult) y el Museo Casa de Adobe.

Al abordar como tema de la charla, Benito Juárez en Paso del Norte, Siller Vázquez, doctor en Historia Social y Cultural, destacó que Juárez es uno de los personajes que más ha influido en la historia de nuestra ciudad.

“Tenemos que recordar que los años difíciles de la Intervención Francesa en México, obligan a Benito Juárez a salir de la Ciudad de México, que es ocupada por el ejército francés y comienza lo que se llama ‘La huida al norte’; en esta región había una época de liberalismo”, explicó.

Siller destacó que Chihuahua siempre ha estado junto con México en los momentos más difíciles; incluso, durante la época de la guerra con Francia, cuando el batallón de chihuahuenses fue a pelear a Puebla.

“Ahí demostraron una amistad con Juárez que fue muy importante para que él decidiera venir a Chihuahua, a Paso del Norte, además de malas experiencias en Nuevo León y otros lugares”, comentó.

La recepción que tiene Benito Juárez en Chihuahua va a ser muy calurosa, es una región que se siente muy identificada con el liberalismo, una sociedad de pequeños productores, de rancheros liberales, pequeños propietarios, no hay los peones como en otros lugares. Ellos tienen una amplia movilidad y van a Estados Unidos, dice el historiador.

Benito Juárez llega a Paso del Norte en octubre de 1865 y estará en ocasiones diversas, va a Chihuahua y regresa, el tiempo que está aquí lleva a cabo acciones muy importantes para la sociedad, como la creación del Registro Civil, que inaugura en esta localidad; hace el libro 1, el acta número 1, indica.

El primer registrado es un niño que viene de Nuevo México pero que sus padres quieren que sea mexicano. Los padres trabajaban en el campo en aquel estado, comentó el maestro de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez.

En su estadía en Paso del Norte, Benito Juárez vivía en la Casa de Correos, que estaba a un costado de lo que hoy es la Catedral, pero el edificio se incendió durante la Revolución Mexicana.

‘Chihuahua siempre estuvo a la vanguardia’

Incluso, dice el maestro Siller, cuando en 1909 Porfirio Díaz viene a Ciudad Juárez a la entrevista con el presidente estadounidense William Taft, el único lugar en donde se pone placa es en donde vivió Benito Juárez. En una declaración dice que no quería comprometer a nadie y el edificio de Correos era una propiedad federal, por eso estuvo ahí.

El historiador narra que durante su estancia en esta ciudad, Juárez tuvo una reunión para brindar como parte de la ceremonia del Grito del 16 de Septiembre. Hubo una celebración, se invitó a las autoridades norteamericanas, ofreció champaña a los invitados, estaban los militares de Fort Bliss, Sebastián Lerdo de Tejada y otros miembros del gabinete juarista.

Durante ese convivio, comentó, ocurrió una anécdota que habla del carácter de Juárez: un muchacho que ayudaba no era muy hábil en abrir las botellas de champaña, entonces los militares cuentan que después de batallar un poco, el joven sacó el corcho y casi le pega a Juárez en la cara, pero lo baña con la champaña.

Lo que les pareció más interesante a los asistentes, fue que Juárez ni siquiera se inmutó, sólo la mirada al muchacho que ayudaba, no perdió la compostura, ellos dicen que el carácter de Juárez era impasible, aun en los momentos de la Intervención Francesa no perdía la cordura, dice la semblanza.

Otro hecho destacado de la presencia de Benito Juárez en Paso del Norte, fue que estando aquí, recibe una carta del Congreso de Colombia que lo declara Benemérito de las Américas, reconocimiento que le otorgan porque América Latina tenía miedo de que si México caía en una monarquía europea, caerían otros países como efecto dominó, por eso la lucha de Juárez era emblemática para toda América Latina.

Estando en Paso del Norte, dice Siller Vázquez, viene el reconocimiento de Estados Unidos para Juárez, como único presidente de México, como la única autoridad política y desconoce a Maximiliano, lo que le da derecho a préstamos y a tener representación diplomática en Washington.

Además de la legitimización política de Estados Unidos, Abraham Lincoln manda a un representante muy cercano a él, Rubén Creel, para que venga a Chihuahua, él era de Kentucky y todo el apoyo es muy importante porque es una relación directa con Lincoln y el Departamento de Estado, lo que se interpreta como un aviso para los franceses del apoyo norteamericano.

El historiador explica que Benito Juárez llega a Paso del Norte por uno de los dos caminos que había para entrar a esta región, el de Villa Ahumada a Guadalupe, el que recorrían los contrabandistas, rodeando los médanos de Samalayuca para que no se atascaran las carretas en la arena; el otro camino viene por Casas Grandes, Janos y seguía el camino cercano al Cerro del Caballo, de donde llegaba al sitio donde hoy está el Museo Casa de Adobe.

“Estos y otros hechos históricos son importantes en la historia nacional, es importante recuperar la historia regional, una historia vista desde la región y eso nos va a permitir eliminar para siempre algunos malos entendidos, como ejemplo, siempre se dice que Chihuahua fue alejado de los problemas nacionales por la distancia, pero este tipo de eventos nos dice que no, Chihuahua estuvo a la vanguardia de muchos acontecimientos en el país”, destacó el maestro Siller Vázquez.

Asimismo, en su charla señala que es imposible hablar de historia sin tomar en cuenta estos hechos, sin hablar de Chihuahua, hay que recuperar ese caminar de la nación junto con nuestro estado, pues una historia hecha desde el centro no incluye hechos importantes, como ocurre con la Casa de Adobe que en textos nacionales no la toman en cuenta.

“Lo mismo pasa con la estancia de Juárez en Paso del Norte, sólo se piensa que se fue al norte y luego regresó a la capital, pero no se dice qué hizo cuando estuvo aquí, debemos recuperar eso para hacer una historia que incluya la participación de Chihuahua en la vida nacional”, agrega el historiador.