Juárez

Libre, mujer que fingió embarazo

Un Tribunal de Control declaró ilegal la detención

Blanca Carmona/
El Diario

domingo, 08 diciembre 2019 | 06:00

Un Tribunal de Control declaró ilegal la detención de la mujer que fingió estar embarazada, Mariana Liye Redondo Virgen, al considerar que primero la detuvieron y después investigaron. El juez no entró al estudio del posible delito de falsedad ante la autoridad porque el proceso penal no pasó la primera etapa.

Mariana fue trasladada a la Décima Segunda Sala de la Ciudad Judicial a disposición de un juez de Control a quien dos agentes del Ministerio Público (MP) le solicitaron que declarara de legal la detención de ella. 

El fiscal dio a conocer que los ministeriales adscritos a la Fiscalía de Género Juan Eduardo Gómez Mena y Alfonso González Rodríguez estaban realizando la investigación respecto a la desaparición de Mariana Liye, quien fue reportada como ausente pues la última vez que había sido vista era el 3 de diciembre en las instalaciones del Hospital de la Mujer a las 12:45 horas. El representante social también explicó al Tribunal que el 4 de diciembre a las 16:00 horas la propia Mariana se presentó en las instalaciones de la Fiscalía General del Estado (FGE) Zona Norte ubicada en eje vial Juan Gabriel y calle Aserraderos y ahí fue asegurada y trasladada a las oficinas de la Fiscalía de Género, en Sanders y Cartagena, donde rindió una declaración.

Mariana dijo en esa declaración que el 3 de diciembre como a la 1:00 de la tarde acudió al Hospital de la Mujer en compañía de su suegra, quien se había quedado afuera del edificio. Precisó que espero unos 40 minutos para que la atendieran y como no lo hacían, otra paciente le comentó de otra clínica en la que la atención era muy rápida. 

La mujer también señaló ante el MP que la otra paciente le había anotado el nombre de la clínica en un papel y ella optó por salirse del hospital pero ya no vio a su suegra. Por lo que pidió un celular prestado y de ese aparato solicitó un Uber, cuando el conductor llegó a él le dio la hoja con el nombre de la clínica, la cual ya no recordaba.

Además aseguró que al ser ingresada a esa clínica entró en labor de parto “luego, luego” y después se desmayó. Por lo que ya no supo de ella, hasta las 6:00 de la mañana del día siguiente cuando se despertó y una enfermera le indicó que su bebé había sufrido una complicación, al tragar líquido, y que se registró el fallecimiento. Por lo que se había salido de la clínica.

Al estar en el exterior de esa clínica supuestamente, dijo el fiscal al juez, Mariana pidió un celular prestado y pudo ver en Facebook que tenía varias notificaciones de amigos y familiares que habían publicado cosas relacionadas con su desaparición. Entonces optó por comunicarse con su papá y decirle que estaba bien, que nadie la tenía retenida a la fuerza. 

Después de esa declaración, el MP le tomó la versión a una amiga de Mariana, quien refirió que el 3 de diciembre había visto a esta mujer y ella le contó que su bebé había nacido un mes antes y que murió debido a una insuficiencia renal. Además esa testigo refirió que Mariana se quedó en su casa ese día y al siguiente se retiró sin decirles nada. 

El fiscal también indicó al juez que la doctora María Elena Robles Delgado le realizó un examen médico a Mariana y encontró que no presentaba ningún indicio de que hubiera estado en trabajo de parto de forma reciente, o embarazada y tampoco lesiones ni alteraciones en su salud. 

Después de conocer toda esa historia y de escuchar al abogado defensor quien argumentó que no había flagrancia delictiva, el juez concluyó que efectivamente el MP primero ordenó la detención y después se enfocó en los actos de investigación cuando debe ser a la inversa. 

Enseguida el juez ordenó la libertad, lo que generó la alegría de los familiares de Mariana.

El fiscal no pidió fecha para formularle cargos legales a la mujer a pesar de tener datos que indican que mintió ante la representación social.