Juárez

Lección de empatía

Carina Acosta dedica su tiempo a informar sobre la dislexia, así como a crear material didáctico que ayude a quien la sufre

Carlos Sánchez / El Diario de Juárez

Eduardo Lara
El Diario de Juárez

domingo, 18 octubre 2020 | 06:00

Ciudad Juárez— La dislexia es un trastorno del aprendizaje, que supone la dificultad para leer a raíz de problemas para identificar los sonidos del habla y para comprender cómo éstos se relacionan con las letras y las palabras. Aunque dicho problema no tiene cura, una intervención en etapas tempranas puede ayudar a la persona a mejorar su manera de aprender.

Lo anterior ha motivado a Carina Acosta Mendoza a dedicar su tiempo no sólo a crear material didáctico para personas que padecen de este trastorno, sino también a informar a los juarenses sobre cómo afrontar esta alteración.

Carina es licenciada de Diseño Gráfico, egresada de la Universidad Autónoma de Ciudad Juárez (UACJ), cuenta además con una maestría en Diseño Holístico y un doctorado en Estudios Urbanos; actualmente se desempeña como profesora investigadora de tiempo completo adscrita al Instituto de Arquitectura, Diseño y Arte (IADA).

“Empecé a abordar el tema de problemas de aprendizaje en niños desde el momento en que comencé a desarrollar un proyecto de investigación para la licenciatura, posteriormente en la maestría lo retomé como parte de mi tesis en 2005 y así fue como surgió el interés”, comentó.

Su vocación deja sin palabras

Hay mucha gente que denomina la dislexia como una discapacidad y no es así, existe mucho desconocimiento respecto al tema, es por eso que me he dedicado a estudiar este contenido, con la intención de poder brindar información tanto a los padres de niños que sufren de este trastorno, como a la ciudadanía en general”, agregó.

“La dislexia puede ser discapacitante cuando no se realiza un diagnóstico a temprana edad y no se recibe la ayuda de personal experto. Se trata de un problema en la adquisición del aprendizaje, lo que provoca que la persona se brinque pasos, se coma palabras, no reconozca las letras, las confunda o incluso tenga dificultades para la coordinación”, explicó.

El Diario (ED).- ¿Se puede curar dicho trastorno?

Carina Acosta (CA).- “La dislexia no se quita, si un niño es diagnosticado con este trastorno, lo tendrá toda su vida, con una atención temprana se puede evitar que el problema aumente de grado, en verdad dependerá de cada persona el tiempo que dure la terapia y su evolución”.

“Por ejemplo, hace aproximadamente siete años tuve un alumno disléxico en la universidad, sin embargo, nunca recibió la atención adecuada, por lo que su problema se elevó a un nivel muy alto. En esos casos lo que debemos hacer como profesores es adaptarnos para tratar de ayudar a la persona, en mi experiencia personal, la materia que impartía en ese momento era de diseño, por lo que los escritos no eran muy necesarios, sin embargo, para apoyo del joven esos trabajos los entregaba de manera oral”.

Nace Didexia

Pero el interés de Carina por dar a conocer los impactos de este trastorno, la llevó a fundar Didexia, un espacio a través de plataformas digitales, desde donde comparte materiales didácticos de manera gratuita tanto para niños disléxicos como para los padres de familia.

“Cuando terminé la tesis de maestría empecé a dar clases en la universidad y en 2011 entré al doctorado y abordé un tema de investigación completamente distinto, pero haciendo una recapitulación nos dimos cuenta de todos los ejercicios que logramos diseñar para estos niños y padres de familia y que posteriormente se publicaron como un libro, fue como en 2018 tomé la decisión de continuar con todo ese trabajo, empecé a actualizarme en el tema y para sorpresa mía, me di cuenta de que la situación no había cambiado para nada en todos esos años, seguía habiendo carencia de materiales e información respecto a esta problemática”, afirmó.

Fue así que en septiembre del año pasado surge Didexia en esta frontera, que en palabras de nuestra entrevistada, busca apoyar a los interesados con la entrega de ejercicios para niños con este problema de aprendizaje de manera gratuita.

“En un inicio la intención era hacer un podcast para compartir toda esa información que teníamos a la mano, después hicimos una página de Facebook y tras un año es impresionante la aceptación y el crecimiento que hemos tenido, alcanzando en este tiempo casi 15 mil seguidores, en realidad es algo que no esperábamos”, dijo.

“Eso me dio a entender que existe una necesidad enorme por conocer más acerca de este tema que aqueja a casi el 17% de todos los niños en el mundo. Lo más triste de la situación es que a veces no sabemos cómo identificar el problema, lo que propicia el bullying en las escuelas o que los mismos profesores aíslen a sus alumnos sólo por no saber cómo lidiar con una persona así”, continuó.

Adjetivos como “niños burros” o “lentos” son comunes dentro de escuelas y otros espacios para dirigirse a pequeños que padecen de dislexia, según nos explica Carina, reiterando en la importancia de que docentes cuenten con capacitaciones adecuadas para poder dar una mejor atención a alumnos con estas características y no frenar aún más su aprendizaje.

Fundación Televisa

Recientemente, el proyecto Didexia fue elegido por Fundación Televisa como uno de los 80 proyectos más significativos del país por su contribución a la sociedad mexicana, lo anterior, a través de la convocatoria Posible 2020, en donde participaron alrededor 80 mil programas de la República.

Dicha convocatoria tiene el objetivo de atraer al talento emprendedor y concentrar las ideas y proyectos que tienen el potencial para cambiar el rumbo de México. El concurso está dirigido a personas mayores de 18 años y a los seleccionados se les ofrece capacitación, herramientas, conocimiento y contactos clave para darle forma a una iniciativa de negocio de manera exitosa.

“En abril me inscribí a la convocatoria, después en el mes de julio me llegó una notificación de que el proyecto había sido elegido de manera estatal para presentarlo en un pitch, así que me prepare para exponerlo ante panelistas, hasta hace apenas la semana pasada me informaron que habíamos pasado a la siguiente fase. Estoy muy contenta porque participaron más de 80 mil programas y sólo escogieron a 80 en todo el país, y dentro de ellos, Didexia al parecer es el único finalista juarense”, dijo.

ED.- ¿Cuáles han sido los principales retos que has detectado para apoyar a todas estas familias?

CA.- “Creo que el reto más grande es el desconocimiento total que hay, me he topado con personas que dicen que los profesores reprueban a sus hijos por ser -lentos- y esa ignorancia es muy frustrante como padres, porque sus hijos no son -lentos o burros-, sino que son niños que aprenden diferente”.

“Me parece súper interesante la reacción que hay en nuestras redes sociales, las visualizaciones del podcast en Spotify o las reproducciones en los videos de YouTube, nos llena de motivación para seguir resolviendo inquietudes y entregar materiales de apoyo de manera gratuita, actualmente tenemos un libro electrónico para padres y además estamos analizando iniciar con sesiones de mentorías para todos ellos”, agregó.

ED.- ¿Qué mensaje le darías a la comunidad juarense?

CA.- “El mensaje sería no perder de vista a sus hijos, si un profesor dice que el niño tiene un problema, es importante que lo detecten y se informen, porque luego también hay personas que al momento de que les dicen que el pequeño tiene un trastorno de este tipo lo toman a mal, pero un niño disléxico es también alguien con talentos, es fundamental informarse respecto al tema y no perder de vista el proceso de aprendizaje de los hijos”.

Para recibir más información respecto a las asesorías o recibir orientación sobre la dislexia, puede contactar a Didexia a través de las redes sociales o solicitar una mejor atención al correo carina@didexia.com. 

elara@redaccion.diario.com.mx

Te Puede Interesar