Laboran encerrados por temor a ataques

Cerca del cruce El Granjero y Tecnológico, la unidad de transporte de personal aún olía ayer a quemado

Luz del Carmen Sosa
El Diario de Juárez
jueves, 07 noviembre 2019 | 06:00
Staff / El Diario de Juárez |

Ciudad Juárez— El olor a quemado se percibía a metros de distancia del camión de transporte de personal marcado con el número económico 5905 que quedó abandonado sobre la calle El Granjero, a pocos metros de la avenida Tecnológico, tras ser incendiado de manera intencional.

Un testigo observó cuando varios sujetos interceptaron al chofer y a punta de pistola lo obligaron a detener la marcha. El conductor se estacionó y los agresores rociaron de combustible la unidad y le prendieron fuego; luego huyeron dejando a los pasajeros dentro del vehículo en llamas cerca de las 2:00 de la madrugada, narró el testigo a condición del anonimato.

“Los pasajeros se estaban quemando adentro, cuando se fueron los malandros empezaron a salir por las dos puertas. Había mujeres con su cabello quemándose”, describió el testigo ayer por la mañana. 

La unidad permanecía en la vialidad mientras viandantes y automovilistas le tomaban fotos con sus teléfonos celulares como evidencia del terror que se vivió la noche del martes en la ciudad.

En la transitada avenida los pocos negocios decidieron trabajar a puerta cerrada. Las viviendas lucían cadenas y candados nuevos y un fraccionamiento que cuenta con vigilantes y plumas, reforzaron la seguridad cerrando con llave sus enrejados, se observó.

Por la mañana los médicos del Hospital General de Zona Número 35 del Instituto Mexicano del Seguro Social, dijo que ocho trabajadores ingresaron al área de Urgencias por quemaduras de primero y segundo grado en rostro, brazos y manos.

Dos de los pacientes salieron y el resto permanecía en observación. 

En total fueron 16 vehículos incendiados en  diferentes puntos de la ciudad, dijo ayer el director de Protección Civil, Efrén Matamoros Barraza, al dar a conocer que fueron 20 los servicios realizados por bomberos en una de las jornadas más violentas de las últimas semanas.

Dijo que atendieron cuatro incendios intencionales donde hubo cinco víctimas mortales a consecuencia de las balas y las llamas que dañaron vehículos. 

En tanto, Luis Lugo, director de la oficina de Transporte Público, declinó proporcionar información de los hechos que afectaron a los concesionarios de unidades del transporte público y de personal.

Los concesionarios dieron a conocer que fueron siniestradas dos ruteras, una de la línea Juárez-Zaragoza marcada con el número económico 1700 y otra de la ruta Oasis de la línea Transportes Urbanos número 2224. Por la madrugada fue robada a punta de pistola la unidad 0222 de la Valle de Juárez.

Además, cuatro camiones de transporte de personal fueron incendiados de manera intencional así como dos taxis, uno de ellos prestaba el servicio sin contar con registro. 

Los prestadores de servicio demandaron mayores medidas de seguridad para los choferes y los usuarios del servicio, por lo que buscarán entrevistarse con el secretario de Seguridad Pública, Raúl Ávila a fin de solicitarle que apoye a los guiadores ya que este no es el primer hecho violento del mes, al recordar que una pasajera fue asesinada dentro de una unidad de transporte público. 


Difieren Transporte y Fiscalía sobre vehículos siniestrados

El saldo de la racha violenta que vivió la ciudad el martes pasado fue de cuatro camiones de transporte especial y dos de colectivo urbano quemados, además de un auto de servicio de taxi cuyo chofer fue asesinado y calcinado.

La cifra fue dada a conocer ayer por Luis Lugo Ordorica, director de Transporte en la Zona Norte, y además es cuatro tantos inferior a la que presentó el fiscal Jorge Nava, de diez unidades atacadas.

En el caso del transporte público fueron los camiones Juárez Zaragoza 1700 y Transportes Urbanos 4224 los que fueron vandalizados; este último fue robado, rafagueado y finalmente abandonado en llamas en el Valle de Juárez. “Han hablado conmigo algunos permisionarios para ver cómo está esta cuestión. Pero en primera no fue un ataque dirigido a las unidades, fue circunstancial derivado de las revisiones en el Cereso”, dijo Lugo.

“Fue un ataque para causar pánico y tomaron estas unidades para que fuera mayor el impacto”, agregó.

Concesionarios de transporte público y de personal evadieron ayer dar comentarios sobre los incidentes por miedo a represalias. Bajo el anonimato, solamente aseguraron que no interrumpirán el servicio.