Juárez

La otra cara del supercierre

La restricción afectó la rutina de muchos trabajadores informales que dependen de la movilidad de la ciudadanía

Gabriel Cardona / El Diario de Juárez

Staff
El Diario de Juárez

sábado, 24 abril 2021 | 10:27

Además de los grandes negocios, el supercierre afectó la rutina de muchos trabajadores informales que dependen de la movilidad de la ciudadanía.

Juan Amaya de 70 años de edad, quien es parquero en un supermercado, permanece a la expectativa y solamente fue a barrer su área de trabajo mientras el cierre por dos días mermaron su única entrada de dinero en los dos días fuertes.

Una mujer rarámuri con su hijo esperan en un crucero para que se normalice la movilidad y poder recabar dinero pidiendo ayuda a los automovilistas.