Involucran a militares contra migración

Los instalan en bordo fronterizo con El Paso; colocan también a Guardia Nacional en caseta de Sacramento

Hérika Martínez Prado
El Diario de Juárez
lunes, 17 junio 2019 | 11:37

Ciudad Juárez— En un intento por contener la migración hacia Estados Unidos el Gobierno de México desplegó ayer fuerzas castrenses y policiacas en el bordo fronterizo de Juárez, así como elementos de la Guardia Nacional en la caseta de Sacramento, en Chihuahua.

Agentes militares, federales y estatales comenzaron un operativo encabezado por el Instituto Nacional de Migración (Inami) a lo largo de la frontera, con el fin de inhibir el paso de indocumentados hacia el vecino país del norte.

En ambos casos las autoridades se reservaron la información relacionada con los operativos, aunque en la caseta de Sacramento algunos elementos comentaron que su presencia era preventiva.

Sacramento es la salida de Chihuahua hacia Juárez y por lo tanto paso obligado de los migrantes hacia el norte.

La Guardia Nacional se instaló desde el sábado –a la llegada del presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador–, sólo del lado norte de dicha caseta y formando grupos para mantener su presencia las 24 horas del día.

Mientras en la frontera sur del país el Gobierno mexicano desplegó desde el sábado a la Guardia Nacional para evitar que los migrantes lleguen al norte, en Ciudad Juárez ayer se observó a decenas de elementos armados recorrer el río Bravo, frente a la malla y el muro fronterizo construidos en El Paso, Texas.

En el operativo participaron dos agentes migratorios a bordo de una camioneta van con los logotipos del Inami, unidades de la Comisión Estatal de Seguridad (CES), patrullas de la Policía Federal (PF) y al menos dos camiones con efectivos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Todos juntos recorrieron el bordo del río desde la altura del Libramiento y el bulevar Juan Pablo II hasta el museo Casa de Adobe, en la frontera con Nuevo México.

Ayer se buscó una versión oficial del operativo pero ninguna autoridad proporcionó información.

No obstante, elementos que participaron en las acciones dijeron vigilar los puntos de mayor cruce de migrantes hacia el vecino país tras los acuerdos entre los gobiernos del estadounidense Donald Trump y el mexicano Andrés Manuel López Obrador (AMLO), quien ayer culminó en la ciudad de Camargo su gira por el estado, la cual no incluyó a la frontera.

Se observó que el operativo, encabezado por la unidad de Inami, estaba dividido en tres grupos que realizaron recorridos terrestres y a pie junto al río internacional, además de permanecer fijos por ratos en distintos sectores, principalmente cercanos a los puentes internacionales. 

“Dicen que por aquí pasan, abajo de los puentes”, comentaban entre sí los militares y federales mientras recorrían el río y revisaban que no hubiera personas escondidas, principalmente en zonas como el Puente Negro, por donde cruza todos los días el tren binacional.

Del otro lado de la frontera, en El Paso, en algunos sectores el patrullaje se llevó a cabo de manera paralela por agentes de la Patrulla Fronteriza, militares y la Policía de Estados Unidos.

Según datos de la Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de los Estados Unidos (CBP), en lo que va del año fiscal 2019, que comenzó en octubre pasado, han sido detenidas 593 mil 507 personas a lo largo de toda la frontera con México, 132 mil 887 de ellas sólo en mayo.

En el Sector El Paso, el incremento de familias detenidas de octubre a mayo en comparación con el mismo lapso del año fiscal anterior fue de 2 mil 100 por ciento, ya que el aumento fue de 4 mil 733 a 104 mil 131, mientras que la cantidad de menores no acompañados detenidos aumentó de 3 mil 141 en 2018 a 13 mil 284 en 2019.

Hasta la semana pasada Ramiro Cordero, vocero de la Patrulla Fronteriza Sector El Paso, informó que el promedio diario de detenciones continuaba en las mil personas y aunque había días con menos migración, al promediar continuaban con las mismas cifras de mayo.

Según datos del Consejo Estatal de Población y Atención a Migrantes (Coespo), hasta ayer sumaban más de 16 mil 900 migrantes registrados en Ciudad Juárez de octubre a la fecha con el fin de solicitar el asilo político en Estados Unidos, de los cuales habían sido aceptados 11 mil 340 hasta la tarde de ayer.

Después de cuatro días sin que el vecino país recibiera a migrantes registrados para solicitar su refugio, durante el fin de semana le abrió finalmente las puertas a 40 migrantes, principalmente cubanos, quienes cruzaron la frontera divididos en cuatro grupos, dos el sábado y dos ayer domingo, luego de que integrantes de Grupo Beta los entregara en el puente internacional Paso del Norte-Santa Fe, a los agentes de CBP.

Por su parte, el Gobierno de Estados Unidos continúa retornando a 200 extranjeros hispanoparlantes al día a Ciudad Juárez, aunque se espera que la cifra aumente hasta llegar al medio millar al día.

En tanto, la Guardia Nacional instaló desde el sábado una unidad de militares en la Caseta Sacramento, esto durante la visita a Chihuahua del presidente López Obrador.

No realizaron revisiones; su presencia, mencionaron, es meramente preventiva. 


Alistan autobuses para deportar a migrantes

En tanto, ocho autobuses de pasajeros permanecían anoche en exterior de las oficinas del Instituto Nacional de Migración en espera de 574 migrantes que serán deportados de los Estados Unidos, según trascendió en ese lugar.

Personal del INM comentó que van a trasladar a Puebla y  Veracruz al grupo de indocumentados durante las primeras horas del lunes y después  van a transbordar para llevarlos a sus países de origen.

Según versiones el viaje podría ser durante la madrugada, ya que se llevaron a los choferes a descansar y los citaron para las primeras horas del día. 

Se dijo que los camiones van a salir escoltados por agentes de la Policía Federal. (Hérika Martínez Prado / El Diario / Con información de Gregorio Prieto / El Diario de Chihuahua)